Urquijo apuesta por la inversión en hedge funds en 2010


Según Manuel San Salvador, consejero director general de Banco Urquijo, los hedge funds supondrán una excelente oportunidad de inversión de cara a 2010. “Hay grandes oportunidades en algunos fondos que antes estaban cerrados, ya que han reducido el volumen patrimonial y ahora están abiertos a nuevas entradas de capital”, explicaba San Salvador en el marco de unas jornadas sobre hedge funds organizadas por el banco.

San Salvador considera que algunos gestores nunca deberían haber entrado en el segmento de la inversión libre. Sin embargo, la crisis ha supuesto una importante criba en el sector, dejando a los mejores profesionales.

El director general de Banco Urquijo también afirma que la inversión libre supone una parte imprescindible dentro de una cartera global, ya que ayuda a reducir la volatilidad. Además, se trata de un segmento que ha ganado mucho en transparencia y en el que los reguladores han redoblado los mecanismos de control y supervisión.

Otro de los participantes en las jornadas fue Kyril Saxe-Coburg, director general de GLG Partners. En opinión de este experto, la fuerte caída en la rentabilidad de los hedge funds en 2008, que rondó el 20%, no sólo se debió a una mala gestión de estos productos. “De esta caída, unos diez puntos básicos son achacables a los gestores y el resto a las circunstancias del entorno. Unas circunstancias que esperamos no vuelvan a producirse”, explica.

Dentro de los factores exógenos a la caída de los hedge, Saxe-Coburg cita la baja liquidez de estos productos, que obligó a los inversores a anticipar las peticiones de reembolso. Además, afirma que las mesas de Tesorería de los bancos vendieron activos de forma masiva, lo que arrastró el precio de los mismos en la cartera de los gestores. “La buena noticia es que las mesas de Tesorería ya no son unos competidores para los hedge. De hecho, algunos bancos ya ni siquiera tienen derecho a ello”, comenta Saxe-Coburg en referencia a la última iniciativa del Gobierno Obama para prohibir a los bancos comerciales que inviertan en hedge funds.