Update del Franklin Mutual European: elevando el peso en Alemania y favoreciendo a cíclicas frente a defensivas


Los mercados alcistas nacen del pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren con la euforia. Es una frase de John Templeton que Philippe Brugere-Trelat, gestor del Franklin Mutual European, siempre mantiene en mente. “Durante los últimos seis meses ha habido una clara pérdida de confianza en la economía europea, lo cual se ha visto reflejado en el bono alemán a 10 años, que ha pasado del 1,60% al 0,82%. Los datos de crecimiento en Alemania en el segundo trimestre han sido decepcionantes y el negativo sentimiento que existe en el país y sobre él ha afectado a las expectativas de los inversores. Al mismo tiempo, Francia e Italia se están quedando detrás a la hora de adoptar reformas estructurales necesarias para retomar la senda del crecimiento, lo cual tampoco ha ayudado a mejorar el sentimiento”, afirma el experto en una reciente presentación realizada en Madrid.

Estos han sido -a su juicio- algunos de los factores que han lastrado la evolución de la bolsa europea en los últimos meses. El punto de inflexión se vivió en abril, cuando se produjo en el mercado un gran movimiento rotacional de cíclicas a defensivas. “Estas compañías se han vuelto muy caras. Nestlé, por ejemplo, cotiza con un PER de 23 veces, Danone de 20…. No entra dentro de nuestra filosofía invertir en compañías con múltiplos tan elevados. Estar en defensivas ha sido una estrategia que ha salido bien este año, pero que no durará para siempre. Si aparecen señales que indican que las cosas van a mejorar en Europa, el mercado se dará la vuelta rápidamente”. La filosofía que sigue en el fondo es la de buscar empresas que coticen con importantes descuentos, al entender que el margen de seguridad le protegerá en periodos de incremento de la volatilidad.

La gestora Mutual Series lleva más de 60 años gestionando fondos de renta variable bajo un mismo estilo. “Invertimos en negocios infravalorados con un horizonte temporal de, al menos, dos años, manteniendo entre un 5% y un 15% en liquidez para poder atrapar oportunidades. Siempre guardamos efectivo. Hoy es del 7%”. La estrategia del Franklin Mutual European pasa por una cartera diversificada, compuesta habitualmente por entre 60 y 90 nombres. Actualmente, infraponderan sectores defensivos y sobreponderan compañías vinculadas al ciclo económico.

“Si no crees en la recuperación de Europa, este no es el fondo en el que estar. Es cierto que esta estrategia nos ha hecho perdernos la subida desde marzo, pero las valoraciones que han alcanzado tabaqueras, compañías de salud y de consumo son muy elevadas y no creemos que puedan generar valor a largo plazo. Muchas de ellas han subido sin tener en cuenta los fundamentales”, asegura. A este negativo comportamiento también contribuyó su posicionamiento en Tesco, compañía que vendieron inmediatamente tras conocerse el fraude en sus cuentas. “Confiar en el valor fue nuestro gran error. Vendimos tan pronto como conocimos la noticia”, revela el gestor de Franklin Templeton Investments.

Principales ideas de inversión

Actualmente, las principales ideas de inversión las encuentra en el sector financiero y en industriales. En las primeras, donde han incrementado exposición, históricamente les han gustado las aseguradoras. En estos momentos, entre sus apuestas se encuentran Zurich y Generali. También sienten predilección por los bancos. “No nos gustan todos los valores del sector, ya que algunos están caros, como los escandinavos. En otros, sin embargo, vemos una atractiva oportunidad. UBS, Credit Suisse, BNP Paribas, Intesa San Paolo, Barclays, Unicredit o ING son algunos ejemplos”. Por otro lado, cuando hablan de su interés por las industriales, no siempre se refieren a la industria básica. También incluyen a compañías de automoción y hoteleras. Uno de los ejemplos que pone es Volkswagen, que –a su juicio- ofrece un alto potencial y protección a la baja. A nivel geográfico, Alemania es la gran apuesta de Brugere-Trelat.

“El Dax es el índice europeo que ha registrado el peor comportamiento dentro de Europa. Desde un punto de vista de la valoración, el mercado alemán es el más barato. Es así porque el sentimiento inversor sobre el país ha sido muy negativo como consecuencia de la crisis con Rusia y el efecto que ha tenido sobre las compañías germanas la ralentización del crecimiento de la economía china. Hemos elevado el peso del mercado alemán en la cartera. En nuestra opinión, existe una serie de factores que ayudarán a las empresas europeas en general y a las alemanas en particular. Entre ellos está la caída del precio del petróleo y el entorno de bajos tipos de interés en Europa. Sin embargo, el más importante es la depreciación del euro frente al dólar, que desde mayo ha caído un 10%. Es difícil predecir los movimientos del mercado de divisas, pero calculamos que el euro bajará hasta la horquilla comprendida entre los 1,1 y los 1,2 dólares”.

Uno de los riesgos que aprecia el gestor es un empeoramiento de la economía europea. “Si esto sucede, esto dará argumentos a Mario Draghi para adoptar medidas más expansivas”. El otro es un auge de los extremismos en Europa. “Podrían suponer un problema pero, si la economía mejora, la presión de los partidos anti-europeos será menor. Una recuperación ayudaría mucho a unas empresas europeas que sí están creciendo gracias a demanda exterior”. Muchos países han puesto en marcha un ambicioso programa de reformas que, a su juicio, debería desembocar en un mejor comportamiento de su economía. Entre ellos cita a España, que ha hecho reformas estructurales muy importantes, aunque “a nivel de valoración su mercado ha registrado un elevado volumen de entradas que ha hinchado significativamente los precios”. La principal apuesta española en la cartera es Repsol.

El Franklin Mutual European es un fondo con cuatro estrellas Morningstar, cuyo volumen de activos bajo gestión roza los 3.300 millones de euros. La estrategia experimentó un fuerte incremento patrimonial entre septiembre de 2013 y mayo de 2014, cuando las entradas netas alcanzaron los 1.000 millones de euros, dinero procedente de inversores tanto de Europa, Asia como América Latina. Según datos de Morningstar, en los últimos cinco años la rentabilidad anualizada del fondo ha sido del 9,08%, 1,6 puntos por encima de la media de su categoría y 1,4 puntos superior a la registrada por el MSCI Europe Value, índice de referencia frente al que se compara.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído