Propuestas de fondos en los que ir invirtiendo periódicamente para el futuro de mis hijos


El futuro de los hijos es una de las cuestiones que más preocupan a los padres. Ser capaces de afrontar económicamente sus necesidades, como por ejemplo a la hora de darles una buena formación, una de sus grandes obsesiones. Para disipar dudas y alcanzar satisfactoriamente este objetivo, reservar periódicamente una cantidad de dinero de los ingresos mensuales generados por uno o los dos progenitores es la estrategia más recomendada por los expertos. Es una filosofía de ahorro fácil de entender: consistiría simplemente en destinar mensualmente una cierta cantidad de dinero a un producto financiero que haga rentar ese capital a largo plazo, siempre reinvirtiendo los posibles dividendos para potenciar al máximo el interés compuesto.

En este sentido, el fondo de inversión se posiciona como el vehículo más eficiente fiscalmente y también el más adecuado por la seguridad y diversificación que ofrece. La cuestión está en elegir el producto correcto. Funds People se lo ha preguntado a los responsables de 17 gestoras internacionales, todas ellas con oficina de representación en España y con una oferta de producto que cubre las principales categorías (renta variable, renta fija y multiactivos) en las que poder bucear para seleccionar y encontrar el producto que los progenitores consideren más conveniente. Un consejo en el que coinciden la mayoría: cuanto primero empiece a hacerlo, menos esfuerzo le costará alcanzar el objetivo y mayores probabilidades tendrá de conseguirlo.

Del sondeo realizado se desprende que los fondos multiactivos y los de renta variable son los productos que estos expertos consideran más adecuados para este fin. Los primeros porque dan acceso a distintas clases de activo y permiten construir una cartera diversificada, sirviendo la renta fija como mecanismo para modular la volatilidad asociada a los activos de mayor riesgo, imprescindibles en una estrategia cuyo horizonte de inversión se sitúa entre los 15 y los 20 años. Los segundos (principalmente fondos temáticos) porque permiten ganar exposición a compañías que, en teoría, cuentan con un gran potencial a largo plazo al contar con un negocio que se vería impulsado por los cambios estructurales que están transformando el mundo.

De todas formas, cada propuesta presentada por cada responsable es única. Dado el largo horizonte de inversión, los hay que apuestan por estrategias de todo tipo: desde productos de ciclo de vida, que asumen un mayor riesgo al principio y van modulándolo a medida que se acerca la fecha objetivo, hasta fondos de renta variable emergente. También los hay que recomiendan crear una cartera con varios productos de la gestora o incluso invertir en un producto y, a medida que vayan transcurriendo los años, ir saltando a otros con carteras más defensivas. A continuación, siguiendo un orden alfabético por entidad, les ofrecemos las propuestas concretas elegidas por los máximos responsables consultados para la realización de esta encuesta:

Marta Marín (Amundi)De cara a invertir para el futuro de nuestros hijos Marta Marín, directora general de Amundi para Iberia, recomienda un fondo temático y sostenible como es el CPR Invest Education, que aprovecha una tendencia creciente a largo plazo que busca combinar rentabilidad financiera y social. “Se trata de un producto de renta variable global que invierte en todo el ecosistema educativo, desde la educación infantil hasta la universidad, incluyendo la formación profesional y continua, con el objetivo de aprovechar la creciente demanda y el notable aumento del gasto en educación a lo largo de toda la vida. El universo de inversión se estructura en torno a tres pilares: (i) el acceso a la educación y entorno laboral (escuelas de educación primaria y secundaria; universidades, agencias de empleo o gestión del talento, etc); apoyado en dos pilares relacionados: (ii) herramientas, contenidos educativos y (iii)servicios  a los estudiantes. La temática se ve apoyada por palancas a largo plazo: crecimiento de la población, desarrollo de la clase media, evolución sociocultural, digitalización, creciente gasto en educación; impulsado de forma especial en los países emergentes”.

Beatriz Barros de Lis (AXA IM)Según Beatriz Barros de Lis, directora general de AXA Investment Managers para España y Portugal, elegir un fondo para nuestros hijos y las generaciones futuras requiere por nuestra parte tener presente hoy qué tendencias seguirán siendo válidas en un futuro a largo plazo. “Por eso, el fondo que recomendaría es el AXA Framlington Evolving Trends. Es un producto que permite apostar por un futuro que está en permanente evolución. Se trata de una estrategia de renta variable que busca las mejores oportunidades de crecimiento estructural a largo plazo, sin tener limitaciones de tipo geográfico o sectorial. La idea que subyace detrás de este fondo es lo que llamamos Economía en Evolución, que consiste en cinco claves: envejecimiento de la población y cambio de estilos de vida; tecnologías limpias, automatización, el consumidor permanente conectado y las llamadas sociedades en transición. Nuestros propios hijos podrán además sentirse identificados con sus propias experiencias personales, ya que el fondo está directamente invertido en tendencias que ya están transformando la realidad y ofrecen una historia de crecimiento que durará décadas”.

AitorJEl producto elegido por Aitor Jauregui, responsable para España, Portugal y Andorra en BlackRock, es el BSF Emerging Markets Equity Strategy. A su entender, a la hora de invertir pensando en las necesidades financieras de nuestros hijos a largo plazo, lo fundamental es tener claro que hay que ser constantes y disciplinados con las inversiones que se realizan. “Para ello, es muy importante realizar asignaciones a mercados con potencial para crecer de manera continuada en el tiempo, permitiendo así que la revalorización del capital permita satisfacer los objetivos financieros que se persiguen. La razón por la que escogemos este fondo es porque vemos que se puede encontrar un gran valor añadido en los mercados emergentes, en donde la renta variable se ve fuertemente respaldada por las reformas económicas y las medidas de estímulo aprobadas por diferentes gobiernos. Además, la mejora del consumo y de la actividad económica en China deberían ayudar a superar la debilidad provocada por el conflicto comercial. Vemos que la mayor parte de las oportunidades se concentran en los países del Asia emergente”.

Para un plazo de inversión de 15-20 años, el fondo seleccionado por Sasha Evers es el BNY Mellon Long Term Global Equity. De acuerdo con el director general de BNY Mellon IM para Iberia y Latinoamérica, “el hecho de que el plazo de inversión sea tan largo hace interesante ir destinando cantidades periódicas a un producto de renta variable que, en primer lugar, centre su universo en el mercado global, para que el gestor tenga a su disposición todas las oportunidades disponibles y, en segundo término, ofrezca una baja rotación de la cartera, como es el caso de este producto, para evitar costes de brokerage que detraen rentabilidad. En este fondo, la rotación de la cartera está en torno al 15-20% anual, dado que el plazo al que se invierte cuando se compra una acción es de cinco años. Cuanto más se mantiene este producto en cartera, mejor se suele comportar frente al índice”, afirma Evers.

MarioyArrietaTanto Álvaro Fernández Arrieta como Mario González Pérez, directores de desarrollo de Negocio de Capital Group para Iberia, han elegido el Capital Group New Perspective para sus hijos y sobrinos. Lo han hecho porque –según explican- el fondo tiene unas características que para ellos son básicas: que tengan buenos resultados, con un proceso probado y estable y que la inversión evolucione como lo hará el mundo. “Por su histórico de 46 años, a lo largo de los cuales ha probado sobradamente su capacidad para obtener rentabilidades superiores al mercado; un 12,1% anualizado versus un 8,5% del índice. Ese exceso del 3,5% anual durante 46 años es mucho dinero. El proceso de inversión es único, probado desde hace más de 60 años y consistente en el tiempo; ofrece una colección de las mejores ideas de gestores complementarios muy experimentados. El fondo invierte y lleva identificando ese tipo de compañías durante 46 años, en compañías globales líderes del futuro, adaptándose a los cambios en el comercio mundial. Y tan importante es la meta final como la tranquilidad en el camino. Durante su larga existencia, el fondo se ha comportado mejor que el mercado en el 100% de los casos en mercados bajistas en periodos consecutivos de tres años. Todo eso lo certifica además Morningstar otorgándole el rating Gold, el único fondo con ese rating en toda su categoría”, resaltan.

Captura_de_pantalla_2016-12-12_a_las_21“Desde DWS consideramos que el enfoque finalista de las inversiones es adecuado para una gestión correcta del patrimonio, así en función de nuestras necesidades futuras y los plazos con los que contamos hasta cada necesidad, iremos definiendo la asignación de activos. Para el caso de los estudios de nuestros hijos, vamos a considerar el plazo orientativo de 15 a 20 años. Si a estas necesidades futuras incorporamos la visión económica global de DWS, nuestra propuesta sería la inversión en multiactivos, siendo los primeros cinco a siete años donde mayor riesgo asumiríamos a través de DWS Dynamic Opportunities, fondo multiactivo que busca batir el comportamiento de las bolsas globales con un menor riesgo. Pasado este plazo, iríamos reduciendo la posición paulatinamente a favor de DWS Concept Kaldemorgen, fondo multiactivo más moderado, aunque con un peso histórico en acciones del 40%. Para los últimos tres años reduciríamos aún más el riesgo a través de DWS Invest ESG Multi Asset Defensive, ya que el momento de uso o disfrute de la está más cercano y no queremos sufrir pérdidas al final del período”, explica Mariano Arenillas, responsable de DWS para España y Portugal.

Sebastián Velasco, director general de Fidelity para España y Portugal, señala cualquiera de la gama de los FF - Fidelity Target Funds (los hay con fechas objetivo en los años 2025, 2030, 2035, 2040…). "Si al inversor le queden 16 años para que sus hijos comiencen los estudios o les quieren aportar la entrada a un piso, por ejemplo, el fondo sería el FF - Fidelity Target 2035 Fund, si quedasen 21 sería el FF - Fidelity Target 2040 Fund, etc. El motivo es que para estos casos, o cualquier otro en que tengamos una fecha objetivo para el reembolso (jubilación, compra de un coche...), una de las tipologías de producto más apropiadas son los llamados fondos de ciclo de vida, a la que pertenecen estos fondos, de gran éxito en países como EE.UU. Como su nombre indica, son productos dinámicos que van modificando su asignación de activos a medida que se acerca la fecha objetivo (en este caso lo que tengamos planeado para nuestros hijos). Así, se pasa de una asignación agresiva (con la mayor parte en renta variable) cuando quedan aún bastantes años a una más conservadora a medida que se acerca (acabando con la mayor parte en instrumentos monetarios). Son una forma sencilla de tener en un solo fondo una cartera diversificada de manera dinámica, que reduzca el riesgo a medida que se aproxima la fecha de vencimiento del fondo", subraya.

La elección de Lucía Catalán, directora general de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica, sería un mixto defensivo, el GS Global Multi-Asset Conservative, que proporciona al inversor acceso a fuentes de retornos muy diversificadas en un único producto. “Tiene una rentabilidad objetivo del 4% con una volatilidad del 5%, siendo agnósticos respecto al índice. El fondo está gestionada por el equipo de Global Portfolio Solutions de Goldman Sachs AM, especializado en soluciones de inversión multiactivas. Destaca con respecto de sus competidores por la gestión del riesgo, que sigue un proceso exhaustivo de control y utiliza los mismos sistemas de riesgo únicos que aplica la gestora sobre su propio balance. También por aportar diversificación con una asignación de activos activa y dinámica para aprovechar las ineficiencias del mercado a lo largo de todo el ciclo y mitigar el impacto de las caídas de precios”.

Para invertir a largo plazo pensando en nuestros hijos, Íñigo Escudero cree que la opción más recomendable es un fondo mixto de renta variable y renta fija. “A largo plazo está demostrado que la renta variable es más rentable, por lo que tiene que ocupar una posición predominante en la cartera, pero la renta fija también tiene que estar presente, ya que aporta estabilidad y diversificación. ¿Se imagina que necesita recuperar la inversión para pagar sus estudios justo durante una crisis como la de 2008-2009? Además, debe ser un fondo global, para aportar más diversificación geográfica. Nuestra apuesta es el Invesco Global Income, un fondo mixto que tendrá entre un 35% y un 65% de la cartera en renta variable con una gestión muy activa y flexible que ha logrado desde su lanzamiento una rentabilidad anualizada de casi un 4%, prácticamente el triple que el índice de referencia”, subraya el director de ventas y servicio al cliente de Invesco para Iberia y Latinoamérica.

Si Javier Dorado, director general de J.P.Morgan AM para España y Portugal, tiene que escoger un fondo de la gama para ahorrar e invertir realizando aportaciones periódicas con el objetivo de cubrir los gastos de los estudios de sus hijos en el futuro sería el JPMorgan Investment Funds- Global Income Fund. “Los motivos son varios: es un fondo multiactivo (los vehículos multiactivo son los más idóneos para ahorrar a largo plazo al estar diversificados por clase de activo), flexible, muy diversificado también a nivel geográfico, ya que invierte en todo el mundo buscando las mejores oportunidades desde el punto de vista de generación de rentas, y cuenta con una trayectoria probada de más de 10 años de resultados sólidos y consistentes con un reparto de rentas trimestral muy estable. Todas estas características del fondo, unidas a la ventaja que aporta el ahorro a través de aportaciones periódicas -se suaviza la volatilidad al entrar en diferentes momentos de mercado-, hacen que sea el fondo idóneo para ahorrar a largo plazo”, asevera.

Desde Legg Mason Global AM son unos firmes convencidos de que la diversificación y la flexibilidad son clave en una estrategia de inversión a largo plazo como la que requiere el ahorro para el futuro de nuestros hijos. "Precisamente estas características las encontramos en el Legg Mason QS Multi Asset Euro Performance. Se trata de un fondo mixto de gestión activa que invierte de manera diversificada en renta variable global (con un máximo del 55%), renta fija global e inversiones alternativas. Esta distribución de activos se gestiona tácticamente para ajustar la cartera de manera dinámica y así protegerla frente a los riesgos que puedan aparecer en el mercado. Si bien se gestiona con un objetivo a largo plazo, aprovecha las oportunidades que pueda haber a corto. Este producto cuenta con cinco estrellas Morningstar y con unas rentabilidades que mantienen la consistencia en periodos largos (primer cuartil en prácticamente todos los periodos)", indica Javier Mallo, responsable de Legg Mason para España y Portugal.

Ignacio Rodríguez Añino, responsable de M&G Investments para España, Portugal y América Latina, cree que el fondo M&G (Lux) Income Allocation sería la estrategia más indicada para cosechar rentas periódicas que permitan invertir con un horizonte de inversión a largo plazo pensando en el futuro financiero de nuestros hijos. “Se trata de un fondo multiactivo que pertenece a nuestra gama Allocation en la que se aplica una filosofía de inversión basadas en las finanzas conductuales. Este fondo de gestión activa cuenta con un enfoque muy flexible e intenta generar rentas naturales. Para ello, invierte en activos generadores de ingresos como las acciones con dividendo y los bonos que reparten cupones. Su objetivo se centra en repartir un cupón anual del 4% distribuido mensual o trimestralmente y generar una revalorización del capital de entre el 2% y el 4% adicionalmente, todo con una volatilidad que se sitúa entre el 4% y el 10%”.

Almudena Mendaza (Natixis IM)El fondo que recomendaría Almudena Mendaza es el Thematics Meta Fund de Thematics AM (Natixis IM). Según explica la directora de ventas para Iberia de Natixis IM, “este producto permitirá a nuestros hijos tener exposición a las cuatro fuerzas primarias que están transformando nuestra sociedad: los cambios demográficos, la globalización, la innovación y la escasez de recursos. La clave de este fondo es que ofrece un punto de acceso común para invertir a través de aquellas empresas que siguen estas tendencias de largo plazo que están transformando el mundo. No podemos olvidar que nuestros hijos e hijas vivirán en un entorno muy distinto al nuestro. Las inquietudes que parecían asuntos lejanos propios de la ciencia ficción ya están cambiando hoy la sociedad. El futuro ha llegado y está presente en todos los sectores de la economía impulsando su transformación: agua, cambio climático, seguridad, inteligencia artificial, robótica… Este fondo es la mejor forma de tener exposición a este mundo cambiante”.

El fondo seleccionado por Laura Donzella, responsable de ventas de Nordea AM para Iberia y Latinoamérica, es el Nordea 1 - Global Climate & Environment Fund. “Tiene una cartera basada en el tema de la sostenibilidad que se concentra en la eficiencia de los recursos y la protección del medio ambiente, e invierte en empresas que abordan el cambio climático. La inversión en estrategias de ASG ofrece muchas ventajas y resulta especialmente adecuada para inversores a largo plazo, por ejemplo, aquellos que invierten en un horizonte de inversión de al menos 5 años. Si bien la inversión en instrumentos de renta variable lleva asociada cierta volatilidad, creemos que la inversión responsable permite obtener mejores rentabilidades ajustadas al riesgo. Las empresas que gestionan los riesgos y las oportunidades relacionadas con ASG tienden a estar mejor equipadas a largo plazo porque exponen su actividad a menos riesgos, como la escasez de recursos o normativas medioambientales más estrictas”, asegura Donzella.

Captura_de_pantalla_2016-12-13_a_las_12Para planificar la inversión para cubrir gastos de Universidad para los hijos, a diez años vista, Gonzalo Rengifo “invertiría un 30% en el multiactivos, concretamente en el Pictet Multi Asset Global Opportunities (MAGO), que sin superar el 5% de volatilidad puede generar 3 o 4%, de rentabilidad anual, es decir, replica lo que ha dado la renta fija toda la vida. Además, incorporaría un 30% en rentabilidad absoluta, como es el Pictet Total Return Atlas, que invierte en acciones globales con poca correlación con los mercados y mucha protección del capital, que proporciona el 70% de participación en las subidas, pero solo el 20% en bajadas. Puede proporcionar un 5% de rentabilidad media anual. El resto lo completaría con fondos temáticos de manera equilibrada, una parte en el Pictet Security (cuya exposición a emergentes puede ser del 20%), así como el Pictet Nutrition y el Pictet Health Care, lo que en conjunto puede proporcionar un 10% con volatilidad por encima del 10%. Esta cartera puede ser muy anticíclica”, apunta el director general de Pictet AM en Iberia y Latinoamérica.

Tal y como destaca Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal, existen muchos objetivos financieros que abordar a lo largo de nuestra vida y, en el caso de los padres, uno de los más importantes es el futuro de los hijos (enseñanza, manutención, etc). “Este es un objetivo de ahorro de largo plazo, por lo que un fondo mixto flexible y dinámico, con exposición significativa a renta variable y gestionado activamente, puede ser la mejor opción. En este sentido, contamos con el Schroder International Selection Fund Global Diversified Growth. El equipo gestor de este fondo realiza una asignación de activos dinámica y diversificada (invierte en acciones, renta fija, materias primas y estrategias de retorno absoluto), y prioriza los activos de crecimiento, como la renta variable o la deuda high yield, para generar rendimientos superiores a la inflación. Gracias a la mencionada diversificación, la volatilidad de la cartera asociada a estos activos más arriesgados puede calibrarse”, señala.

alvaro_cabezaSi Álvaro Cabeza tuviera que elegir una inversión a largo plazo, pensando en el futuro de sus hijos, fijaría dos puntos principales: las tendencias y temáticas que más desarrollo podrían tener durante los próximos años o décadas; y que fuera una inversión bien diversificada, tanto sectorial como geográficamente, para poder acceder a buenas oportunidades en cualquier momento. “Dentro de nuestra gama de fondos, UBS Long Term Themes parece la mejor opción para este propósito. Su proceso de inversión se basa en tres megatendencias de sobra comprobadas, como son: el crecimiento de la población; la urbanización; y el envejecimiento de la población. A partir de estas megatendencias se definen hasta 20 temáticas, con gran potencial de desarrollo en los próximos años, desde smart mobility a obesidad, pasando por infraestructuras en países emergentes o automatización y robótica, conformando una cartera de renta variable global con un componente de sostenibilidad, diversificada y con opciones de crecimiento", responsable de Ventas para Iberia de UBS AM.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas