Una semana acompañando en su viaje a un gestor que busca oportunidades en África


Malek Bou-Diab, gestor del Bellevue AM, ha viajado durante una semana por el este de África. Su objetivo: encontrar oportunidades de inversión para su fondo BB African Opportunities. Durante su último viaje al este de África, en el que visitó Kenia, Uganda y Ruanda, Bou-Diab ha ido escribiendo cuáles han sido sus impresiones de un viaje que inicia en Nairobi (Kenia), país que vivió un verano muy difícil con el ataque terrorista en el centro comercial Westgate y el incendio que destruyó la sala de llegadas del aeropuerto. “Ahora, se llega hasta la nueva terminal a medio terminar en autobús. Las calles parecen más limpias y ordenadas que en febrero, también hay nuevos semáforos, pero se les hace caso omiso la mayoría de las veces. Parece que la seguridad se ha reforzado”, afirma. Bou-Diab no ha dudado en hacer pública su agenda.

Lunes

Primera reunión con East African Breweries, que pretende vender cerveza y licores en todo el espectro de precios en Kenia, Uganda y Tanzania. El gobierno incrementó los impuestos sobre su marca económica de cerveza Keg, que prácticamente duplicó su precio, lo que provocó un hundimiento de las ventas del 50%. Esto se traduce en menos dinero para la empresa y para el gobierno. Un buen ejemplo de lo que significa "el entorno empresarial"...

Próxima reunión: Equity Bank, que se ha labrado una posición destacada prestando servicios bancarios a la población de rentas bajas. Parece que se está librando una nueva batalla para conseguir una porción mayor del pastel ante el crecimiento de las operaciones financieras. Safaricom, el operador de telecomunicaciones que ofrece el sistema de pagos móviles M-Pesa, está haciendo incursiones en el territorio de Equity Bank y eso está enojando a la dirección. Medidas para contrarrestarlo: aumentar la capacidad de los sistemas informáticos (el objetivo es 100 millones de clientes en 2024, frente a los 8,5 millones actuales) e implantar las tarjetas personales de pago Visa en todo el este de África. Tengo interés en ver el resultado de esa batalla.

El Co-operative Bank of Kenya es del tipo tranquilo y en la reunión no huele a pólvora. La red de cooperativas permite al banco acceder a clientes de bajo riesgo y conseguir un crecimiento de los préstamos del 18%, superior a la media. Los préstamos improductivos en la cartera de créditos a pymes van disminuyendo después del fuerte repunte que vivieron después de las elecciones.

En Kenya, Commercial Bank me concedió el privilegio especial de usar el ascensor VIP y echar un vistazo al garaje. No vi entre los vehículos señales de excesos, lo que es una buena señal. El consejero delegado, Joshua Oigara, parece más tranquilo cuando habla de M-Pesa... ¿Terminarán asociándose con Safaricom? Algunos datos interesantes que ilustran el potencial bancario de la región: el banco tiene 18 millones de depositantes y sólo dos millones de prestatarios; Kenia tiene 8 millones de personas con contrato formal y sólo 30.000 hipotecas. Los países vecinos llevan un retraso de unos 10-15 años con respecto a Kenia. Estrategia: expansión a través del modelo de agentes y la tecnología en Kenia y expansión en el este de África (de 6 países a 10).

El tráfico sigue siendo fluido a pesar de la hora punta de la tarde; el chófer comentó que se están notando las carreteras inauguradas recientemente. Nos dirigimos a nuestra reunión con Kenol Kobil, una empresa de transformación y distribución de petróleo y gas. Últimamente ha tenido unos resultados muy volátiles, ya que depende de sus actividades de negociación de materias primas. No es lo mío realmente.

Después de un día tan largo, una cerveza Tusker (de EABL, por supuesto) es más que merecida. ¡Hay que apoyar a los productores de la región!

Martes

Los indios de Bharti Airtel pensaron que lo podían hacer mejor y perdieron la batalla de la competencia. ¡Safaricom va como un tiro (y la cotización también)! Recientemente, incluso aumentaron sus precios. El tráfico de datos es su motor de crecimiento y los ingresos en este segmento crecen un 46%. Hace unos meses se lanzaron smartphones baratos a 50 dólares y se están vendiendo como rosquillas. M-Pesa, el sistema de pagos a través del móvil, es un rotundo éxito. Safaricom está constantemente buscando formas de expandir el alcance del M-Pesa, entrando aún más en el territorio de los bancos. Tal vez el león de las telecomunicaciones se está granjeando demasiados enemigos y hay que tener mucho cuidado con los impredecibles reguladores kenianos.

CFC Stanbic Bank también tiene una división de banca de inversión y prevé mucho gasto en infraestructuras en el futuro. Para conseguir los objetivos de su plan "Vision 2030", Kenia necesita alianzas público-privadas en el área de las infraestructuras y un mayor crecimiento del crédito. Los próximos uno o dos años serán determinantes para este plan, pero parece que el nuevo gobierno está dando pasos en la dirección correcta.

ARM Cement parece estar en una buena posición para beneficiarse de todo ese gasto en infraestructuras. La compañía forzó su balance para incrementar la capacidad de producción en Kenia y Tanzania y parece que la apuesta está dando frutos después de las tensiones vividas en 2011 con las subidas de tipos de interés. Después de un mal comienzo de año debido a las elecciones, la compañía ha recuperado las tasas de crecimiento de los ingresos superiores al 20%.

Tomé un vuelo a Uganda y llegué en la más absoluta oscuridad a Entebbe. Parece evidente que la electricidad no abunda, ni siquiera en el aeropuerto. Durante el trayecto en coche desde Entebbe hasta Kampala, fue como si el parabrisas proyectara una película de miedo, en la que pudimos ver adelantamientos terroríficos y personas que salían de la nada y cruzaban justo delante del coche. El chófer parecía tener las habilidades de videojuego que requería la situación, pero no estaba seguro de que mi estómago fuera a resistirlo.

Miércoles

Me gustó ver Kampala a la luz del sol. La primera reunión es con Umeme, la mayor empresa de distribución eléctrica... ¡Qué casualidad! La empresa comenzó a cotizar en la bolsa del país el año pasado. La generación eléctrica parece ser la debilidad de su modelo actual y puedo entender que nadie esté contento con cómo funciona. Umeme parece recibir una buena remuneración por sus servicios gracias a un modelo complejo, pero no estoy tan seguro de que a las empresas generadoras les ocurra lo mismo.

Después de cruzar una línea de soldados armados, la seguridad obliga, visitamos el supermercado Ushuni/Nakumat. Los estantes están llenos de productos no muy baratos precisamente. Sufrimos un apagón y salimos de allí como pudimos. No pienso comprar alimentos congelados de este establecimiento.

Después, nos reunimos con colegas inversores del National Social Security Fund, que gestionan activos de planes de pensiones por valor de 5 billones de chelines ugandeses. Uno de los mayores retos a los que se enfrentan en encontrar formas de invertir su capital fuera de la deuda pública, ya que la bolsa nacional es pequeña e ilíquida y no existen otros activos. Están impacientes por poder invertir en el este de África cuando la regulación cambie. ¿Debería Uganda convertirse en un exportador de capital cuando el propio país necesita tantas inversiones? Claramente, hay algo que no funciona ahí.

Entramos con agrado en el edificio del CFC Stanbic Bank en Kampala, que destaca sobre el paisaje. Sus márgenes de intermediación superiores al 12% y su ROE superior al 30% bastan para despertar la envidia de muchos bancos. La economía ugandesa se está intentando poner al nivel de la keniana y el petróleo descubierto en el país dará un impulso a la inversión muy importante. Es un área que merece atención.

Hora de tomar el vuelo de la compañía Rwanda Express a Kigali; no sabía qué me iba a encontrar con esta aerolínea, pero estoy gratamente sorprendido: un avión Embraer último modelo, un vuelo tranquilo y un servicio amable. En Kigali, me invade la duda de si sigue siendo una ciudad de África: calles limpias y ordenadas, tiendas, iluminación viaria, parques verdes, tráfico fluido y conductores bastante disciplinados... Nada que ver con lo que me tienen acostumbrado mis viajes por África.

Jueves

El día arranca con una reunión con Bank of Kigali, el mayor banco de Ruanda. El entorno empresarial está mejorando después de que se solucionara al problema del M23 en la República Democrática del Congo y los fondos de los donantes (que suponen el 40% del presupuesto del estado) están regresando. El banco está financiando amplias e importantes inversiones en el sector inmobiliario y eléctrico. Cabe esperar un importante incremento de los activos en los próximos, ya que el PIB crecerá por encima del 7%. Existe un sistema de pago a través del móvil llamado M-Visa, pero está dominado por un banco y regulado, a diferencia de lo que ocurre en Kenia. Se utilizará para pagar pensiones, subvenciones para fertilizantes, etc. La dirección de la entidad es conservadora; el único banco que siguió pagando a sus depositantes en 1994 después del genocidio.

La siguiente reunión es con la Rwanda Development Board (RDB), una institución creada en 2008 para promover las inversiones en el país. Esto va en serio: en las primeras plantas del edificio, uno puede inscribir una empresa recién creada en un plazo entre 2 y 6 horas. La RDB se divide en varios departamentos que se centran en diferentes áreas de la economía. ¡No sólo tienen una visión, sino también un plan y objetivos de inversión claros! Se está llevando el desarrollo económico a otro nivel.

La reunión con Bralirwa (cervecera) y el banco central del país se canceló con poca antelación. Pasa con mucha frecuencia cuando viajas por África. Esto nos dio la oportunidad de visitar el museo del genocidio. Lo que se ve allí es aleccionador, aunque terrible, pero uno sale aún más impresionado de lo que Ruanda ha conseguido desde esos trágicos acontecimientos.

En contadas ocasiones he oído a un representante del FMI felicitar a un país, pero parece que, en el caso de Ruanda, es una felicitación merecida. El gobierno trabaja sin perder de vista las variables macroeconómicas y los puestos más altos de los ministerios y el gobierno están ocupados por personas muy cualificadas. Todos tienen contratos "por objetivos". El crecimiento está siendo integrador y hay margen para aumentar la deuda y financiar más proyectos de infraestructuras para el desarrollo. Los problemas son las relativamente altas tasas de pobreza y la dependencia de la ayuda internacional. Sin embargo, existe una hoja de ruta clara y el presidente está presionando para que se den muchos pasos antes de las elecciones en 2017. El gobierno está creando el marco adecuado; de la respuesta del capital privado dependerá mucho de lo que pase ahora.

Me habría gustado quedarme más tiempo en Ruanda, pero tengo que tomar un vuelo de vuelta a Londres vía Nairobi (me da que pronto se abrirá un ruta directa). Entiendo por qué los kenianos miran cada vez más a Ruanda con envidia. Ruanda está demostrando realmente de lo que es capaz África y habrá que estar muy atentos al eje Nairobi-Kampala-Kigali en los próximos años.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído