Welzia saca a la luz las oportunidades escondidas entre la heterogeneidad de las materias primas


No todas las materias primas son iguales y no todos los índices de materias primas, por tanto, se comportan de forma similar. En su último informe mensual, Welzia Management se afana en clarificar la evolución reciente de los tres principales índices (Dow Jones-UBS Commodity Index, S&P GSCI Commodity Index y Rogers International Commodities Index) y en apuntar futuribles subidas de algunas materias primas a las que el inversor no debería perder de vista.

“Debido al momento del ciclo en el que nos encontramos, la debilidad del crecimiento en China y las aparentemente estables perspectivas de oferta llevaron al consenso de mercado a inicio de año a apostar por una rentabilidad esperada de nula a ligeramente positiva para este tipo de activo. No obstante”, recuerda Welzia, “desde mediados de febrero, los tres principales índices de materias primas acumulan una revalorización superior al 4%, siendo la de uno de ellos, el DJ UBS Commodity Index, cercana al 10%”.

La mayor ponderación de energía en el índice S&P GSCI ha lastrado su crecimiento. La revalorización no ha sido homogénea entre subclases -energéticas, de agricultura y ganado, de metales industriales y de metales preciosos- y, “a diferencia de la gran subida que experimentó esta clase de activo en la primera mitad de 2008, en este caso no puede explicarse por aumentos importantes por el lado de la demanda, sino que se explican por shocks de oferta”, aclaran los expertos de la gestora española.

La gran revalorización ha venido por parte de las materias primas agrícolas y ganaderas, mientras que el comportamiento de las partidas de energía y metales ha sido “más tímido”. El “importarte rally” visto en las materias primas agrícolas es debido a “eventos transitorios producidos por una mezcla de malas condiciones meteorológicas y tensiones geopolíticas”.

Consecuencias del conflicto entre Ucrania y Rusia

Si en Welzia tienen algo claro es que “las tensiones entre Ucrania y Rusia pueden dar volatilidad, pero la gran dependencia que tiene Rusia de sus exportaciones de crudo hace que no pensemos que un hipotético corte de suministro fuese a tener una gran duración”.

El platino y el paladio se encuentran “muy tensionados” debido a las huelgas de mineros en Sudáfrica -de hecho, se acaban de lanzar dos nuevos ETF sobre paladio sudafricano-, a la crisis entre Ucrania y Rusia, que también puede poner en jaque las exportaciones rusas de paladio, y al exceso de inventarios que está desapareciendo. Todo esto, unido a la recuperación de los países desarrollados y a una mayor demanda industrial, especialmente por el sector automovilístico para la fabricación de catalizadores, pueden elevar aún más el precio de estos metales, augura Welzia.

En cuanto al níquel, con una revalorización superior al 30% durante los cuatro primeros meses del año, las prohibiciones impuestas a las exportaciones por parte de Indonesia -primer productor mundial- para favorecer a sus propias industrias han afectado negativamente al nivel de inventarios chinos. Por otro lado, el segundo mayor productor de níquel mundial, Rusia, se enfrenta a mayores sanciones por parte de EE. UU. y Europa. Y eso “puede crear aún más presión en el precio de este metal”. Según la mediana de 13 analistas proporcionada por Bloomberg News, cita la firma española, el metal tendría aún un 20% de recorrido.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído