Una vuelta a los peligrosos años setenta


El final del mercado alcista que marcó los ochenta y los noventa puede dar paso a un estilo que recuerde las bolsas de los setenta, sin falta de tendencia y más volatilidad. Esto es, al menos, lo que piensan los analistas de Invesco en su último informe Risk Reward. Aunque existen diferencias entre la actual economía tecnológica y la era industrial de los setenta, hay otros puntos que el inversor debe considerar, especialmente en el tema de la valoración de las acciones. En opinión de estos expertos, los gestores activos tendrán las mayores oportunidades que han visto en décadas.Entre 1966 y 1982 la bolsa estadounidense vivió un continuo periodo de vaivenes que terminó con los índices en el mismo lugar que comenzaron. Frente a este mercado, entre inicios de los ochenta y 2005 las bolsas ofrecieron a los inversores ganancias del 20% anual gracias, según los expertos de Invesco, a un periodo de caída de tipos, inflación estable, fuerte crecimiento del PIB y moderados impuestos. En su opinión, algunos de estos motores dejarán de tirar, lo que puede provocar la vuelta a alguno de los estilos de inversión que se vieron en la década de los setenta.Ciertamente, los actuales niveles de desempleo y las previsiones de PIB pueden causar preocupación. Pero, los expertos de Invesco son optimistas desde el punto de vista inversor. En su opinión, a diferencia de los mercados alcistas de los ochenta y noventa, una bolsa sin tendencia diferenciará entre los gestores de calidad de aquellos que sólo se habían subido al carro de las ganancias. “Este ambiente tendrá importantes implicaciones sobre como construirán los inversores sus carteras. Creemos que los gestores activos con experiencia tendrán la oportunidad de añadir valor a sus clientes”, explican.