“Ya es tarde para entrar en sectores defensivos”


Uno de los conceptos de inversión en los que Bellevue se ha especializado es en compañías familiares cuyos máximos accionistas siguen siendo sus fundadores. Habría en estos momentos en Europa unas 600 empresas que entrarían dentro del radar de Miroslav Zuzak, cogestor del BB Entrepreneur Europe, si bien sólo 37 de ellas están dentro del fondo. “Para que una compañía entre se tienen que dar tres circunstancias: que la empresa responda a la cultura ‘entrepreneur’, que conozcamos a ciencia cierta la visibilidad y el crecimiento de su negocio y que la compañía esté bien posicionada en las grandes tendencias que imperan en la actualidad”.

Aunque Zuzak reconoce seguir una estrategia basada en el análisis por fundamentales, en el que el equipo gestor estudia compañía por compañía cuáles representan una oportunidad de inversión más atractiva, también prestan especial atención a la evolución macroeconómica para conocer qué compañías podrían beneficiarse más del actual entorno. “Hay que tener en cuenta que es muy habitual que compañías que estén listadas en un determinado país desarrollen la mayor parte de su actividad fuera de él. También conviene tener presente el hecho de que cotizar en mercados como el español o el italiano ha hecho que muchas de ellas se hayan visto castigadas de una manera injusta”.

A todo ello hay que añadir el comportamiento del propio mercado. “Los sectores como los de sanidad, telecomunicaciones o ‘utilities’ registraron un mejor comportamiento que el resto como consecuencia de que el inversor ha estado comprando a lo largo de los últimos años la parte más defensiva de la renta variable. El mercado infló su precio y ahora ya es tarde para entrar en sectores defensivos. En estos momentos, existen oportunidades de inversión más atractivas en sectores cíclicos. La cuestión es encontrar aquellos negocios que han sido ignorados por el mercado y que no han sido puestos en valor”, asegura.

Más concretamente, el experto afirma encontrar buenas oportunidades en sectores cíclicos en crecimiento que presentan una valoración más atractiva que sus competidores. De hecho, las cinco principales posiciones del fondo corresponden a compañías cíclicas. Dos –Sap y Electrolux- son empresas tecnológicas, mientras que otras dos –Andritz y Sulzer- son industriales. La lista la completaría Swatch, empresa vinculada al consumo cíclico. En términos generales, las empresas controladas por sus fundadores cuentan con balances muy conservadores: están menos endeudadas y las decisiones se toman pensando en el negocio y no en la cotización de la acción.

Pero, ¿cómo distinguir entre las que están bien gestionadas y las que no? Uno de los aspectos importantes para Bellevue AM es conocer al equipo directivo. “Tratamos de conocer a los propietarios para saber si podemos confiar en su gestión. Una buena prueba de fuego es mirar la historia de la compañía. Si encontramos señales de alarma que nos hagan desconfiar, no invertimos”. En cuanto a los ratios, el gestor reconoce prestar especial atención a los márgenes de la empresa, las expectativas de crecimiento. “En algunos casos, resulta más interesante fijarte en los flujos de caja. En otros, es mejor analizar el PER de la compañía”, afirma.

El dividendo también es un aspecto que considera interesante. “Es el resultado de los beneficios, pero también un indicador de la buena gestión de una compañía. Sin embargo, no lo es todo. De hecho, la rentabilidad por dividendo de nuestra cartera es menor que el mercado. La política de dividendo de una compañía tiene que tener sentido”, indica. A la hora de presentar las ideas de inversión, el cogestor del BB Entrepreneur Europe asegura que se confía en la responsabilidad de cada analista para aportar las mejores ideas de inversión, si bien la responsabilidad final es de Birgitte Olsen, gestora jefe del fondo.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído