“Utilizamos los fondos de retorno absoluto como sustitutivos de la renta fija”


Aunque para incorporar gestores a sus fondos de fondos suele seleccionar aquellos con un track record de unos 5 años, que permita comprobar su comportamiento en un ciclo completo de mercado, Christophe Belhomme, director de inversiones de FundQuest - la gestora de fondos de fondos del grupo BNP Paribas-, muestra gran interés por los hedge funds en formato regulado que han aparecido en el mercado en los últimos dos años, normalmente basados en productos offshore que pueden aportar una idea aproximada de la rentabilidad ofrecida en el pasado, si bien matiza la necesidad de identificar las diferencias y las limitaciones que impiden que sean réplicas exactas.

“En los últimos 12 meses ha aumentado la demanda por incorporar a los fondos gestores de asignación de activos flexibles, en un intento por diversificar las concentraciones de capital en el Carmignac Patrimoine, y también por añadir a las carteras fondos de retorno absoluto”, explica, que en su mayoría vienen del universo offshore y que tienen como objetivo superar la rentabilidad de la liquidez. Por eso, parte de la liquidez que tenía en sus fondos ha sido dedicada a la compra de estos fondos de retorno absoluto, si bien el objetivo fundamental ha sido el de sustituir a gestores de renta fija o de productos de deuda gubernamental, cuya rentabilidad podría verse contrarrestada con las próximas subidas de tipos.

Así, Belhomme afirma que en los últimos meses ha incorporado este tipo de productos, con horizontes de inversión de unos dos años, principalmente con el objetivo de sustituir las asignaciones de capital dedicadas a los fondos de renta fija. “Si pensamos que algo puede ir mal podemos siempre volver a posicionarnos en liquidez”, comenta. Con todo, matiza que aunque es una visión táctica, no es cortoplacista, sino que es de medio plazo, pues es clave para la diversificación.

De hecho, el fondo FundQuest International Alpha, lanzado hace un año, invierte en unos 15 fondos “newcits” –con estrategias long-short, global macro, mutiestrategia y de volatilidad y arbitraje- y dos temáticos, de un universo de unos 100 gestores situados en el espacio de retorno absoluto, mientras el FundQuest Inter. Alpha Plus, lanzado hace unos cinco meses, se posiciona en 13 “newcits” y 3 temáticos. El objetivo es obtener rentabilidades planas en un escenario de mercado negativo y positivas si la renta variable sube. “Puedes tener estabilidad y buenas rentabilidades frente a la renta fija”, comenta Belhomme. Para las carteras multiactivos compuestas en un 50% por renta fija y en otro 50% por variable, la asignación aproximada de fondos de retorno absoluto sería del 20%. El experto también incluye en sus carteras algunos fondos con este perfil que no vienen del universo alternativo.

Positivo con renta variable de EEUU

En su asset allocation Belhomme se muestra positivo con la renta variable, pero no con todos los mercados. Sobrepondera EEUU, en la medida en que el mercado ha sido pesimista durante los últimos dos meses con respecto al crecimiento global, algo que ha afectado al sentimiento hacia la renta variable y que para él es un signo de compra. “Además, la renta variable ofrece una atractiva valoración frente a otros activos gracias a las perspectivas de beneficios y crecimiento incluso aunque EEUU se encuentre en una fase intermedia o de estabilización antes de alcanzar un crecimiento sostenible”, comenta el experto.

Además, ha cambiado su posición con respecto a los mercados emergentes desde infraponderación de principios de año hasta neutral, en la medida en que juega a ellos de forma relativa frente a la renta variable europea. “Los mercados emergentes verán cómo la inflación penaliza el crecimiento de los beneficios corporativos. Si la subida de precios se estabiliza, volveremos a esos países con una apuesta especial por China”, afirma el experto.

Con respecto a la deuda corporativa, afirma que los bonos con grado de inversión tienen muy poco potencial, pero sí apuesta por el crédito en el segmento de high yield, mientras mantiene algunas posiciones en convertibles pero evita los bonos ligados a la inflación, que cree tenderá a estabilizarse. De hecho, la clave para los fondos de renta fija seleccionados ha sido el recorte de la duración. “Si la economía no va a sufrir una fuerte desaceleración, sino que mantendrá el crecimiento, los bancos centrales tendrán que subir tipos en algún momento para lugar contra la inflación”, explica, algo para lo que la Fed no tiene prisa, aunque ya empieza este mes con la política de retirada de estímulos consistentes en la compra de bonos del Tesoro. “El mercado lo anticipa, pero lo que sería una sorpresa es la estabilización del crecimiento y de la inflación, lo que hará sufrir a los bonos”, comenta Belhomme.

Visión top-down y selección separando alfa y beta: las claves

Belhomme explica cómo, de las dos partes del proceso de construcción de fondos de fondos, selección del gestor y construcción del portfolio, en FundQuest se centran en la segunda. “Muchos seleccionan los fondos según rankings basados en la rentabilidad y para nosotros no son apropiados; para una buena selección es clave saber cómo utilizar los datos pues no existen fondos capaces de obtener una buena rentabilidad en todos los ciclos de mercado. Por eso, es más apropiado incluir en las carteras una visión top-down”, comenta. De hecho, es la primera clave de la construcción de sus fondos.

La segunda es el análisis de cada gestor desde una comparativa razonable y separando el alfa de la beta. Así, convencido de que los rankings por rentabilidad no funcionan en la medida en la que mezclan diferentes estilos, en FundQuest realizan en primer lugar un análisis cuantitativo, empezando con una clase de activo y después creando un peer group con cada uno de los estilos similares, una estrategia que les permite comparar fondos comparables y no “peras con manzanas”. El objetivo que subyace es el de separar la beta (derivada del estilo de inversión, ya sea por ejemplo value o growth) del valor añadido o alfa que aporta cada gestor. Una tarea “más complicada de lo que parece” y que requiere reunirse con cada uno de ellos para desentrañar las condiciones de mercado en las que cada uno genera una rentabilidad sostenible. Y no sólo en plazos cortos de tiempo, si no en un ciclo completo de mercado, que suele durar unos 5 años. Otra de las claves es un proceso de due diligence en manos de un equipo independiente.

“No hacemos market timing con los fondos”, explica, indicando que la construcción de los mismos empieza con la creación de una cartera de mercado neutral con distintos gestores que “debería funcionar relativamente bien en cualquier entorno de mercado”, tal como ocurrió en el cuatrienio 2007-2010, gracias tanto a la selección de gestores como a la construcción de las carteras y a una asignación táctica.

Con esta metodología, sus fondos de fondos de renta variable han batido al benchmarck en un 1% anual y los de renta fija en 50 puntos básicos.

Lo más leído