"Vemos algo de euforia en los mercados"


Los mercados han tenido bastante con lo que lidiar últimamente. El apetito por el riesgo ha aumentado de forma considerable, tal como se demuestra por el rally en las acciones más baratas. Al estar en un periodo en el que no se encuentran grandes obstáculos antes del regreso de las negociaciones sobre los presupuestos y el techo de la deuda en Estados Unidos, Serge Pizem, gestor del AXA WF Optimal Income, ve algo de euforia. “Esto ha sido aprovechado por los bancos de inversión que tienen prisa por colocar muchas OPV, que aún siendo algunas de baja calidad, son testigos del sólido apetito a corto plazo”, explica.

Por el lado de los bancos centrales, Pizem reconoce que el BCE ha sorprendido al bajar los tipos de interés al 0,25%, lo que en su opinión ha supuesto un efecto psicológico más que un impacto real. “Al hacer frente a la deflación y a un euro muy fuerte, Draghi tenía que actuar. Lo que será más importante son las esperadas operaciones de financiación a largo plazo y su papel en la financiación de costes de las pymes de la eurozona. La revisión de la calidad de los activos debería ayudar también a reasegurar a los inversores internacionales la sostenibilidad del sistema bancario del euro”.

En Estados Unidos, el experto cree que la economía resiste bastante bien al cierre del gobierno y los duras discusiones sobre el techo de la deuda que tuvieron lugar en octubre. “Necesitamos ver la confirmación de los datos de creación de empleo el 6 de diciembre, pero quizá Estados Unidos sorprenda con su crecimiento en 2014. Conviene tener también en cuenta que la disminución de las restricciones fiscales añadirán un 1,75% al PIB el próximo año”. Más intranquilidad le genera China, economía que considera importante tener vigilada al ser una fuente de riesgo debido a sus desequilibrios.

“Para simplificar, China sufre una deflación en las ventas (debido a la competencia de sus vecinos con costes menores) e inflación en los salarios, lo que implica menos márgenes. Cuenta con una burbuja de crédito, una burbuja de inversión (las inversiones representan un 47% de su PIB) y una burbuja inmobiliaria con las que tiene que lidiar. Creemos que el nuevo Gobierno buscará implementar las reformas estructurales necesarias, pero las corporaciones locales seguramente mostrarán gran resistencia. Este tema debe ser vigilado de cerca”. En Japón, por el contrario, Pizem cree que la clave serán las reformas estructurales que se presentan difíciles por el comportamiento conservador de la ciudadanía y a su sociedad envejecida.

Optimistas sobre la renta variable

En el equipo se mantienen positivos en cuanto a la renta variable a largo plazo, especialmente en Europa, si bien han decidido bajar su exposición al 50% en el corto plazo, debido al sólido y reciente incremento en el apetito por el riesgo. “Creemos que una corrección temporal es posible”. En el fondo no han participado en el último rally debido a su sesgo de calidad. Vendieron recientemente su futuro sobre bancos europeos, que habían comprado en junio, obteniendo beneficio por ello. “Se trata de una retirada táctica siguiendo un rally de una sola dirección”, afirma.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente