¿Y si Hollande y Merkel no llegasen a un acuerdo? AXA IM analiza las consecuencias


François Hollande ya ha sido investido como nuevo presidente de Francia. ¿Provocará esto algún cambio en el sentimiento de los inversores? Según AXA Investment Managers, “resulta poco probable que la elección del candidato socialista como nuevo inquilino del Elíseo desestabilice los mercados a corto plazo”. Muy al contrario, la firma gala considera que la llegada al poder de Hollande “podría resultar en objetivos de presupuestos más flexibles para los países en recesión, entre ellos España”.

En un informe en el que AXA IM analiza el nuevo panorama político europeo, la gestora se muestra convencida de que “los mercados de bonos escrutarán el presupuesto francés de 2013”. La reunión que mantendrá Hollande con la canciller alemana, Angela Merkel, será clave para saber cómo será el modo en el que Europa afrontará la salida de la crisis. Pero, ¿qué ocurriría si ambos líderes no llegasen a un entendimiento. “En caso de divergencias significativas con Alemania, se liquidarían las deudas francesa y periféricas, forzando al Ejecutivo francés a cambiar sus planes”.

A juicio de la entidad, "un compromiso, enfatizando la importancia del crecimiento en el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobierno, es posible, dado que la sección del componente fiscal se ha mantenido intacta". Lo que parece claro es que "la misión del BCE es poco probable que sea renegociada", indican. No obstante, la preocupación de los inversores podría ir por otro lado. Y es que más nerviosismo podría trasladar a los mercados la inestabilidad política que vive Grecia, una situación que “conlleva mayores riesgos”. En opinión de AXA IM, “si los partidos políticos no son capaces de formar una coalición de gobierno que respalde las condiciones expuestas por la troika comunitaria, el país podría entrar en impago y salir del euro este mismo año".

Lo más leído