Unas ventas que han ido demasiado lejos


  • La venta indiscriminada que está en marcha en los mercados globales de renta variable y la huida hacia activos seguros están descontando más malas noticias económicas y políticas de las que podemos ver.

 

  • La desaceleración en Estados Unidos y en las economías europeas occidentales es más seria que lo anticipado, pero es poco probable que degenere en una recesión completa. 

 

  • Las economías emergentes están creciendo a un ritmo fuerte y la amenaza de la inflación está alejándose.

 

  • La rebaja de la calificación de la deuda pública estadounidense llevada a cabo por S&P, aunque ha abierto un nuevo capítulo en la historia de la deuda soberana, no añade nada que no se supiera. Es improbable que mueva los bonos estadounidenses y debe tener un impacto limitado sobre otros mercados en Estados Unidos.

 

  • La compra del Banco Central Europeo de bonos italianos y españoles es consecuente con el acuerdo del 21 de julio y constituye un nuevo paso en una solución más razonable para la crisis del euro. Desde AXA IM pensamos que el BCE podría comprar hasta 150.000 millones de euros en deuda soberana sin comprometer la estabilidad de los precios a largo plazo.  

 

  • Una solución a largo plazo de los problemas de la zona euro incluirá la emisión de eurobonos. Hay, sin embargo, importantes riesgos políticos y técnicos en el camino. Los diferenciales de la deuda soberana seguirán bastante volátiles hasta que los políticos de la Eurozona se muevan de manera más decidida. 

 

  • Por encima de todo, desde AXA IM creen que las ventas en los mercados de renta variable han ido demasiado lejos. Las valoraciones no parecen excesivas. La renta fija privada ha evidenciado su resistencia y sigue siendo su tipo de activo preferido. Por otro lado, los bonos que se benefician de un estatus de “refugio seguro” parecen demasiado caros.

Lo más leído