Verano tranquilo… ¿otoño de nervios? N+1 SYZ pone el foco en EE.UU. y la Fed


En comparación con el agosto de 2015, cuando las bolsas mundiales corrigieron tras el desplome bursátil y el miedo a un frenazo económico de China, el agosto de 2016 está siendo demasiado tranquilo para los mercados. El último gran susto tuvo lugar a finales de junio con el Brexit, pero desde ese momento el EuroStoxx 50 y el S&P 500 han rebotado en torno a un 12% y un 9%, respectivamente, llegando el primero a niveles previos al referéndum británico y marcando el segundo nuevos máximos históricos. Entonces, ¿dónde puede estar el próximo foco de volatilidad para los mercados?

En Estados Unidos y la Reserva Federal (Fed), según N+1 SYZ. “La Fed podría subir tipos en septiembre, antes de lo que espera el mercado”, considera Ignacio Dolz de Espejo, su director de Inversiones, especialmente “dada la mejoría de la economía americana, la tendencia lenta pero constante hacia algo más de inflación y la falta de tensión en los mercados”. Los datos macroeconómicos de EE.UU. siguen mejorando, el empleo crece a un ritmo elevado acompañado por crecimiento de salarios y el petróleo podría comenzar a aportar inflación en breve tras haber tocado fondo su precio el pasado enero.

Así las cosas, ¿qué decisiones ha adoptado la firma española para las carteras de sus inversores? Vender oro, reducir el peso en renta fija emergente a la mitad y pasar esta deuda emergente corporativa emitida en dólares a deuda pública en moneda local, sobre todo. Sin embargo, a pesar del bueno tono de la economía estadounidense, N+1 SYZ sigue teniendo poca exposición a renta variable norteamericana. Tiene varios motivos para ello.

El primero de ellos es que su valoración es excesiva. Además, “si la economía sigue mejorando, subirán los tipos y el dólar, además de los salarios”, y estos tres factores “impactarían negativamente en los márgenes de las compañías”, recuerda Dolz de Espejo. A esto hay que sumarle el factor político y la volatilidad que pueden generar las próximas elecciones presidenciales de noviembre, que enfrentarán a la demócrata Hillary Clinton y al republicano Donald Trump. “Las elecciones de otoño son una buena excusa para una recogida de beneficios”, está convencida la firma.

Profesionales

Noticias relacionadas