Tags:

Visión de los gestores de Fidelity sobre la bolsa europea: El momento es ahora


La preocupación por la salida de Grecia del euro y el posible contagio a otros países ha sacudido a los mercados europeos, pero estas incertidumbres macroeconómicas y políticas están empañando el éxito conseguido por algunas empresas europeas. “Algunas de ellas están siendo castigadas injustamente en Bolsa, lo que proporciona un punto de entrada potencialmente bueno a los especialistas en selección de valores que miran al largo plazo”, aseguran desde Fidelity Worldwide Investments. Y es que, “exceptuando los bancos, muchas empresas europeas gozan de buena salud: han consolidado sus balances desde la crisis crediticia, mientras que la mayoría de los gobiernos europeos todavía tienen que acometer esta tarea”.

En un informe publicado en la página web de la gestora, los expertos de la firma señalan que “las valoraciones están en la parte baja de la horquilla, en tanto que la mayoría de indicadores tradicionales señala que las acciones están baratas frente a sus medias a largo plazo”. Cuando el sentimiento negativo actual hacia las acciones europeas se modere, Fidelity cree que “las empresas con fundamentales sólidos deberían sobresalir: las que ya cuentan con fundamentales sólidos probablemente salgan aún más reforzadas, mientras que las débiles probablemente se debilitarán más”.

Así lo prevé Dominic Rossi, director mundial de inversiones del área de renta variable de Fidelity, al señalar que “las crecientes divergencias que se observan en los fundamentales europeos están creando grandes oportunidades en las bolsas del continente para los gestores activos. En este entorno de bajo crecimiento, los mercados probablemente se centren en las compañías con objetivos de incremento de los beneficios y los dividendos. Esto hará que las empresas con fundamentales fuertes se vean reforzadas, y que las empresas con debilidades se vean aún más debilitadas”.

En términos generales, la gestora considera que las compañías europeas han aprendido a resistir. “Los inversores deberían ser capaces de resistir también”, indica la firma. “Muchos negocios europeos ya se han acostumbrado a operar en un entorno de crecimiento bajo e incluso negativo. Algunos sectores han aprendido a explotar las debilidades económicas; de este modo, los exportadores se han beneficiado de la debilidad del euro”. No conviene olvidar –indica la gestora- que las bolsas europeas son mucho más internacionales hoy en día, “lo que significa que están menos expuestas a las incertidumbres macroeconómicas del continente y más influidas por tendencias mundiales como el crecimiento de los mercados emergentes”.

Tal y como reconoce Daniel Roberts, gestor de carteras de renta variable mundial con reparto de dividendo de Fidelity, “las inquietudes políticas y económicas en Europa están generando un sentimiento negativo hacia los valores europeos. A consecuencia de ello, algunas de sus empresas están soportando una prima de riesgo mayor que responde más a su domicilio social que a los fundamentales de su negocio. Esto me está permitiendo encontrar oportunidades en empresas europeas multinacionales con elevadas rentabilidades por dividendo y sólidos crecimientos de los dividendos, pero que cotizan con valoraciones muy bajas”.

Para Fabio Riccelli, gestor de carteras de renta variable europea de la firma, “en un entorno de crecimiento económico reducido, las empresas de crecimiento genuinas, es decir, las que no dependen de que el viento económico sople a su favor para desarrollar sus negocios, probablemente se conviertan en activos muy preciados. La buena noticia para los inversores es que Europa alberga muchas de estas empresas: líderes mundiales con negocios que están posicionados para beneficiarse de factores de crecimiento estructural, como el envejecimiento poblacional, el desarrollo del mundo digital (Internet y tecnologías móviles) y el auge del consumidor de clase media en los países emergentes. Estas empresas no dependen del crecimiento económico europeo, pero como están cotizadas en Europa, sus acciones se negocian actualmente a precios muy por debajo de su valor intrínseco”.

Lo más leído