Una estrategia atractiva para un entorno de bajos tipos de interés


El actual entorno de bajos tipos de interés está llevando a los inversores a buscar oportunidades en diferentes clases de activo. La estrategia Global High Dividend se propone generar una rentabilidad ajustada al riesgo atractiva y una rentabilidad por dividendo superior a la de su índice de referencia, por lo que supone una opción interesante para ganar exposición a rentas. No obstante, en una estrategia de este tipo no basta con escoger las acciones que reparten los dividendos más elevados, sino que hay que seleccionar cuidadosamente aquellas empresas con las mejores características de calidad que serán capaces de mantener o de aumentar sus dividendos en el tiempo.

A lo largo de los últimos quince años, las rentabilidades de la renta variable han sido muy volátiles pero gran parte de la rentabilidad obtenida ha sido en forma de dividendos. Sin embargo, invertir en las compañías que ofrecen mayores rentabilidades por dividendo no siempre es sinónimo de éxito. En nuestra opinión, resulta esencial que el proceso de selección de títulos combine el criterio del dividendo con los criterios de calidad, con el objetivo de ganar exposición a empresas con dividendos sostenibles. La calidad puede definirse mediante diversos factores. Nuestro proceso de inversión se decanta por las empresas de gran capitalización que registran niveles de volatilidad más bajos pero, además, nos fijamos en ciertas características que refuerzan la sostenibilidad de los dividendos, como un reducido apalancamiento, una elevada rentabilidad, una baja volatilidad del dividendo o una ratio de cobertura de dividendos adecuada.

Esta estrategia se centra principalmente en obtener rentabilidades por dividendo elevadas a largo plazo por parte de empresas capaces de mantener o incluso aumentar su dividendo, y en mantener una cartera muy diversificada en términos geográficos y sectoriales. El proceso de construcción de la cartera no sigue las ponderaciones del índice sino que se basa en aquellos factores que, en nuestra opinión, añadirán valor a medio-largo plazo. Por eso, la cartera muestra un claro sesgo hacia acciones que registran una elevada rentabilidad por dividendo, una beta baja y poca volatilidad residual. La cartera está compuesta por unos cien valores prácticamente equiponderados, una característica que nos diferencia de la competencia. Mientras que otras casas prefieren mantener carteras concentradas, nosotros apostamos por la diversificación con el objetivo de mitigar el riesgo de concentración y ganar exposición a las características que nos interesan: alta rentabilidad por dividendo y calidad. La mayoría de las posiciones de la cartera corresponden a empresas de gran capitalización, que tienden a ser menos volátiles que las de menor tamaño.

Esta estrategia ha registrado unos niveles de riesgo considerablemente inferiores a los del mercado, representado por el índice MSCI AC World (net dividend reinvested) US Dollar Hedged, lo que debería traducirse en unas rentabilidades ajustadas al riesgo más atractivas. Aunque la cartera se ajusta cada 4-6 semanas aproximadamente, el gestor la revisa diariamente para evaluar el comportamiento de las posiciones.

UBS Asset Management ha implementado esta estrategia en el UBS (Lux) Global High Dividend Fund, un fondo de gestión activa que se propone generar atractivas rentabilidades ajustadas al riesgo y que cuenta con una cartera diversificada de acciones de calidad que reparten dividendos elevados, lo que le ha permitido limitar las caídas durante las correcciones del mercado. Desde su lanzamiento, hace casi cinco años, el fondo se ha caracterizado por una volatilidad inferior a la del índice de referencia y una rentabilidad por dividendo más alta. A lo largo de este periodo, el fondo se ha comportado de forma similar a su índice, participando durante las fases alcistas pese a ofrecer un perfil de riesgo más bajo, y ha generado una rentabilidad por dividendo más alta.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído