Vuelve la aversión al riesgo de inicios de 2009: los gestores, pesimistas, repliegan posiciones en bolsa


Los inversores han cambiado radicalmente su visión con respecto a junio y se han vuelto pesimitas con respecto al estado de la economía y los beneficios corporativos, según la encuesta de gestores de BofA Merrill Lynch correspondiente al mes de julio. Los resultados muestran que el 12% de los encuestados predice un deterioro de la economía global en los próximos 12 meses, la primera previsión negativa desde febrero de 2009 que supone además un fuerte cambio con respecto a un mes antes, pues en junio el 24% preveía un fortalecimiento.

De hecho, el 4% del panel, formado por 202 gestores con 530.000 millones en activos bajo gestión, espera que los beneficios empresariales empeoren el próximo año, también la primera perspectiva negativa en más de un año. En junio, el 28% pensaba que los beneficios crecerían. El 1% cree que los márgenes caerán de aquí a julio de 2011, frente al 31% que veía una mejora el mes pasado.

Como consecuencia de ello, el apetito por el riesgo ha caído en picado, con los inversores entrando en liquidez y reduciendo su exposición a renta variable global y acciones cícicas, y aumentándola en bonos en los últimos dos meses. Así, los asset allocators que sobreponderan las acciones han caído del 30% de mayo al 11% de julio y los que infraponderan deuda han caído del 29% hasta el 15%. Una tendencia no sólo restringida a los gestores long-only, si no también a los hedge funds, que han reducido su exposición neta a renta variable hasta el nivel más bajo desde marzo de 2009. Y todo, pese a saber que las acciones stán infravaloradas y los bonos cada vez más sobrevalorados, según el informe, pues el diferencial de percepción de las valoraciones de bonos y bolsas es el mayor desde 2003. En este contexto, el cash supone ahora el 4,4% de media en las carteras, frente al 4,1% de mayo. Además, el 39% de los gestores toma menos riesgo de lo normal, más del doble del porcentaje de mayo. Por ello, la asignación hacia el sector de farmacia, un clásico de los mercados bajistas, se incrementó hasta su mayor nivel desde marzo de 2009.

“La encuesta de julio se hace eco del sentimiento que los gestores expresaron durante la recesión en los primeros meses de 2009”, afirma Gary Baker, responsable de la estrategia de bolsa europea de BofA Merrill Lynch Global Research.

Fuera de EEUU y dentro de los emergentes

Por regiones, los gestores están en el punto de mayor preocupación por la renta variable estadounidense desde noviembre de 2006, con un 14% del panel asegurando que es la región que infraponderarían con más probabilidad, frente a un porcentaje idéntico de sobreponderación en junio. Además, los asignadores de activos globales han reducido exposición al país, con un 7% neto sobreponderando la renta variable, frente al 20% de hace un mes.

Sin embargo, los mercados emergentes siguen ganando popularidad mientras los gestores vuelven también a la eurozona, pese al negativo sentimiento hacia China y Europa. Así, el 34% sobrepondera la renta variable emergente, desde el 19% de mayo, y el 48% la identifica como la región que sobreponderaría en un horizonte de 12 meses, más del doble que hace dos meses. Y todo, pese a que en el mismo periodo, la proporción de encuestados prediciendo una economía china más débil se diparó desde el 3% hasta el 39%. Además, el porcentaje de aquellos que infraponderan la bolsa de la eurozona cayó desde el 27% de junio al 10% de julio, aunque el 17% del panel europeo espera que la economía de la región se debilite.

Sin movimientos de tipos hasta julio de 2011

Esta situación económica anula las preocupaciones inflacionistas que el 12% predecía en junio. Ahora, el mismo porcentaje cree que la inflación que caerá en el próximo año y por ello no ve subidas de tipos en EEUU o en la eurozona. Es más, cuatro de cada 10 encuestados descarta una subida de tipos de la Fed antes de julio de 2011 y sólo el 4% pronostica que ocurrirá este año. Tampoco los gestores europeos (el 47% del panel de la encuestra regional) creen que el BCE moverá ficha antes de julio del año próximo.

Lo más leído