Una explicación global de la economía


El libro, que puede encontrarse en versión digital en este enlace, es un ambicioso intento de comprensión del sistema económico en su totalidad. “El modelo macroeconómico natural sostiene que la economía es un conjunto de mercados interrelacionados, cuyo funcionamiento puede ser verificado de manera positiva en su integridad, a nivel doméstico y mundial. La economía, como Friedman afirmó de manera genérica en el famoso paper “The Methodology of Positive Economics” en 1966, es una Ciencia positiva aunque no exacta. Ciencia positiva nacida del comportamiento inteligente del ser humano en su libre actuar económico”, explica Pérez-Seoane.

El autor, que comenzó su carrera en el sector financiero en 1984, ha trabajado en diversas entidades y ha desarrollado también una intensa actividad académica en varios países. Su modelo ha servido de base para la gestión del ahora desaparecido fondo WM Mercados Globales y se comercializa de forma activa a través de la empresa World Markets Research and Consulting.

“Este modelo positivo, compartiendo la hipótesis de Friedman, prueba empíricamente el postulado final de Keynes sobre el funcionamiento económico (ciclos). Así, y desde las evidencias empíricas de este modelo, Keynes ha sido el primer economista en la historia en descifrar cual es el ‘corazón’ del sistema económico”, destaca Pérez-Seoane.

El libro recoge implicaciones importantes para todo el sistema financiero. “El papel de la banca comercial en la economía es simplemente fundamental. Nadie cuestiona su existencia, ni su más eficaz titularidad privada. El problema del sector bancario nace de que la actividad bancaria no es inocua en términos macroeconómicos. La actividad bancaria afecta al funcionamiento macroeconómico en dos direcciones: por un lado afecta al nivel de crecimiento económico y, por otro, a la inflación. Esta comunicación entre banca y desarrollo económico y nivel de precios es delicado, ya que la banca puede remar a favor o en contra de los objetivos del Gobierno y de los intereses generales de cada país”, comenta Pérez-Seoane.

Con respecto a los bancos centrales y su actividad, el modelo “llega a la conclusión y sostiene que la oferta de dinero de alto poder  (bancos centrales), no es relevante en términos macroeconómicos. La oferta de dinero con efectos macroeconómicos es la oferta de crédito, siendo la demanda de dinero una demanda de crédito.  Las consecuencias de todo ello son inmensas”, añade.

Pérez-Seoane comenzó a trabajar intensamente en el desarrollo del modelo en 1998 y, tras años de pruebas y perfeccionamiento, su formulación definitiva llegó en 2007. Desde entonces, se ha venido aplicando en distintos ámbitos y la publicación del libro constituye su plasmación teórica final.

“Las evidencias empíricas y conclusiones del modelo natural convergen de manera plena con la consideración ya realizada hace muchos años por Hayek. La economía occidental, se mueve permanentemente en una dinámica de ‘boom-crash’, imposible de frenar o eludir. Pero frente a épocas pasadas, el elevado grado de globalización de la economía actual hace a esta dinámica realmente peligrosa. En relación a la pregunta sobre la diferencia en el nivel de renta y desarrollo entre naciones el modelo natural mantiene una novedosa hipótesis, de naturaleza monetaria. Efecto monetario, que de desaparecer, permitiría avanzar hacía una mayor igualdad de desarrollo entre naciones y seres humanos”, explica Pérez-Seoane.

Profesionales

Lo más leído