Una buena alternativa para el inversor conservador


El entorno de bajos o incluso negativos tipos de interés en muchas de las principales economías europeas, junto a una política monetaria acomodaticia en la eurozona, ha provocado que más de dos tercios de los bonos soberanos de la zona euro ofrezcan rentabilidades inferiores al 1% y un tercio ofrezca rentabilidades negativas. Incluso en el universo de bonos corporativos no es difícil hallar bonos con rentabilidades negativas.

Ante este escenario complejo uno de los errores más habituales de los inversores es comprar bonos con duraciones demasiado largas y ratings cada vez menores para mantener la misma rentabilidad. Para evitar estos errores y navegar correctamente en este mar agitado de la renta fija cobra mucha importancia en que nos fijemos en fondos de gestoras especializadas exclusivamente en renta fija y vista la poca rentabilidad de los bonos soberanos si la gestora está especializada en crédito, es decir en bonos corporativos, mucho mejor.

Una gestora que cumple estos requisitos y que entre su gama de fondos puede ofrecer alguno que se sitúe en duraciones medias razonables y que su cartera sea mayoritariamente de bonos Investment Grade es Muzinich con su fondo Enhancedyield Short-Term Fund. Este fondo con una volatilidad a 3 años de solo el 1,23% y una duración muy corta de 1,7 años ofrece una nada despreciable TIR del 3.11%. Para entender como podría comportarse ante escenarios adversos podemos ver que en sus 13 años de historia solo en el 2008, año de la caída de Lehman Brothers, ofreció una rentabilidad negativa del 2.25%.

Para conseguir estos brillantes resultados algunos aspectos que a mi entender son clave del Muzinich Enhancedyield Short-Term Fund es el análisis puro fundamental y bottom up del crédito de las compañías. A veces nos centramos más en las características de la emisión que en la compañía emisora del bono en sí misma. Comprar un bono es prestar dinero a una compañía y por tanto asegurarnos que ese emisor tiene la salud financiera para paganos todos los cupones y de devolvernos el principal a vencimiento. Para ello este fondo solo tiene bonos en cartera en que la visibilidad de los flujos de caja nos pueda garantizar el cumplimiento de sus obligaciones. Sectores como la alta tecnología, la promoción o el desarrollo inmobiliario quedan descartados automáticamente por no ofrecer esa visibilidad. Su cartera está compuesta mayoritariamente por bonos con grado de inversión (IG), siendo el rating BBB el que tiene más peso en la cartera con un 51% y un 16% estaría distribuido en ratings subiendo desde el BBB+. Actualmente en el mercado de bonos la parte baja de los Investment Grade (los BBB) es donde encontramos más valor con un riesgo muy controlado y ahí acierta Muzinich en sobreponderar este tramo.

Ciertamente para conseguir las satisfactorias rentabilidades actuales la cartera también incluye un 34% de bonos High Yield, sobretodo con rating B y en ningún caso CCC.  La cartera del fondo tiene emisiones mayoritariamente en euros pero también en dólares y libras. En este último caso el fondo cubre el riesgo divisa a la clase de acción. El tamaño y liquidez de los bonos es otro requisito que hay que tener siempre en cuenta para una eficiente gestión dinámica de los bonos y las emisiones que componen la cartera de bonos del Enhancedyield cumple con creces estos dos requisitos.

En definitiva sería un fondo a considerar que tendría actualmente como alternativa un inversor conservador y que gracias a la corta duración de la cartera se podría cubrir de manera excelente ante el riesgo de tipos de interés que tanto ha afectado a otros fondos de renta fija de gestoras no tan especializadas como Muzinich en renta fija corporativa.

Empresas

Lo más leído