“Una subida de los tipos en EE.UU. podría resultar positiva para la deuda high yield”


Deuda high yield, ¿sí o no? Esta es la pregunta que les ronda por la cabeza a muchos inversores, preocupados por el impacto sobre los activos de renta fija de las previsibles subidas de tipos por parte de los bancos centrales. “Es cierto que los rendimientos de la deuda de alto rendimiento, o high yield, son inferiores a los registrados en años anteriores”, admite David Daigle, especialista en high yield del equipo gestor del fondo Global High Income Opps (GHIO) de Capital Group, “pero espero que este mercado siga ofreciendo atractivo, puesto que se prevé que otras clases de activos continúen arrojando unos rendimientos más bajos”.

Con respecto a las subidas de los tipos de referencia, Daigle cree que se mantendrán bajos a corto plazo: “La mayoría de los bancos centrales de los países desarrollados han indicado su intención de mantener los tipos de interés cerca del 0% hasta que la inflación o el crecimiento económico, y en especial del empleo, tiendan al alza”. Teniendo en cuenta la actual situación de elevado desempleo, exceso de capacidad y débil demanda de crédito, así como el proceso de desapalancamiento llevado a cabo por familias, empresas y gobiernos, el gestor anticipa que “la retirada de las medidas de expansión cuantitativa será un proceso gradual que se alargará varios años”.

Sin embargo, “una subida de los tipos de interés de los bonos del Tesoro estadounidense podría resultar positiva para la deuda high yield, siempre y cuando responda a una reactivación económica”, explica Daigle, “ya que la rentabilidad del segmento high yield suele presentar una correlación negativa con las emisiones del Tesoro estadounidense y positiva con la rentabilidad de la renta variable”.

De hecho, Daigle opina que un aumento de los tipos de interés de los treasuries resultaría más perjudicial para la deuda de mercados emergentes que para la deuda high yield. “En el conjunto de la cartera del GHIO, una subida de 100 puntos básicos se traduciría en una pérdida de principal de cinco puntos en un periodo de un año, ceteris paribus. Sin embargo, esa pérdida de principal se vería más que contrarrestada por los ingresos generados por la cartera, ya que la subida de los tipos añadiría un 1% al rendimiento actual del GHIO, por lo que cabría esperar unos resultados superiores”.

Préstamos apalancados

Pese a que los préstamos apalancados (leveraged loans) han vuelto a ganar popularidad entre los inversores últimamente, Daigle no se muestra muy optimista con respecto a la clase de activo, por cuatro motivos. “En primer lugar, la composición del mercado de préstamos apalancados ha cambiado con el tiempo: el nivel medio de apalancamiento de los emisores ha aumentado y, al mismo tiempo, la calidad de las condiciones y las garantías de los préstamos se ha deteriorado”.

“En segundo lugar, -continúa el experto- la rentabilidad obtenida en años anteriores, cuando la clase de activos de los préstamos apalancados era de mayor calidad estructural, puede no ser indicativa de la oportunidad actual”. Daigle argumenta además que “los diferenciales se han estrechado tras las fuertes entradas de capitales, por lo que la compensación se ha reducido al tiempo que ha aumentado el riesgo estructural”. Por último, advierte, “la mayor parte de los préstamos emitidos últimamente incorporan cláusulas ‘suelo’ que limitan la posibilidad de que los inversores puedan beneficiarse de las subidas de tipos”.

Perspectivas para el fondo

El Global High Income Opps es un fondo de rentabilidad total a largo plazo que combina deuda corporativa high yield y bonos de gobiernos de mercados emergentes, dos clases de activos con perfiles similares de rentabilidad-riesgo pero que registran comportamientos diferentes a lo largo del ciclo. Se trata de un fondo de gestión activa que apuesta por las convicciones de los tres gestores –Laurentius Harrer, Robert H. Neithart y David Daigle– que gestionan su tercio del fondo de forma independiente pero coordinada, lo que proporciona una diversificación natural de la cartera y ha contribuido al éxito del GHIO, uno de los fondos más vendidos por Capital Group en España este año.

“Ahora mismo, la cartera del GHIO registra un rendimiento del 6,6% aproximadamente, con una duración de unos cinco años”, apunta Daigle. “El componente de high yield ofrece actualmente un rendimiento del 5,6% con una duración de 4,2 años, y preveo que esta clase de activo generará una rentabilidad de alrededor del 5% a corto y medio plazo, asumiendo una subida gradual del bono estadounidense a 10 años”. Aunque esta previsión de rentabilidad puede parecer baja en comparación con los resultados actuales del fondo, “si se comparan con el segmento de renta fija con grado de inversión, cuyos rendimientos siguen siendo bajos y que podría verse perjudicado en caso de alza de los tipos, el nivel de rentabilidad del GHIO resulta bastante atractivo”, concluye el gestor.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído