Vuelven los fondos "cerrados", ahora para invertir en deuda emergente


A comienzos de 2009, numerosas entidades decidieron recurrir a los fondos "cerrados" para aprovechar las oportunidades que en ese momento ofrecía la renta fija privada. Ahora, esa tendencia parece que vuelve al mercado aunque, en esta ocasión, el activo de interés es la renta fija emergente. Así, dos casas internacionales de primer nivel, DWS Investments y J.P.Morgan AM, se encuentran en pleno proceso de comercialización de sendos fondos con esas caracterísitcas.

En España no existen los fondos cerrados como tal, pero ante las oportunidades que se pueden encontrar en algunos activos que se negocian en mercados de menor liquidez las gestoras optan por aplicar elevadas comisiones de suscripción y reembolsas, lo que les permite mantener un patrimonio estable mientras madura la inversión en cartera.

Este es el caso del JPM Emerging Markets Corporate Bond Portfolio Fund I, fondo que está abierto a nuevas suscripciones sin recargo hasta el viernes y que tiene un horizonte de inversión de 5 años, periodo que coincide con el vencimiento medio de los bonos en cartera. Una vez finalizado el periodo de comercialización, todas las salidas estarán penalizadas con una comisión de reembolso del 2%. La comisión de gestión es del 1,5% para la clase minorista y del 1% para la institucional.

Por su parte, el DWS Rentas Emergentes 2015 no penaliza las entradas y salidas hasta finales de julio, momento a partir del cual el dinero nuevo que entre deberá pagar un descuento a favor del fondo del 5%. Ese dinero revierte en el fondo, beneficiando a los inversores que se mantienen en el producto. De la misma forma, las salidas que se produzcan antes del momento de vencimiento, establecido en 2015, se penalizarán con un recargo a favor de los partícipes del fondo del 3%. De este modo, los movimientos que se produzcan durante el periodo de cierre generarán una penalización que revierte en el fondo, lo que supone un dinero en favor de los partícipes que se mantienen en el producto.

Ambos productos pagan cupones en distintos periodos a lo largo del mantenimiento de la cartera, de manera que el partícipe puede otener cierta liquidez a lo largo de esos años.

Clase atractiva de inversión

La deuda emergente se ha convertido en una clase de activo atractiva para la inversión ya que, según los expertos, mantienen sus grandes posibilidades de crecimiento. Según informan desde DWS Investments, el nivel de endeudamiento tanto de las economías emergentes tanto en el sector público como en el privado se encuentra en unos niveles muy por debajo de los de los países desarrollados, con unos déficits más controlados y un superávit en la balanza comercial como consecuencia de su capacidad exportadora.

Esta tendencia por los fondos semicerrados ya se vivió a comienzos de 2009, cuando entidades como BBVA, Fineco o Ibercaja comercializaron productos que buscaban rentabilidades en el mundo de la deuda privada (leer noticia).

 

Lo más leído