Update del MFS Prudent Capital: mantiene su carácter defensivo ante la ausencia de valoraciones atractivas


Cuando se ve el gráfico de la evolución que ha tenido MFS Meridian Prudent Capital en lo que va de año se ve nota perfectamente cómo el carácter defensivo del que presume este producto que cuenta con el Sello FundsPeople 2020 por su calificación de Blockbuster y está gestionado por Edward Dearing y Barnaby Wiener ha sido clave para conseguir reducir al máximo las pérdidas vistas en los peores momentos de mercado de la crisis ocasionada por el coronavirus. De hecho, ese buen comportamiento que desempeñó en el primer trimestre del año es en gran parte lo que le permite acumular rentabilidades positivas en el año que superan el 3% según los datos de Morningstar. Y eso a pesar de que los gestores reconocen que se han quedado detrás del mercado en el segundo trimestre del año precisamente por ese carácter defensivo del que presume el fondo. “En el primer trimestre lo hicimos mejor que el mercado, en el segundo peor pero hay que dar más importancia a la estrategia de manera general”, afirma Dearing.

Esa estrategia de la que habla Dearing se basa en ser muy selectivos con las compañías que incluyen en cartera y controlar el riesgo no solo a través de activos que descorrelacionen su exposición a renta variable sino también, cuando consideran necesario, a través de derivados. “El principal objetivo de la estrategia es reducir la exposición mercado si no vemos oportunidades y tenemos la libertad de construir la cartera con las compañías que queremos pero sin tener en cuenta su mercado o sin índice de referencia”, afirma Barnaby Wiener, cogestor del fondo.

A esos derivados recurrieron en marzo precisamente ya que vieron que había mucho apalancamiento  en el sistema. “ Lo que hicimos fue cubrir la cartera con opciones porque había mucha correlación entre todos los activos”, apunta Dearing. Y aún hoy en día, con los mercados firmando uno de los mayores rallies de su historia reciente, siguen recurriendo a esas opciones aunque en menos porcentaje sobre la cartera que en el pasado. De hecho, aunque sigan optando por una posición prudente de cara a lo que resta de año, eso no implica que no hayan sacado partido de las rebajas que dejó el mercado a principios del segundo trimestre para sumar algunas compañías a la cartera como Nintendo o algunos valores más cíclicos dentro de área de viajes.

Eso sí, viendo lo que ha corrido el mercado y teniendo en cuenta que la selección de compañías donde invierten en muy selectiva, creen que ahora no es momento de ponerse a correr detrás del mercado. “La selección de valores es lo que más miramos a la hora de reducir también el riesgo de la cartera. Si la cartera se ha recuperado tan pronto es porque han tenido menos impacto en sus ingresos que el resto del mercado y porque contaban con un amplio volumen de caja y eso ha sido lo que ha premiado el inversor”, afirma Dearing.

Tampoco creen que sea el momento de correr detrás del mercado de crédito ya que, según explica Wiener “la situación es similar a la que vimos con la renta variable. Vimos una ventana a finales del primer trimestre pero es un mercado menos líquido que el de la bolsa. La exposición sigue en el 10% porque aún no hemos visto oportunidades para añadir más crédito a la cartera”. De hecho, consideran que mientras que en marzo sí tenían una extensa lista de oportunidades de compra, ahora les cuesta ver valoraciones atractivas ajustadas a las expectativas que manejan las compañías a largo plazo, aunque avisan: “Dejaremos de ser defensivos si vemos oportunidades pero hay muchas retos y las valoraciones de las compañías que nos interesan no están siendo muy atractivas ahora”, apunta Wiener.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Louis d'Arvieu (Amiral): “La inversión value y la tecnología no son solo compatibles sino que son un prerrequisito a tener en cuenta por el inversor inteligente del siglo XXI”

“Siempre hemos invertido en acciones de empresas tecnológicas, lo que sucede es que nos gusta comprarlas a una valoración razonable. Lo que sí es cierto es que tenemos muchas menos acciones en tecnología de las que solíamos tener”, reconoce el gestor del Sextant Grand Large.