‘Update’ de cómo han movido la cartera los fondos de renta variable europea con mayor patrimonio en España


La bolsa europea ha logrado posicionarse como la clase de activo que más interés está despertando entre los inversores. Lo evidencia el fuerte crecimiento patrimonial que han experimentado los fondos de renta variable europea de las grandes gestoras internacionales este año, hecho que pone de manifiesto la cada vez mayor tolerancia del inversor al riesgo. No hay que olvidar que, en términos generales, 2013 está siendo un año atípico, en el que los inversores que apostaban por carteras más conservadoras (renta fija) están sufriendo más que aquellos que decidieron desde un principio darle un mayor peso en sus carteras a activos de mayor riesgo.

Las atractivas valoraciones –sobre todo si se comparan con Estados Unidos-, la mejora de los datos macroeconómicos, la posible implantación de medidas orientadas a favorecer el crecimiento (entre las que se incluye una política monetaria más laxa por parte del BCE) y la reducción de la incertidumbre política son factores que han contribuido a suscitar ese mayor interés por la bolsa europea. A su vez, esta mejora de la percepción ha obligado a los gestores a rediseñar sus estrategias para capturar esa nueva realidad europea. Funds People ha preguntado a los gestores de los seis fondos de renta variable europea con mayor patrimonio en España (según el barómetro publicado en la revista) cómo han movido sus carteras a lo largo de los últimos meses.

John Surplice y Martin Walker, gestores del Invesco Pan European Equity

El fondo de renta variable europeo con mayor patrimonio en España (500 millones de euros) y que más ha crecido en términos de volumen a lo largo del año es el Invesco Pan European Equity, que gestionan John Surplice y Martin Walker. En términos generales, la cartera no ha variado significativamente en los últimos meses. “Nuestra filosofía de inversión se basa en un profundo análisis fundamental. Ello nos permite identificar las oportunidades, anticipándonos y posicionándonos en aquellos valores en los que vemos un mayor y más sostenible potencial de revalorización. El tiempo nos ha dado la razón y, por ello, en los últimos meses solo hemos realizado algunos pequeños ajustes en la composición de la cartera”, explica Surplice.

Tampoco se han producido cambios significativos en el equilibrio entre cíclicos y defensivos, ya que el gestor entiende que la composición de la cartera se ha demostrado muy consistente en los distintos escenarios de mercado que se han producido. “A nivel sectorial, encontramos que el binomio riesgo‐recompensa de las empresas financieras, industriales y consumo discrecional es mucho más competitivo que el de otras industrias como consumo básico y bienes de lujo. Por ello, en los últimos meses se ha elevado ligeramente el peso de financieras y consumo discrecional y hemos reducido presencia también levemente en compañías de primera necesidad y salud”.

Los gestores no han aumentado la exposición a ningún mercado en particular en los últimos meses. “A nivel país, encontramos valoraciones mucho más atractivas en los mercados periféricos. En países como España, los niveles de PER ajustado cíclicamente están muy por debajo de sus niveles máximos, con una creciente evidencia de que la economía ha tocado fondo. Por ello, y con respecto al índice de referencia, la cartera sobrepondera España e infrapondera Alemania, debido a que sus compañías actuaron como refugio durante la crisis y sus múltiplos actuales son menos atractivos que los de los países periféricos”, señala el gestor.

Alice Gaskell y Andreas Zoellinger, gestores del BGF Euro-Markets Fund

La estrategia que siguen Alice Gaskell y Andreas Zoellinger en el fondo de renta variable europea de más éxito de BlackRock en España es el de apostar por un producto muy concentrado, con un mínimo de 30 y un máximo de 50 valores, en el que al menos el 70% esté invertido en compañías de la eurozona. Aunque la beta de la cartera no ha variado a lo largo en el año (sigue siendo del 1,04), comparando las fichas de cierre de 2013 y la última más reciente se puede observar que el equipo ha introducido cambios significativos en la cartera, por ejemplo elevando significativamente el peso del de los valores industriales (que ahora ocupan el 31,8% de la cartera) y se posicionan como el sector que más sobreponderan (18 puntos por encima del índice).

Los gestores del BGF Euro-Markets Fund también sobreponderan las empresas de consumo cíclico (que actualmente ocupan un 19,9% de la cartera) y compañías sanitarias (que ocupaban el 10,6%). La sobreponderación de estos sectores se ha hecho a costa de reducir el peso del sector financiero (cuya ponderación es del 16,7% y sigue estando por debajo del índice de referencia a pesar de que a lo largo del año su peso se ha elevado en cuatro puntos) y de reducir el sector de materiales, que pasa del 10,5% de principios de año al 2,4% actual). Por países, destaca el mayor peso del mercado francés, que en el año se ha incrementado en casi nueve puntos, al pasar del 33,9% al 42,7%, y la reducción del peso en Alemania, que se reduce del 28,8% al 22,5%.

En el caso de los periféricos, en términos generales los gestores han ido rebajando el peso de estos mercados en la cartera. A principios de año, la ponderación conjunta de Italia, España e Irlanda alcanzaba el 22%. En la última ficha disponible, ésta era del 17%. Con respecto al índice de referencia, Gaskell y Zoellinger siguen sobreponderando claramente Italia (destaca el mayor peso que ha ido ganando Eni que ha pasado a convertirse en la primera posición del fondo con el 4,8%) a la vez que infraponderan España, mercado que ocupa el 5,5% de la cartera cuando el peso en el índice de referencia es del 10,4%.

Thorsten Winkelmann, gestor del Allianz Europe Equity Growth

Thorsten Winkelmann reconoce haberle dado a la cartera del Allianz Europe Equity Growth un sesgo ligeramente más cíclico durante los últimos trimestres. “Es importante señalar, sin embargo, que cada una de las posiciones que se construyen en la cartera se hace siguiendo un análisis de los fundamentales, no por la visión que exista sobre un determinado mercado. No nos preocupa en exceso del sentimiento del mercado a corto plazo, ya que seleccionamos aquellas acciones que consideremos ofrecen una mejor rentabilidad a largo”, afirma. Así pues, las ideas se generan desde un análisis ‘bottom up’ sin que exista una decisión deliberada de apostar por un sector o país concreto en un momento dado.

De hecho, Winkelmann cree que analizar el mercado en el que cotiza el valor es una distracción. “Por ejemplo, LVMH cotiza en el mercado galo y, sin embargo, solo el 11% de sus ingresos proceden de Francia”. Dicho esto, el fondo está equilibrado entre lo que se pueden denominar empresas defensivas y cíclicas. “Tenemos una fuerte ponderación de compañías de bienes de consumo básico en el extremo más defensivo, en donde encontramos muchas marcas sólidas, bien posicionadas en el mercado y con claras barreras de entrada que encajan con lo que buscamos. Sin embargo, en el otro extremo también le damos un elevado peso al sector industrial, sobre todo en empresas químicas”, explica.

En términos generales, la mayoría de las ideas que ha encontrado últimamente en el mercado han venido del sector industrial y materiales. Infineon, Swedish Match, Spectris, BIC y la española Amadeus han sido las últimas compras realizadas. G4S, Technip, Sandvik e Imperial Tobacco, las que vendieron. El gestor cree que la calidad de las compañías que tiene en cartera las sitúa en una buena posición para comportarse mejor que el mercado a largo plazo. “El perfil y la calidad de la compañía es más importante que la forma en la que las acciones se clasifican en el mercado. Esta mezcla entre unas y otras explica que el fondo se haya comportado bien en diferentes momentos del mercado”.

Fabio Giasante, gestor del Pioneer Funds-Euroland Equity

Una exposición más cíclica es la que tiene Fabio Giasante en el que hoy es otro de los fondos de renta variable con mayor patrimonio en España: el Pioneer Funds-Euroland Equity. A nivel sectorial, el fondo tiene más peso que su índice en los sectores de energía, industrial, materiales y consumo cíclico, si bien en términos absolutos es el financiero el que, aún a pesar de estar infraponderado ligeramente con respecto al benchmark, ocupa la primera posición (21,4% del total), seguido del industrial, al que sobrepondera en casi puntos (18,9% del total de la cartera) y cíclico, cuyo peso está en línea con el índice (12,8%). Por países, Giasante sobrepondera Francia (36,1% del fondo frente al 31,6% del benchmark), España (12,8% frente a 10,7%) e Irlanda (5,2% frente a 1,1%)

Se trata de un fondo muy concentrado, en el que normalmente hay entre 35 y 45 valores. Total (5,4%), Bayer (5%) y BBVA (4,4%) son, actualmente, las tres primeras posiciones de la cartera. Osram Licht, Volkswagen y Lafarge, tres de los valores que el gestor ha incluido en la cartera a lo largo del último trimestre. Además de la entidad que preside Francisco González, entre las diez primeras posiciones hay otro nombre español, Repsol, con un peso del 3%. En su opinión, el entorno actual es muy propicio para las estrategias que siguen un proceso de inversión ‘bottom up’. Por tamaño, el 84% del fondo está invertido en empresas de gran capitalización, mientras que el resto lo reserva para compañías de medio (14%) y pequeño tamaño (2%).

En términos generales, la cartera está formada por dos pilares: el primero es el componente ‘core’, con un peso aproximado del 75%, constituido por empresas con un horizonte de inversión de medio-largo plazo e identificadas como compañías de alta calidad, de valoraciones atractivas y alto potencial de crecimiento. El resto se asigna a lo que considera el elemento de “oportunidad”, que permite al gestor tomar ventajas tácticas en las tendencias del mercado con un horizonte de inversión de corto plazo. Un ejemplo sería la apuesta por empresas cuyas valoraciones se depreciaron por debajo de su valor intrínseco debido a su exposición a países periféricos.

Philippe Brugere-Trelat y Katrina Dudley, gestores del Franklin Mutual European

A cierre de 2012 el fondo tenía beta uno a un año, cuando a cierre de septiembre ésta era de 0,88. Aunque el peso sectorial no ha variado significativamente, los gestores aseguran que “las fuertes subidas de los valores considerados defensivos entre finales del 2012 y comienzos de 2013 nos llevó a vender posiciones en valores considerados defensivos y ‘value’ tales como Nestlé, compañía que por su solidez, estabilidad y por su capacidad de fijar precios siempre ha estado en la mayoría de las carteras ‘value’. Para nosotros a los múltiples que llegó a cotizar a principios de año dejó de serlo”, explican los gestores de este fondo de Franklin Templeton Investments.

Tal y como aseguran los propios gestores, “normalmente, no participamos del momentum de mercado”. Prefieren, en su lugar, centrarse en los fundamentales. En este sentido, en el equipo aseguran ser muy estrictos en las valoraciones de compra y venta. “Es importante destacar que durante 2013 hemos ido identificando compañías europeas que generen la mayoría de su negocio en Europa. Uno de los motores del rally que hemos visto en las últimas semanas/meses se debe a lo atractivas en términos de valoraciones que estaban muchas empresas debido a la negativa perspectiva económica general”, señalan. Destaca el aumento en 4,2 puntos de las posiciones en liquidez, que alcanza el 12,2%. “Se trata de un incremento temporal debido a la velocidad de entrada de dinero durante 2012", explican.

Durante 2013 los gestores han incrementado un 3% el peso de las compañías de consumo cíclico, un 1% el peso del financiero, ha reducido un 3% la ponderación de las empresas del consumo básico, recortado un 2,3% el de los materiales y un 1,7% el de la tecnología. “Por el carácter puro de selectores de compañías, los cambios en sectores no son consecuencia de una estrategia sectorial definida sino el resultado de las compañías que se han comprado o vendido”, afirman. Lo mismo ocurre a nivel país, donde en términos generales Brugere-Trelat y Dudley han incrementado en Reino Unido hasta el 31% (frente al 33% del benchmark) y reducido un 3,5% en Francia, hasta el 17%, aunque siguen por encima del índice (14%).

Alexandra Hartmann, gestora del Fidelity Euro Blue Chip

Hartmann asegura haber incrementado la exposición a industriales a la vez que reducía su sobreponderación en compañías de salud con el objetivo de aprovechar las atractivas valoraciones que ofrecen otros sectores. La gestora de Fidelity Worldwide Investment sigue infraponderando utilities, energéticas y, ahora, materiales, que pasa de sobreponderar a infraponderar. Por países, en términos absolutos Alemania es la que tiene mayor ponderación dentro del fondo (aunque su peso en comparación con el índice es menor), mientras que la exposición relativa es mayor a Reino Unido, mercado al que sobrepondera en un 6%. El fondo infrapondera España y no mantiene posiciones en Portugal.

Por ese motivo, la asignación geográfica es –tal y como revela la gestora- la función que le está permitiendo encontrar las oportunidades más atractivas. En términos generales, la gestora sigue centrándose en empresas que pueden crecer y expandirse independientemente del entorno macroeconómico. Son compañías que, por lo general, se benefician del crecimiento orgánico que pueden crecer por encima de las expectativas del mercado, con potencial además para seguir haciéndolo a largo plazo. A nivel sectorial, sobrepondera compañías industriales como empresas de equipos eléctricos, aerolíneas y compañías aeroespaciales y de defensa.

El fondo también mantiene un sesgo hacia el sector del consumo discrecional, donde apuesta por compañías con fuerte poder de fijación de precios y con potencial de crecimiento de los flujos de caja, como Volkswagen o Daimler, ha aumentado su exposición a compañías de seguros y entidades financieras (con la construcción de una posición en UBS) y, dentro del sector de las telecomunicaciones, tiene una posición en Telefónica al considerar que el plan de reestructuración iniciado por la compañía ha empezado a dar sus frutos como evidencia la significativa reducción de su deuda neta. La beta de la cartera se ha mantenido estable en torno a 0,95.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído