Universo de renta fija: regresa el apetito por los préstamos bancarios


¿Sigue habiendo oportunidades dentro del universo de renta fija? La búsqueda de rentabilidades ha llevado a los expertos a acercarse a áreas inexploradas o menos conocidas del mercado en búsqueda de nuevas oportunidades. Paul Hatfield, director de inversiones de Alcentra –filial de BNY Mellon IM- mantiene una visión muy positiva sobre algunos de estos activos, particularmente los préstamos bancarios, tanto en Europa como en EE.UU.

Hatfield prevé que crezca la oferta de esta clase de activos, particularmente en Europa: “Creo que la cantidad de efectivo que tienen las firmas de private equity a su nombre, junto con el reciente repunte de la actividad de M&A, significa que 2014 será un año mejor para las nuevas emisiones”. Otro elemento que incorpora a su razonamiento tiene que ver con la recuperación económica. En este contexto, el experto estima que no parece que la inflación esté disparándose. Combinado con las últimas noticias de la Reserva Federal, sugiriendo que la política de tipos bajos se mantendrá todavía durante un largo periodo de tiempo, el entorno sigue siendo favorable para los bonistas. También en Europa, donde cree que los tipos se mantendrán bajos durante mucho tiempo.

Sed de préstamos

Hatfield aporta algunos datos sobre la evolución de la concesión de préstamos en los mercados estadounidense y europeo. A lo largo de 2013 las emisiones en EE.UU. alcanzaron los 620.600 millones de dólares, frente a los 75.800 millones de euros registrados en Europa. “Esta disparidad está reflejada en el número de emisiones en cada mercado: 1.478 en EE.UU frente a 508 en Europa. Es necesario tener en cuenta que el mercado crediticio en EE.UU. es mucho más grande que su homólogo europeo, con un valor total de 751.000 millones de dólares, frente a los 144.000 millones de euros en Europa”, señala el experto.

También es indudablemente más líquido que el europeo: en EE.UU., se ha comerciado de media con más de 400.000 millones de dólares del principal en créditos al año desde 2007. En cambio, la naturaleza privada de muchas financiaciones ha contribuido a limitar los volúmenes. Sin embargo, Hatfield ve esta característica como una oportunidad: “Aunque la liquidez es más baja en Europa, para los inversores institucionales puede ser vista como que presenta menos presión sobre los precios (tanto al alza como a la baja), lo que significa potencialmente que se puede mantener mayor disciplina de precios y se puede minimizar la volatilidad”.

La previsión de Alcentra es que continúe la demanda por esta clase de activos en Europa. Sin embargo, son conscientes de que será difícil que el mercado europeo alcance la paridad con el estadounidense en términos de tamaño, debido a una serie de limitaciones: el alcance limitado de los inversores minoristas, el incipiente regreso del mercado de obligaciones de préstamos colateralizados (CLO) o el pequeño tamaño del mercado de titulizaciones (LBO).

También tienen en cuenta el mercado de compromisos de deuda (covenants). El experto recuerda que esta clase de activo es común en Europa, pero “cada vez más rara en EE.UU.”. Su visión es que este activo “seguirá siendo una parte importante del mercado europeo este año: vemos evidencia de mayor disciplina por parte de los principales inversores institucionales, basada en mantener términos de préstamos entre socios y acuerdos de pago estructurados”.

Además de la mejora de las condiciones de emisión y de la profundidad de sendos mercados, Hatfield también considera atractivos los rendimientos generados por los préstamos bancarios: la rentabilidad media en EE.UU. ha sido del 5,6% entre 2003 y 2013, año en el que escaló hasta el 6,15%. En Europa, esta clase de activos rindió un 8,7% de media el año pasado. La expectativa del experto de Alcentra es que los préstamos generen un rendimiento de entre el 5% y el 6% en EE.UU. y de entre el 6,5% y el 7,5% en Europa este año.

Examinando la tasa de impago

Hatfield incluye en su análisis una referencia a la evolución de las tasas de impago (default) dentro de esta clase de activo a uno y otro lado del Atlántico. El director de inversiones de Alcentra observa que las tasas de ambos mercados “han empezado a converger, después de un largo periodo de números europeos más elevados, inflados por los directorios de empresas y los emisores españoles”. De esta forma, la tasa de impago a doce meses se redujo hasta el 2,11% a finales de 2013 desde el 2,41% de finales de septiembre de 2013, mientras que en Europa la tasa ha caído del 3,14% al 2,88% en el mismo periodo, después de haber empezado 2013 por encima del 6%.

“Creemos que las ratios de impago europea serán benignas a lo largo de 2014, con las tasas cayendo más desde sus niveles actuales. No obstantes, esperamos que para finales de 2014 se hayan normalizado por debajo del rango 2,5%-3%. Como una clase de préstamo garantizado sénior, continuamos creyendo que las altas tasas de recuperación y por tanto bajas tasas de default continuarán a lo largo de este año tanto en EE.UU. como en Europa”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído