"Un septiembre para recordar"


"Si vuelves ahora de vacaciones, afortunadamente has tenido un periodo de descanso. Lo necesitarás porque septiembre va a ser un mes muy interesante en los mercados y los periodos interesantes no son nunca tranquilos en los mercados". Con estas frases, inician Joshua McCallum y Gianluca Moretti, expertos de renta fija de UBS Asset Management, su comentario semanal, en el que advierten de que será un mes proclive a las crisis y a la volatilidad como en los últimos años. 

La primera fecha significativa en el calendario será el próximo viernes, cuando el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, podría aprobar -a su juicio- un gran movimiento, que irá desde una extensión de la política de tipos bajos (hasta ahora había hablado de 2014) hasta una ampliación de las medidas cuantitativas. "Cualquiera de las dos podría traer significativos movimientos en los mercados", aseveran.

Posteriormente, habrá reuniones del BCE, del Banco de Inglaterra y otra vez de la Fed, en las que habrán de dejar claras sus políticas monetarias. Para los expertos de UBS, lo más difícil de prever es lo que hará el BCE, dada su pretensión de presionar a los políticos. "Hagan lo que hagan, el foco ha pasado de simplemente incrementar la facilidad cuantitativa hacia aumentar el actual impacto de la facilidad mejorando el mecanismo de transmisión de la política monetaria", dicen. 

En la mitad del mes, el Tribunal Constitucional alemán dictaminará si es legal la participación de Alemania en el nuevo fondo de rescate europeo (ESM). Lo esperable, a juicio de los expertos, es que digan algo como: "De acuerdo, pero no lo volváis a hacer". Una respuesta más restrictiva sería "una señal para los mercados de que no hay una solución posible para la eurozona"

Además, habrá elecciones en Holanda, que podrían ralentizar la toma de decisiones en Europa, y la troika habrá de decidir si concede el próximo tramo de ayudas a Grecia, algo que los expertos de UBS dan por hecho. Y, por último, como grandes eventos, estará la reunión del Ecofin del 14-15 de septiembre, en la que ellos confían en que se trate de la creación del supervisor bancario europeo.

"Tanto si estos eventos se deciden para bien o para mal, parece clara la posibilidad de que aumente la volatilidad. Los políticos han demostrado que son incapaces de acabar con el problema de forma definitiva, pero harán algo cuando les presionen los mercados. Los banqueros centrales tienen que implantar caminos más originales para estimular las economías. Pase lo que pase, será un septiembre para recordar", concluyen McCallum y Moretti. 

Noticias relacionadas

Lo más leído