Valle Fernández: “BBVA Consolidación 85 no es un fondo para limitar pérdidas, sino para consolidar ganancias”


Con la experiencia de llevar gestionando fondos estructurados con gestión activa desde 2003, BBVA AM puso en marcha en verano de 2015 una derivada a los objetivo de rentabilidad, el BBVA Consolidación 85. “Nos daba miedo seguir sacando este tipo de productos con ventas masivas”, reconoce Valle Fernández, especialista de producto, quien señala como los clientes podrían no soportar los vaivenes que van a sufrir estos productos por su inversión en renta fija a largo plazo. “Este vehículo te soluciona ese problema, no voy a tener renta fija si no lo considero conveniente”, apunta Fernández.

Aunque tenían experiencia en otros vehículos con 100% de garantía de capital y gestión dinámica por debajo, BBVA ha querido ir depurando el modelo para sacar al mercado un producto abierto en el que se consolidasen ganancias y se pudiera actualizar el valor liquidativo objetivo. “Tienes que estar seguro de que el modelo va a funcionar”, destaca.

“Este fondo une los dos deseos de los clientes, rentabilidad y protección”, indica. El BBVA Consolidación 85 realiza una gestión dinámica con una amplia diversificación de activos (renta variable, renta fija, divisas…) marcada por el margen que existe para cumplir con el objetivo de rentabilidad y por la visión de los mercados que tenga la firma en ese momento.

En cuanto a la parte de protección, “tiene un objetivo de rentabilidad del 85% del máximo valor liquidativo que vaya alcanzado el fondo en toda su historia”. Para cumplir con este objetivo, apunta Fernández, efectúan diariamente un control de volatilidad de cartera muy exhaustivo. “Tienes que conseguir que nunca pierdas el 85% del máximo valor liquidativo”, explica. Por ello “no te puedes volver loco e invertir todo en renta variable porque podrías perderlo”, añade.

En este sentido, señala que la parte de protección tiene un objetivo de rentabilidad del 85% del máximo valor liquidativo que vaya alcanzado el fondo en toda su historia. “Con esto buscas que todos los clientes vayan a tener consolidado el 85% de lo que inviertan más el 85% de lo que vaya subiendo el fondo”, contextualiza. En cualquier caso, la prioridad siempre es no caer de ese 85% del máximo.

Fernández se muestra satisfecha con los resultados alcanzados hasta la fecha. “Ver que en 2016 hubo esos picos de volatilidad y no hemos perdido casi margen y hemos podido aprovechar el entorno de mercado, nos da muestras de que el modelo está bien depurado.

“Estamos muy tranquilos porque hay muchos mecanismos de control para evitar que se llegue a estar por debajo del objetivo”, subraya. En este sentido, han realizado stress testing de los momentos críticos de mercado de los últimos 30 años y el fondo se adapta muy rápidamente a ellos.

Tal y como aclara Fernández, “la libertad del fondo permite que, en un contexto de mercado malo, puedo no invertir nada en renta variable, así como tener duración igual a cero”.

Diferencias respecto a los objetivo rentabilidad

Lo positivo de este fondo respecto a un rentabilidad objetivo es que como no hay periodo de inversión prefijado “no hay que cubrir con una cartera de renta fija a plazo”, que no hay que hacer una apuesta fija en ciertos valores, sino que la gestión activa se adapta al entorno de mercado y que no tiene un periodo de comercialización ni de inversión. “El cliente puede entrar y salir cuando quiera sin que se le aplique comisión de suscripción y reembolso”, compara.

La buena aceptación del producto, que ya suma más de 350 millones de euros de patrimonio, ha llevado a que la entidad haya lanzado una versión del producto como plan de pensiones individual. “Tiene todo el sentido a largo plazo porque es un fondo muy tranquilo, que deja aprovechar el mercado y permite proteger al cliente”, considera.

Este vehículo no sólo es adecuado para clientes conservadores que no soporten caídas, pese a que sea un fondo que no da muchos sustos. “No es un fondo para limitar pérdidas, sino para consolidar ganancias”, añade. En este periodo, no han llegado a caer nunca más de un 2% y su volatilidad está controlada en torno al 4%.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído