Víctor de la Morena (Amundi Iberia): “Es un buen año para moverse del growth al value en Europa”


El escenario central que plantean desde Amundi Iberia para 2020 es de ralentización del crecimiento pero no de recesión. No se han acumulado desequilibrios en la economía real, sin embargo, persisten algunos de los riesgos clave y la economía global es más vulnerable. De hecho, prevén que se inicie una transición progresiva hacia una fase de corrección, que sitúan en enero de 2021.

Por regiones, Amundi pronostica un crecimiento de la Eurozona en el entorno del 1,1% en 2020, y el 1,3% en 2021, con tasas del 1,6% de avance del PIB español en los dos próximos años. Por su parte, creen que Estados Unidos crecerá al 1,7% en 2020 y 2021.

Según Víctor de la Morena, director de inversiones de Amundi Iberia, asistimos a una desglobalización de la economía: “Hay que fijarse más en países o sectores que que dependen más de la demanda interna, como por ejemplo India”, ha asegurado. En este nuevo escenario habrá una combinación de las políticas monetarias y fiscales, lo que tendrá un impacto en los mercados sobre todo en la renta fija, advierte el experto.

La firma francesa da para el próximo año un 25% de probabilidad a la intensificación del conflicto arancelario entre China y EEUU. Estos giros de la dinámica comercial están afectando de distinta manera en función de los países. Aunque EEUU tendrá que tomar una postura más dura respecto a China, desde Amundi ven “poco probable que lo haga durante el año electoral”. En cualquier caso, en todas las guerras hay vencedores y vencidos y, en ese sentido, De la Morena invita a fijarse, además de la penalización que han tenido sobre China los aranceles, en aquellos países que han salido beneficiados, como Vietnam y Taiwan. En su opinión, “quien sepa identificar a esos ganadores encontrará oportunidades de inversión”.

Este contexto exige una postura más constructiva a la hora de invertir, teniendo presentes los posibles picos de volatilidad y las áreas de riesgo de liquidez. Desde la entidad, invitan a buscar “activos que nos den income a pesar del cambio de ciclo, es decir, valores de calidad. Es un año adecuado para movernos del growth al value en Europa”, ha avanzado.

Cartera modelo

Así, su cartera modelo invita a tener ente un 20-25% en activos direccionales de renta variable, que se beneficien de la tendencia del mercado. Además, un 10% en compañías temáticas, donde incluyen también la ESG: “De aquí a poco tiempo será una apuesta troncal en todas las carteras”, ha advertido De la Morena. Adicionalmente, jugar otro 10% a compañías satélite que puedan añadir exposición a value, small caps, etc.

Con respecto a la renta fija, cifran en torno al 30% la exposición a renta fija core. Sin embargo, invitar a apostar no solo por deuda de gobiernos y destinar en torno a un 15% a estrategias de búsqueda de yield puras, como deuda subordinada, high yield o emergentes. La parte restante de la cartera, cerca de otro 10%, la dejan para estrategias de diversificación, como volatilidad, materias primas, etc.

En renta variable, solo tienen una posición positiva por Europa, mientras que para EEUU, Japón y mercados emergentes se mantienen neutral. Mientras, en renta fija tienen una visión positiva de la deuda americana (gubernamental y corporativa), también del high yield europeo y muy positiva del corporativo IG en Europa. Por su parte, en mercados emergentes se muestran positivos pero siendo selectivos. Ven potencial en bonos emergentes en divisa local, tanto por el componente de rentabilidad como por el de divisas. En su opinión, el mercado de divisas emergentes seguirá siendo volátil si las disputas comerciales disminuyen y se hunde el sector de fabricación mundial, aunque consideran que el pesimismo es exagerado, lo que se traduce en un dólar estadounidense más débil.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas