Uno de cada tres gestores espera una recesión global en los próximos 12 meses


La combinación de unos datos macroeconómicos en declive y una nueva vuelta de tuerca en la guerra comercial vuelve a hundir la confianza de los gestores de fondos. Según la última encuesta de Bank of America Merril Lynch, uno de cada tres gestores prevé una recesión global en los próximos 12 meses. La otra cara de la moneda es que un 64% de los gestores lo ve improbable, pero no deja de ser un pico de desconfianza que no se veía desde 2011.

Y sus carteras se están posicionando para reflejar esa mayor cautela. A grandes rasgos, están deshaciendo posiciones en activos cíclicos a favor de bonos y bolsa americana. Es un cambio brusco del termómetro de la confianza ya que tan solo el mes pasado comenzaron a usar su liquidez para comprar activos de riesgo.

Captura_de_pantalla_2019-08-13_a_las_12

El gráfico anterior muestra como en el mes han deshecho posiciones en activos cíclicos value. Según BofAML, la exposición a Japón está en mínimos de 7 años y los industriales han sufrido su segunda mayor caída mensual histórica. En cambio, han comprado activos defensivos a growth, como valores de consumo básico o tecnología, y bonos. Así, estar largos de Tesoro americano es la apuesta más abarrotada y popular del mes.

Pese a estar en el epicentro del duelo comercial, los gestores optan por mirar hacia Estados Unidos. La bolsa americana es la región preferida para los próximos 12 meses. Y eso que el 78% de los encuestados afirma que es un mercado sobrevalorado.

Captura_de_pantalla_2019-08-13_a_las_12

Es decir, que las carteras están preparadas para un mundo de bajo crecimiento y tipos en mínimos. Sobreponderan activos que lo hacen bien cuando los tipos y los beneficios empresariales caen e infraponderan los que están correlacionados con el crecimiento y la inflación, como se muestra en el gráfico anterior.

Estos cambios son un reflejo directo de sus previsiones para los movimientos de los bancos centrales. Cuando hace tan solo 12 meses el 90% esperaba que los tipos a corto plazo subiesen, ahora el 43% prevé que bajarán. Los gestores no habían estado tan alcistas con los bonos desde noviembre de 2008.

Noticias relacionadas