“Un sentimiento de mercado tan optimista eleva el riesgo de corrección a corto plazo”


Tras un mal 2011, la renta variable mundial ha tenido un muy buen comienzo de año hasta ahora, gracias fundamentalmente al buen comportamiento mostrado por las entidades financieras, que han continuado con la tónica de recuperación iniciada a finales del año pasado. “Sin embargo, el sentimiento del mercado ha entrado claramente en territorio de excesivo optimismo, lo que sugiere un riesgo cada vez mayor de que se produzca una corrección a corto plazo”, asegura Jeff Hochman, director de análisis técnico de Fidelity Worldwide Investment.  

 

En un informe titulado ‘2012 comienza con fuerza’, este experto revela que “los datos históricos sugieren que los periodos de optimismo extremo pueden dar lugar a menudo a correcciones”. En su opinión, “cuanto más crezca el optimismo, mayor es la probabilidad de que el mercado experimente un importante giro a la baja”. Esto no significa que, de continuar la tolerancia al riesgo, unos sectores puedan verse más favorecidos que otros. De hecho, si este sentimiento persiste, “el mejor comportamiento relativo de las entidades financieras también continuará, más aún teniendo en cuenta que estos valores podrían beneficiarse de una relajación de la tensión en el mercado de deuda pública periférica”. 

 

Por lo pronto, Hochman recuerda que los tipos que ofrecen la mayoría de los países de la zona euro –sobre todo en Italia y España- han descendido durante las últimas semanas, una mejora que “es fruto del buen nivel de demanda en las subastas celebradas recientemente en el mercado primario y de la sensación de que la crisis podría haber sido contenida”. No ha sucedido así en el caso de Portugal, “país que ha sido la gran excepción”. A su juicio, “el hecho de que los rendimientos de la deuda pública no hayan subido de forma más acusada sugiere que los bonistas son más escépticos sobre la solidez de las recientes subidas de los activos de riesgo”. 

 

En lo que respecta a las rentabilidades ofrecidas por los estados considerados tradicionalmente seguros, como Estados Unidos, Reino Unido y Japón, “éstas siguen siendo muy bajas desde una perspectiva histórica”. Tan es así que, atendiendo a su perfil riesgo-recompensa, “estos bonos no parecen especialmente atractivos desde mi punto de vista, ya que cualquier descenso de los rendimientos es poco probable que supere los 50 puntos básicos y eso significa que el potencial alcista del que podrían disfrutar los inversores estaría limitado en la misma medida”, señala Hochman. 

 

El director de análisis técnico de Fidelity también da su visión sobre las materias primas, un mercado que se está viendo favorecido por el mejor tono de los datos económicos estadounidenses, el retroceso del dólar y las continuas medidas reflacionistas de los principales bancos centrales del mundo. En el caso del petróleo, Hochman no descarta que “el aumento de las tensiones con Irán pongan presión al alza sobre los precios en 2012”. 

 

Puede consultar el informe completo descargándose el siguiente archivo:

Lo más leído