Update del Carmignac Patrimoine en su 25º Aniversario: revisión, estrategia y posicionamiento actual


Se cumplen 25 años del lanzamiento del Carmignac Patrimoine, fondo mixto global con cuatro estrellas Morningstar con un patrimonio de 25.600 millones de euros, de los que 912 millones están en España, lo que le convierte en el segundo fondo multiactivo con mayor patrimonio en el país. Desde su creación en noviembre de 1989, apenas un año antes de que estallase la II Guerra del Golfo, el Carmignac Patrimoine ha registrado una rentabilidad anualizada del 8,55%, habiendo atravesado ocho crisis financieras internacionales. El fondo vivió una época gloriosa en plena crisis. En 2007 cosechó una rentabilidad del 9,1%, lo que le permitió superar en ocho puntos al índice de referencia y situarse como el segundo mejor fondo de su categoría. El 2008 fue incluso mejor ya que, en plena catarsis del mercado, logró preservar el capital, sacándole 18 puntos al selectivo y situándose como el tercer mejor producto en términos de rentabilidad dentro de sus comparables.

Los años siguientes, y siempre tomando como referencia los datos de Morningstar, fueron más complicados para este fondo de Carmignac. En términos relativos, 2012 y 2013 fueron los periodos en los que el comportamiento frente al índice se quedó más a la zaga del índice. En 2012 la rentabilidad del producto fue del 5,4%, 7,8 puntos menos que su indicador; en 2013 la subida fue del 3,5%, quedándose a 6,9 puntos del índice. A pesar del terreno perdido durante los últimos años, en la última década el fondo ha ofrecido una rentabilidad anualizada del 6,4%, tres puntos más que su categoría y 0,7 puntos más que el índice de referencia. ¿Cuál es la estrategia actual que siguen Edouard Carmignac y Rose Ouahba en el fondo?

La estrategia en renta variable: Estados Unidos, la gran apuesta

Según explica Sandra Crowl, miembro del comité de inversiones en la gestora francesa, actualmente la asignación de activos de Carmignac Patrimoine está posicionada hacia una recuperación continuada en el crecimiento internacional, liderado por Estados Unidos (con un peso del 39% en la cartera en la pata de renta variable) y, en menor medida, por Europa (16% en la eurozona y 11% en países de fuera del euro) y Japón (10%).

“Las posiciones de renta variable están cercanas al máximo del 50%. La cartera de acciones está equilibrada entre los líderes internacionales, que ofrecen un crecimiento de retornos patente, y las empresas que registran recuperaciones más procíclicas, como los sectores financiero, tecnología de la información y algunos segmentos muy específicos de la ingeniería industrial. Durante el periodo de volatilidad registrado en la última mitad del año pasado, aprovechamos la oportunidad para reforzar nuestras temáticas sobre el crecimiento estadounidense a través de valores como Comcast y Google. Pudimos utilizar cobertura sobre índices de renta variable alguna vez durante el pasado verano y, a principios de este año, reducir parte de la volatilidad creada por los inversores a corto plazo, preocupados por los datos estadounidenses, más débiles de lo esperado debido a las condiciones meteorológicas, y por la ralentización de la actividad manufacturera en China”.

Durante el año pasado, han reducido su cartera de renta variable emergente para reflejar sus preocupaciones sobre los problemas que algunos países tendrán para financiarse en un contexto de menor liquidez en dólares estadounidenses y de débil crecimiento debido a la contracción del crédito. “Dicho esto, hemos centrado nuestra cartera en temáticas de crecimiento sólido, como infraestructuras, Internet, consumo discrecional y valores de ocio en países como la India, México y China”, explica la experta. Después de un periodo de sólida liquidez y de intervencionismo por parte de los bancos centrales de todo el mundo, Crowl considera que mientras nos movemos de los riesgos sistémicos a los riegos específicos, podrían presentarse oportunidades selectivas en varias clases de activos.

La estrategia en renta fija: mejor Europa que Estados Unidos

Una en la que están encontrando oportunidades es en el mercado de bonos. “Las oportunidades en la deuda corporativa de los países desarrollados abundan. Preferimos centrarnos en la rentabilidad que se puede obtener de los activos de deuda corporativa, especialmente aquellos con calificación BBB de los sectores generales en Europa, y más específicamente en la deuda emitida por entidades financieras de primer nivel de la periferia europea y de las entidades de segundo nivel de los países del núcleo europeo”. En la partida de bonos, Crowl defiende que la capacidad del Carmignac Patrimoine para proteger esta partida de la cartera a través de la venta de futuros de renta fija, por si se diera un periodo bajista en el mercado de bonos, debería ser una opción atractiva para los inversores. “Hemos optado por continuar evitando la deuda emergente en el fondo”.

Existe, por parte del equipo, una clara preferencia por la deuda europea. “El mercado estadounidense de bonos corporativos con grado de inversión parece estar bastante cargado de rentabilidades en niveles ya de por sí bajos y, por lo tanto, sólo contamos con una pequeña posición en bonos emitidos de entidades financieras estadounidenses con calificación A. En cambio, preferimos el mercado europeo de bonos corporativos con grado de inversión, donde aplicamos una estrategia más amplia: desde los bonos de entidades financieras de los países del núcleo europeo con una elevada calificación, hasta los bonos ‘investment grade’ de menor calidad con calificación BBB en diversos sectores, incluyendo los países periféricos”, especifica Crowl.

La duración de la parte de la cartera invertida en renta fija –que centra en estos momentos el 45,2% de la cartera- es actualmente de 1,5 años. “No tenemos previsto cambiarla”.

¿Exposición a materias primas?

Respecto a la exposición indirecta a materias primas a través de compañías vinculadas a las ‘commodities’, Crowl revela que, en un momento en el que la economía china se está ralentizando y la demanda de materias primas haciendo lo propio, han optado desde principios de 2011 por mantener un asignación reducida a las empresas de metales industriales. “Nuestra cartera energética se ha beneficiado substancialmente de los nuevos yacimientos de productores de crudo de categoría media, de las empresas de especializadas en servicios petroleros que cuentan con nuevas técnicas de perforación y análisis en materia de recuperación de gas y petróleo de esquisto y, por último, de los sectores relacionados. como es el caso de las industrias petroquímicas, que se benefician de los bajos precios del gas para su producción de compuestos como plásticos, etileno o reactivos químicos”, señala.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas