Y en esto llegó Monti


Ayer el Presidente de la República, con gran finura política, nombró por sorpresa a Mario Monti (ex comisario UE) senador vitalicio, consiguiendo dos objetivos:

1) Con Monti como senador, asignarle un mandato de gobierno que sería más aceptado por los parlamentarios que un gobierno puramente técnico.

2) Sobretodo, ha forzado a los principales grupos políticos a expresar su apoyo, al menos a Monti, lo cual acelera el proceso de consultas para ver si hay una mayoría que pueda evitar las elecciones anticipadas, proceso que se pondrá en marcha una vez haya dimitido Berlusconi. Los principales grupos de la oposición ya han manifestado su apoyo, la Liga Norte con toda probabilidad se quedaría fuera y la pieza clave es ver qué decide el partido de Berlusconi en sus diferentes vertientes.

Tanto el nivel como la pendiente negativa de la curva de bonos italianos ha llegado al punto de no retorno (según Barclays ya lo ha superado). Hay plazo hasta el lunes para:

1) Aprobar la Ley de Estabilidad (los tiempos se han acelerado y es muy probable que se consiga)

2) Dar señales claras de que hay un consenso suficiente para un gobierno técnico (Monti) o de coalición amplia (más difícil)

3) Responder de forma creíble a las 39 cuestiones planteadas por el Comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn

La fecha clave es el lunes porque hay subasta de bonos a 5 años (saldrían al 7,1%, si no baja la rentabilidad del bono desde su nivel actual) y porque se sabrá cuánto han sido las compras del BCE para esta semana. Es probable que no estén haciendo mucho, siendo fundamental que el mercado se convenza de que una vez cumplidos los puntos anteriores el respaldo será mucho mayor.

Una declaración de Merkel abre la vía a una reforma del Tratado: "Because the world is changing so much, we must be prepared to answer the challenges. That will mean more Europe, not less Europe"

Lo único y fundamental que queda por ver es qué países van a estar en la Nueva Europa. La comisión de sabios alemanes ha presentado un informe en el que propone un plan a largo plazo (25 años) para reducir el exceso de deuda de los países del euro por encima del 60% del PIB, de FORMA CONJUNTA. Este planteamiento es una buena alternativa a los eurobonos y a la monetización de la deuda.

Las cosas están avanzando, lo que nos permite ser optimistas aunque sea en el corto plazo, ya que el resultado final dependerá principalmente de la capacidad del Parlamento Italiano de llevar a cabo las reformas necesarias.

Para perfiles conservadores recomendamos mantener altos niveles de liquidez esperando a la subasta del lunes para ver si surgen oportunidades ante posibles dislocaciones de los precios.

Para perfiles más agresivos, recomendamos tomar posiciones cortas en Bund, largas en bonos italianos con vencimiento a largo plazo y cupones bajos (los ligados a la inflación europea, el 10 años cotiza a 71 con un pérdida potencial limitada incluso en caso de quita), largas de bonos españoles y de MIB mediante calls a corto plazo.

Como estrategia de protección ante un evento de máximo estrés recomendamos mantener dólares, comprar puts sobre el petróleo y estar largo de volatilidad.

Lo más leído