¡Vuelve el fondo de inversión!


Los datos así lo corroboran, en los cinco primeros meses del año el patrimonio de los fondos de inversión en España ha aumentado 20.398 millones hasta alcanzar la cifra de 174.232 millones de euros.  Estas cifras nos devuelven al año 2002.

Pero, ¿por qué vuelven a estar de moda?. No hay desde nuestro punto de vista un único factor que haya supuesto que el ahorro vuelva a canalizarse a través de este instrumento, aunque el que más influencia está teniendo es la caída significativa de los tipos de interés de los depósitos bancarios.

Ello ha llevado a los ahorradores a buscar alternativas y es ahí donde las entidades bancarias están haciendo una labor más o menos proactiva de modificar los depósitos bancarios a fondos de inversión. No olvidemos que entre las 6 principales gestoras de los bancos acaparan el 60% del mercado.

¿Es una moda pasajera? No parece que lo sea, sin embargo, ya hemos pasado por esto. A pesar de que las entidades especializadas llevamos utilizando el fondo de inversión como principal vehículo de inversión para el ahorro, son los Bancos los que hacen que esté más o menos de moda.

El ahorrador en España es conservador por naturaleza invirtiendo gran parte de su ahorro en depósitos bancarios. Ahora con los tipos de interés tan bajos están dispuestos a asumir un poco más de riesgo.

El funcionamiento de los Bancos es el siguiente:

Los bancos se financian principalmente de dos formas, con sus depositantes y en los mercados mayoristas (emitiendo bonos, cedulas, etc). Con ese dinero lo prestan y obtienen el margen de intermediación, que es la diferencia entre lo que pagan (depósitos + mercado mayorista) y lo que cobran (de los créditos).

En los momentos más álgidos de la crisis, la financiación mayorista estaba cerrada y por eso ofrecían depósitos a tipos muy elevados y no tenían ningún interés en recomendar  fondos de inversión, que están fuera de su balance y de los que obtienen “solo” una comisión.

En estos momentos que los mercados mayoristas vuelven a abrirse prefieren asegurar una comisión anual que obtener el margen de intermediación, todo ello en un entorno de morosidad.

El fondo de inversión no debe ser el instrumento temporal para los momentos de bajos tipos de interés y de capricho de las entidades bancarias.

Acudamos a ellos por las enormes ventajas que tienen y que volvemos a recordar:

Diversificación de las inversiones.
Gestión Profesional.
Acceso a multitud de mercados.
Trasparencia.
Liquidez.
Excelente fiscalidad.
Sin riesgo de balance.