Mayo, un mes positivo para la renta variable a pesar de las tradiciones


COMENTARIO DE MERCADO de Michael Eyre, Senior Analyst, Fixed Income & Alternative Strategies, y Bruno Dootsche, Senior Analyst Fixed income Aggregated, Governments, Inflation linked and global, analistas de Allfunds Bank.

En mayo, el mercado de renta fija estuvo dirigido por dos dinámicas opuestas. La primera parte estuvo enfocada en la típica actividad del BCE, con una mejora en los fundamentales económicos a nivel global y la percepción de un menor riesgo político en Europa después de las elecciones francesas. Durante este período, los mercados vieron una notable propensión al riesgo, por lo que los bonos gubernamentales sufrieron importantes ventas guiadas por los tipos reales. La segunda parte del mes registró un fuerte repunte de la incertidumbre política en Estados Unidos, pero también inesperadamente de Brasil. Durante este período, los bonos gubernamentales globales se recuperaron, liderados por los breakevens. En general, el mercado de bonos del gobierno registró una subida de un 0,45% (cubierto a dólares) en mayo, gracias a la parte larga de la curva (más allá de los 20 años) en la mayoría de países.

El mercado de bonos gubernamentales ligados a inflación tuvo un rendimiento inferior al de la deuda gubernamental en términos nominales, al ofrecer un -0,36% (cubierto a dólares), siendo el Reino Unido el país desarrollado que peor se comportó.

Por el lado del crédito, los spreads de bonos corporativos de grado de inversión se estrecharon 3 puntos básicos (pbs), principalmente gracias al Reino Unido y mayoritariamente por el sector bancario (reducción de 11 bps). El mercado corporativo global de grado de inversión ganó un saludable 0,96% (cubierto a dólares) y bajando en el espectro de calidad, el mercado de bonos de alto rendimiento generó un 0,85%, con el mercado europeo experimentando un fuerte estrechamiento de los spreads de 26 pb. El mercado de alto rendimiento de Estados Unidos continúa ofreciendo una mejor rentabilidad (yield) sobre el europeo (5,48% frente al 3,28%). Por último, la deuda de los mercados emergentes continúa su tendencia positiva a pesar del riesgo idiosincrásico proveniente de Brasil. Los bonos globales en moneda local arrojaron un retorno de 1,96%, mientras que los bonos corporativos en moneda fuerte obtuvieron un 0,64% y los bonos de emergentes en moneda fuerte ganaron un 0,83%.

En renta variable, el famoso Sell in May and go away no es aplicable para este año, con la mayoría de las clases de activos en  positivo, a excepción del petróleo, las acciones brasileñas y las rusas. Los inversores están más dispuestos a invertir en Europa, ya que los riesgos políticos se han desvanecido. Entre los activos más destacados se encuentran las acciones griegas (+ 9%), seguidas por las de Portugal (+ 7%) y Reino Unido (+ 5%). Las acciones europeas y estadounidenses también obtuvieron retornos positivos (DJ Stoxx 600 + 1,6% y S&P 500 + 1,4%).

En divisas, el euro se fortaleció casi un 3%, mientras que el dólar estadounidense se debilitó junto con la libra esterlina, esta última divisa impulsada por las encuestas electorales más recientes. Mientras tanto, las materias primas cayeron impulsadas por un descenso del petróleo de -2% a -3% a pesar de la reducción de la producción de la OPEP.

Los mercados de renta variable europeos continuaron su avance en mayo (MSCI Europe + 2,9% EUR), impulsados por una temporada muy sólida de buenos resultados y por los flujos positivos continuos hacia las acciones europeas. Los resultados de beneficios corporativos hicieron que Europa tuviera el mejor trimestre en una década, con 10 de 11 sectores viendo más beneficios que pérdidas. Los indicadores de crecimiento económico en la zona del euro siguieron señalando un nivel de actividad económica robusto. Una encuesta realizada sobre la producción manufacturera y nuevos pedidos situó el entorno actual en el nivel más alto desde marzo de 2011, remarcando la expansión en cada uno de los últimos 47 meses. El índice S&P 500 finalizó el mes con un alza de 1,3% (en dólares) a medida que el entorno macroeconómico siguió mejorando. Sin embargo, los mercados también se volvieron algo más cautos acerca de la capacidad de Trump para llevar a cabo su reforma tributaria. En general, en los mercados emergentes, una mezcla de revisiones positivas de beneficios (en mercados como Corea, Turquía y Hungría) y / o ganancias en las divisas locales frente al dólar estadounidense  derivaron en rentabilidades positivas. El índice Topix subió un 2,4% (JPY/ TR) en mayo, superando tanto al S&P 500 como al MSCI Europe.

En mayo, la industria de inversiones alternativas obtuvo rentabilidades moderadamente positivas con los índices HFRX Global Hedge Fund y HFRU Hedge Fund Composite subiendo un 0,24% y un 0,34% respectivamente, con contribuciones positivas por parte de la mayoría de los subsectores. La energía fue el sector que peor se comportó en mayo, con un descenso del -3,4%, debido a que el crudo sufrió a medida que la OPEC extendió los recortes sin conseguir reducir suficientemente los niveles de existencias. Libia también aumentó la producción, bajando los precios aún más. Unas condiciones meteorológicas suaves también registraron una caída de la demanda de gas natural, que se redujo un -6,3%. Esto fue ligeramente compensado por el aumento de los precios de la gasolina en el periodo previo al período de la temporada de viajes estivales.

Profesionales
Empresas

Lo más leído