Variables para seleccionar un fondo de high yield


Tribuna de Sonia de las Heras, responsable de Fondos de Fondos en Allianz Popular, Asset Management Division

En un entorno donde los tipos se mantienen en niveles muy bajos se incrementa la búsqueda de activos con más riesgo que aporten retornos a las carteras. Los bonos high yield son una de las opciones a tener en cuenta para invertir. Un activo high yield es un bono que ha recibido una baja calificación crediticia por parte de las agencias de calificación de riesgos; esto significa que al tener más riesgo pagará un interés más alto. Un bono de baja calificación crediticia tiene una probabilidad de impago mayor que uno investment grade.

El mercado high yield está compuesto de deuda que emiten empresas con baja calificación crediticia con el fin de llevar a cabo fusiones o adquisiciones o de satisfacer necesidades de ampliación de capital o, simplemente, por necesidades de financiación en empresas de menor capitalización. Las agencias de calificación crediticia basan su clasificación en factores como el riesgo empresarial de las empresas emisoras, el lugar que ocupan los bonos en la estructura de capital de la empresa, el importe de deuda en sus balances, el grado de apalancamiento o la liquidez de la empresa.

Menores duraciones

La duración de los bonos de alto rendimiento suele ser reducida, ya que sus vencimientos son cortos, normalmente se emiten a menos de diez años. Las cotizaciones de éstos bonos se verán más afectados por los beneficios de las empresas que por los movimientos de los tipos de interés. Por ello en entornos de subida de tipos, los bonos de alto rendimiento deberían comportarse mejor que los demás activos de renta fija.

Y aunque los bonos corporativos tienen una baja correlación con la renta variable y con la deuda pública, la relación entre la deuda high yield y la renta variable aumenta en momentos de volatilidad de mercado. Mientras que la renta variable ofrece buenos resultados en periodos de fuerte crecimiento, la deuda pública lo hace en épocas de recesión, y los bonos corporativos obtienen mejores rendimientos en periodos de crecimiento moderado.

Riesgos de invertir en high yield

Antes de conocer las características que se han de analizar de un fondo, es necesario conocer los riesgos que implica invertir en este activo. En periodos de condiciones de negociación desfavorables o circunstancias excepcionales este activo tiene un mayor riesgo de iliquidez. Una forma de mitigar este riesgo sería con carteras diversificadas procedentes de todo el mundo.

En momentos de incrementos de volatilidad este activo tiende a correlacionarse con los activos de riesgo, como la renta variable. Subidas fuertes de tipos de interés o periodos de caída de actividad económica traerán consigo aumentos en los impagos de la deuda de estas empresas (aumento de defaults).

Qué analizar de un fondo de high yield

Las características a analizar a la hora de seleccionar un fondo que invierte en bonos high yield son las siguientes:

•        Distribución geográfica. Aunque el mercado de empresas que emiten esta deuda es mucho mayor en Estados Unidos, en los últimos años se han incrementado notablemente las emisiones en Europa.

•        Distribución sectorial.  Es importante conocer cuáles son las ponderaciones a cada uno de los sectores para conocer los riesgos de cada uno. Por ejemplo, en Estados Unidos, los sectores de energía y minería tienen un peso importante ya en 2015 ocurrió una oleada de impagos en estos sectores, lo que provocó  el cierre de tres fondos que invertían en compañías energéticas.

•        Divisa. La divisa del fondo es necesario conocerla ya que un fondo con exposición a mercado en Estados Unidos tiene exposición a dólar estadounidense, aunque lo normal es que también encontremos clases que cubran este riesgo.

•        Distribución por rating de crédito. No sólo es importante conocer si el rating es inferior a BBB, sino analizar la distribución entre las tranchas inferiores. Si el peso en niveles con menor calidad crediticia es muy alto, habrá un mayor riesgo de quiebra.

•        Vencimientos de los bonos que componen la cartera. Aunque el mayor riesgo de defaults estaría en los años centrales de la vida del bono, en términos generales, a un mayor vencimiento existe mayor riesgo.

•        Tamaño medio de posición. A mayor peso en una posición, menor diversificación y mayor pérdida para el fondo en caso de quiebra de ese bono.

•        Mayor posición en cartera.  Conocer cuál es el mayor peso de un bono en la cartera nos da una idea de la concentración de la cartera.

•        Tamaño del  fondo. Cuanto mayor sea el fondo en el que se invierte, mayor riesgo de iliquidez.

•        Nº de posiciones en cartera. Nos indica la diversificación.

•        Política de inversión. Existen fondos abiertos donde su política consiste en una gestión activa con alta rotación de la cartera, frente a fondos a vencimiento cuya política se basa en comprar y mantener en cartera hasta el vencimiento.

•        Defaults ocurridos en la cartera en periodos anteriores, nos indica la eficiencia en la gestión de ese fondo.

•        Consistencia, rentabilidades históricas y tracking error, indicadores que nos dan información sobre la gestión del fondo.

•        Índice. Saber si el fondo sigue un índice y saber cuál, nos ayuda a conocer la cartera. Existen índices que excluyen el sector financiero o alguna de las tranchas con peores calificaciones de rating.

•        Swing pricing. En los últimos años, la mayoría de fondos de esta categoría  han incluido este método de cálculo del valor liquidativo para facilitar la gestión del fondo en momentos de fuertes reembolsos o suscripciones. Es un mecanismo de dilución de costes de transacción en momentos de incremento de flujos en el fondo. Es importante determinar si nuestra inversión va a representar un porcentaje importante del fondo en el que invertimos, y si esta inversión se va a realizar a corto o largo plazo para valorar el coste del swing pricing.

La inversión en high yoeld se puede utilizar como complemento para diversificar las carteras y ofrece la ventaja de poca correlación con la deuda soberana. Además, puede funcionar para protegerse contra la inflación ya que sus rendimientos son altos y le afecta menos las subidas de tipos. El mayor rendimiento de los bonos high yield puede mitigar el impacto de la subida de los tipos de interés.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente