Tags: Negocio |

Un sesgo defensivo para sortear las turbulencias del mercado


TRIBUNA de Daniel Ung, CFA, CAIA, FRM, estratega de Smart Beta ETF en State Street Global Advisors. Comentario patrocinado por State Street Global Advisors.

Aun con volatilidad, típica de la parte avanzada del ciclo,  sigue habiendo áreas de crecimiento, particularmente en renta variable estadounidense. En este entorno, el inversor necesita encontrar la forma de gestionar el riesgo en su cartera sin renunciar por completo al potencial alcista. Las estrategias defensivas que aportan la gama de SPDR Dividend Aristocrats de ETF de y Baja Volatilidad, ayudan a lograr este equilibrio.

• Las estrategias smart beta pueden aportar cualidades defensivas en épocas de mayor volatilidad. De hecho, estas estrategias tienden a funcionar especialmente bien durante periodos de turbulencias en los mercados. Además, al destinar una parte de la asignación básica de las carteras a estrategias mantener también exposición al potencial alcista del mercado

• El inversor puede incorporar estrategias smart beta – como Dividend Aristocrats y Low Volatility – para modificar la composición de la cartera y reflejar mejor su apetito de riesgo-retorno en cada momento. Pese a su nombre, las estrategias Minimum Volatility no han logrado reducir la volatilidad de las carteras en el grado que lo han conseguido las estratégicas homólogas Low Volatility, con independencia del periodo considerado1. En este artículo, explicamos cómo la incorporación de estrategias defensivas en diferentes grados a posiciones centrales en la cartera (enfocadas en renta variable estadounidense) modifican el perfil de riesgo-retorno de la inversión,

El panorama macroeconómico podría deparar algunos imprevistos durante este año

Unos excepcionales beneficios empresariales, estimulados en parte por los generosos recortes fiscales quedaron en gran medida sin reflejo en los precios en 2018. Los múltiplos bursátiles – por ejemplo, el PER – en los mercados más desarrollados registraron una de las diez peores correcciones desde 19882. Hacia finales de año, el mercado pagó significativamente menos por determinados niveles de  beneficios, tras el fuerte retroceso de los mercados de renta variable.

Aun así, State Street Global Advisors prevé que el crecimiento mundial conserve su fortaleza. Con una tasa prevista cercana al 3,5 % en 2019, el crecimiento económico mundial se situará ligeramente por debajo del 3,8 % de 2018, y EE. UU. seguirá marcando el paso al resto de mercados desarrollados3. Pese a la expectativa de normalización del crecimiento de los beneficios empresariales en EE.UU. estadounidenses del 24 % hasta aproximadamente el 9 %, seguirá estando por encima de la media mundial; como consecuencia, el mercado debería generar una rentabilidad positiva. Aun así, la trayectoria podría ser irregular, algo no infrecuente durante las fases más avanzadas del ciclo económico, que se caracterizan por un aumento de la volatilidad.

Ante posibles imprevistos, el inversor debería considerar reducir el nivel de riesgo de su cartera al tiempo que mantiene exposición plenaal mercado de renta variable. Una manera de hacerlo es a través de la incorporación de sesgos  defensivos a las carteras de inversion, como los que aportan la gama de SPDR ETFs Dividend Aristocrats o Low Volatility.

Incorporando renta variable con sesgo defensivo

Un euna asignación de activos básica. La Figura 1 muestra las características de riesgo-retorno de una cartera mixta frente a una cartera referenciada únicamente al índice S&P 500. En los últimos seis años, las carteras mixtas han alcanzado un nivel de rentabilidad comparable, además de la ventaja adicional de  mantenerun nivel de riesgo moderado. Por esta razón, sus ratios de Sharpe han sido más altos que los del índice de referencia. El drawdown máximo – y el promedio – también se vieron reducidos gracias al aumento de la ponderación de las acciones con el coeficiente beta más bajo (Figura 2).

Figura 1: Análisis de riesgo-retorno en carteras mixtas (de noviembre de 2012 a noviembre de 2018)

Captura_de_pantalla_2019-02-04_a_las_15

Fuente: Bloomberg, State Street Global Advisors, a noviembre de 2018. Las carteras mixtas se rebalancean cada seis meses. El color blanco equivale al número más alto y el verde oscuro al más bajo en la fila correspondiente. Las rentabilidades mixtas no representan las de ningún índice, sino que resultan de combinar matemáticamente los datos de rentabilidad real de dos índices. La rentabilidad presupone la ausencia de costes de transacción y de reconstitución de cartera, por lo que los resultados reales podrían diferir de los mostrados. La rentabilidad de un índice refleja ganancias y pérdidas de capital, ingresos y reinversión de los dividendos. Los rendimientos pasados no garantizan resultados futuros.

Figura 2: Drawdown de doce meses en carteras mixtas (noviembre de 2012 a noviembre de 2018)

Captura_de_pantalla_2019-02-04_a_las_15

La Figura 3 muestra la ponderación total de las acciones, agrupadas según su beta, en una cartera mixta compuesta en un 70 % por Low Volatility y un 30 % por el S&P 500, y en otra constituida en un 100 % por el S&P 500. Curiosamente, la mayor sobreponderación recae en las acciones con el menor beta (0,2–0,4), mientras que la mayor infraponderación se concentra en aquellas con un beta mayor (1,0–1,2).

Puede ser tentador concluir que estas acciones proceden exclusivamente de sectores anticíclicos; sin embargo, la realidad es que las acciones de beta bajo se escogieron de 9 de los 11 sectores principales, aun cuando existe un visible sesgo hacia los sectores defensivos. Por tanto, mediante la incorporación de estrategias Low Volatility, se consiguió reducir la volatilidad total de la cartera simplemente modificando las ponderaciones de las acciones menos volátiles.

La asignación de cartera a estrategias Low Volatility no es solo una cuestión de reducción del riesgo. Este enfoque también permite modificar las carteras para reflejar mejor el apetito de riesgo del inversor. De esta manera, el inversor puede variar la cantidad de renta variable con sesgo defensivo en su asignación principal. Por ejemplo, si el inversor anticipa una fuerte recuperación de los mercados de renta variable de EE.UU. pero desea mantener cierto grado de protección frente a caídas, quizá prefiera conservar exposición al potencial alcista sin sacrificar la protección bajista. Esto es lo que pueden proporcionar las estrategias defensivas smart beta.

Figura 3: Acciones agrupadas por beta de mercado en cartera mixta y S&P 500

Captura_de_pantalla_2019-02-04_a_las_15

Fuente: State Street Global Advisors, a 30 de noviembre de 2018. Los resultados no representan los de ningún índice, sino que resultan de combinar matemáticamente los datos reales de dos índices

El inversor puede modificar su asignación básica en función de su apetito de riesgo-retorno mediante estrategias smart beta

Captura_de_pantalla_2019-02-04_a_las_15

 

Visite spdrs.com/smartbeta si desea leer el análisis Smart Beta Practical Applications: Low Volatility.

Adicionalmente visite visite spdrs.com/aristocrats si desea leer el análisis Fundamental Quality Characteristics in Dividend Strategies 

 

1Fuente: State Street Global Advisors, a diciembre de 2018.

2Fuente: State Street Global Advisors, MSCI, a diciembre de 2018.

3Las estimaciones se basan en ciertos supuestos y análisis efectuados por SSGA.  No existe ninguna garantía de que las estimaciones vayan a alcanzarse.

 

 

DISCLAIMERS

Comunicación de marketing. Esta información está dirigida únicamente a clientes profesionales. Este documento ha sido emitido por State Street Global Advisors Limited («State Street Global Advisors»). Autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority. Número de registro 2509928. Número de identificación a efectos de IVA 5776591 81. Sede social: 20 Churchill Place, Canary Wharf, Londres, E14 5HJ. T: +44 20 3395 6000. F: +44 20 3395 6350. Web: ssga.com

La información aquí expuesta no constituye ningún tipo de asesoramiento de inversión tal y como dicho término viene definido en la Directiva relativa a los mercados de instrumentos financieros (2014/65/UE) o reglamentos suizos aplicables y no debería utilizarse con ese propósito. Tampoco debería interpretarse como una incitación a compra ni como una oferta de venta de inversiones. Esta información no tiene en consideración los objetivos, estrategias, estatus fiscal, apetito de riesgo ni perspectivas de ningún cliente o cliente potencial con respecto a sus inversiones. Si precisa de asesoramiento para sus inversiones, debería consultar a su asesor fiscal, financiero o de otra índole profesional. Todo el material se ha obtenido de fuentes consideradas fiables. No existe manifestación ni garantía alguna respecto a la exactitud de la información y State Street no asumirá ninguna responsabilidad por decisiones basadas en la misma.

Los fondos cotizados (ETFs) operan como acciones, están sujetos a riesgo de inversión y su valor de mercado fluctuará. El valor de la inversión puede tanto descender como ascender, por lo que el retorno de la inversión será variable. Las alteraciones de los tipos de cambio pueden afectar negativamente el valor, el precio o la rentabilidad de una inversión. Además, no existe ninguna garantía de que un fondo cotizable alcance su objetivo de inversión.

Las opiniones aquí expresadas son del equipo estratégico SPDR EMEA ETF y son susceptibles de cambiar en función del mercado y otras condiciones. Este documento contiene algunas declaraciones consideradas prospectivas. Tenga en cuenta que ninguna de esas declaraciones es garantía de determinados rendimientos en el futuro y que los resultados o acontecimientos reales pueden diferir de los aquí proyectados.

Los rendimientos pasados no garantizan resultados futuros.

Al invertir usted se expone a riesgos, entre otros, el de perder la totalidad de la cantidad invertida. Tal actividad podría no ser apta para todo inversor.

El valor de los valores de renta variable puede fluctuar como consecuencia de las actividades de una determinada empresa o de las condiciones generales del mercado y la economía.

Las inversiones en mercados emergentes o en desarrollo pueden ser más volátiles y menos líquidas que las inversiones en mercados desarrollados y pueden suponer también una exposición a estructuras económicas que por lo general son menos diversas y maduras, así como a sistemas políticos menos estables que los de países más desarrollados. Invertir en valores emitidos en el extranjero podría conllevar un riesgo de pérdida de capital por una fluctuación desfavorable del valor de las divisas, por retenciones fiscales, por diferencias respecto a los principios de contabilidad generalmente aceptados o por inestabilidad económica o política en otros estados.

Standard & Poor’s, S&P y SPDR son marcas registradas de Standard & Poor’s Financial Services LLC (ʹS&Pʹ); Dow Jones es una marca registrada de Dow Jones Trademark Holdings LLC (ʹDow Jonesʹ). Dichas marcas han recibido licencia de uso por parte de S&P Dow Jones Indices LLC (ʹSPDJIʹ), así como sublicencia por parte de State Street Corporation para determinados fines. Los productos financieros de State Street Corporation no son patrocinados, respaldados, vendidos ni promocionados por SPDJI, Dow Jones, S&P, sus respectivas sociedades vinculadas o terceras partes licenciantes y ninguna de dichas partes realizan manifestación alguna en cuanto a la conveniencia de invertir en tal/es producto/s, como tampoco se hacen responsables de nada relacionado con lo anterior, incluido cualquier error, omisión o interrupción de cualquier índice.

La información aquí contenida no constituye una recomendación de análisis ni «análisis de inversiones» y está clasificada como «comunicación de marketing» según lo estipulado en la Directiva relativa a los mercados de instrumentos financieros (2014/65/UE) o reglamentos suizos aplicables. Todo ello implica que esta comunicación de marketing (a) no se ha elaborado con arreglo a las disposiciones legales orientadas a promover la independencia de los informes de inversiones, (b) no existe prohibición alguna que impida la negociación antes de la divulgación de los informes de inversiones. 

Para inversores en España: tanto SSGA SPDR ETFs Europe I como II plc han sido autorizados para la distribución pública en España y están registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores con los números 1244 y 1242. Antes de invertir, los inversores podrán obtener una copia del Prospecto y los Documentos de datos fundamentales para el inversor, las memorias de comercialización, el reglamento o las escrituras de constitución del fondo, así como de los últimos informes anuales y semestrales de SSGA SPDR ETFs Europe I y II plc de Cecabank, S.A. Alcalá 27, 28014 Madrid (España), que es el Representante, Agente de Pago y Distribuidor en España o en la página web www.spdrs.com. El distribuidor español de SSGA SPDR ETFs se encuentra disponible en la página web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Las inversiones concentradas en un determinado sector o industria tienden a ser más volátiles que el mercado en su conjunto y hacen que incremente el riesgo de que disminuyan los retornos a raíz de eventos que tengan efectos negativos sobre dichos sectores o industrias, lo cual podría provocar un descenso del valor de las participaciones del Fondo.

Queda prohibida la reproducción, copia o transmisión, total o parcial, de este documento, así como la divulgación de su contenido a terceros sin el consentimiento expreso y por escrito de State Street Global Advisors.

Por lo general, los bonos presentan menor riesgo y volatilidad a corto plazo que las acciones, pero tienen un riesgo relacionado con el tipo de interés (al aumentar los tipos, suelen descender los precios de los bonos), riesgo de impago del emisor, riesgo de crédito del emisor, riesgo de liquidez y riesgo de inflación. Estos efectos normalmente son más acusados en valores a largo plazo. Cualquier valor de renta fija que se venda o amortice antes de su vencimiento puede acarrear ganancias o pérdidas sustanciales.

Una estrategia Smart Beta no busca replicar la evolución de ningún índice ponderado por capitalización, por lo que podría registrar un resultado inferior al de tales índices. A su vez, los factores a los que busca ofrecer exposición una estrategia Smart Beta podrían mostrar un comportamiento cíclico. En consecuencia, una estrategia Smart Beta podría verse superada por el mercado, o por otras estrategias Smart Beta expuestas a factores similares o diferentes a los suyos. De hecho, creemos que las primas asociadas a los factores se generan a largo plazo (5-10 años), de modo que los inversores deberían plantearse un horizonte temporal largo a la hora de invertir.

Antes de realizar una inversión, recomendamos obtenga y lea el Prospecto SPDR y el Documento de datos fundamentales para el inversor (KIID) que puede descargar en www.spdrs.com. Estos documentos incluyen detalles adicionales relacionados con los fondos SPDR, inclusive información relacionada con costes, riesgos y lugares en los que está autorizada la venta de los fondos.

Los logotipos y marcas de servicios aquí expuestos pertenecen a sus respectivos propietarios. Los proveedores de información de terceros no garantizan ni manifiestan en ningún modo que los datos son exactos, completos o actuales y no asumen responsabilidad alguna por daños y perjuicios de cualquier tipo relacionados con el uso de dichos datos.

© 2019 State Street Corporation. Todos los derechos reservados.

2394408.1.1.EMEA.INST

Fecha de vencimiento: 30/04/2019

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído