Tags: Renta Variable | EE.UU |

William Blair: la gestora que busca las ineficiencias entre growth y quality growth


William Blair es una gestora global que gestiona casi 50.000 millones de dólares. Fundada en 1935 y con sede en Chicago, trabajan de forma cercana tanto con fondos de pensiones públicos y privados, compañías de seguros, fundaciones, fondos soberanos así como bancas privadas y consultores financieros. Se trata de una compañía cuyo capital está 100% en manos de sus empleados. Sus equipos de inversión se centran exclusivamente en la gestión activa, empleando procesos de análisis se aplican a estrategias y fondos que incluyen  renta variable americana, global, emergente, renta fija, multiactivos, y alternativos. La experiencia media en la industria de estos profesionales de gestión es de 26 años.

La gestora cuenta con dos fondos que este año disfrutan de la calificación Consistente Funds People. Uno de ellos es el William Blair SICAV - US Small-Mid Cap Growth, producto que invierte en empresas americanas de mediana capitalización.

En este producto siguen una filosofía Quality Growth, que se basa en la creencia de que el mercado es ineficiente en cuanto a la distinción entre una compañía “Growth” y una compañía “Quality Growth”. “Desde nuestro punto de vista, una compañía Quality Growth es aquella que puede alcanzar una tasa de crecimiento superior durante un periodo de tiempo más largo que el esperado por el mercado, gracias a sus fuerzas competitivas. Este tipo de empresas, incluyen equipos directivos motivados y experimentados, modelos de negocios únicos (líderes en el mercado, producto/servicio diferencial, oportunidades de mercado únicas) y con características financieras atractivas”, explican.

En la gestora utilizan un enfoque de análisis intensivo para estudiar oportunidades de inversión. En la identificación de estas oportunidades, primero determinan si la compañía cumple los requisitos de calidad y crecimiento y después determinan su valoración. En este universo de compañías Quality Growth consideran que existen tres ineficiencias que les permiten crear alfa para sus clientes. Son las siguientes:

1. Crecimiento de calidad tradicional: consiste en buscar compañías Quality Growth cuyas acciones menosprecian el nivel o la duración del crecimiento, principalmente por la atención que muchos inversores centran en las perspectivas de beneficios a corto plazo.

2. Crecimiento de calidad bajo presión: consiste en buscar compañías Quality Gorwth que han experimentado una frenazo a corto plazo en sus perspectivas de crecimiento, pero en las que consideramos que la oportunidad de crecimiento a largo plazo se mantienen atractivas.

3. Crecimiento de calidad desconocido: consiste en buscar compañías Quality Growth cuyas acciones están infravaloradas debido a una equivocada valoración de las perspectivas fundamentales de las compañías o a la falta de conocimiento por parte de los inversores.

“Nuestro equipo de analistas, que mantiene una reconocida experiencia en la industria, aporta ideas de inversión que nos permiten descubrir y evaluar rigurosamente compañías que cumplen nuestros estándares de crecimiento de calidad. Adicionalmente, el equipo de gestión de nuestra estrategia SMID Growth tiene una gran experiencia en diferentes entornos de mercado, y un profundo conocimiento para seleccionar las mejores compañías previamente ya analizadas y recomendadas por  los analistas, para crear carteras de crecimiento de calidad”.

Visión de mercado

Tal y como explican, Los múltiplos por valoración del mercado americano se contrajeron significativamente durante el cuarto trimestre. Al mismo tiempo, el crecimiento estimado de los beneficios fue revisado a la baja, probablemente al anticiparse una ralentización del crecimiento económico de EE.UU., el desvanecimiento del estímulo fiscal y la presión en los márgenes, incluyendo tipos de interés más altos. "Dicho esto, se sigue esperando un crecimiento positivo de beneficios para 2019, aunque a un ritmo más moderado que el espectacular crecimiento de beneficios observado en los tres primeros trimestres de 2018. Asumiendo que no se produzca un deterioro importante en los fundamentales y teniendo en cuenta que tanto los múltiplos por valoración como las expectativas de crecimiento han caído, somos positivos en bolsa americana a medida que avanzamos en el 2019".

Mientras que la volatilidad pueda persistir, en la casa consideran que el reajuste tanto en las valoraciones como en las expectativas de los inversores deja al mercado con espacio de subida en el caso de tener sorpresas favorables en el frente comercial chino o en el caso de una pausa eventual en el ciclo de subidas de tipos de interés de la Fed. "Continuamos centrando nuestros esfuerzos en la identificación de negocios duraderos con oportunidades de crecimiento sostenibles que están infravaloradas por el mercado. Creemos que una cartera de compañías que presenten estas características será recompensada en una gran variedad de entornos económicos y de mercado", confían.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído