Un sencillo test e informe personalizado gratuito para que el inversor se conozca a sí mismo


Lo primero que tiene que hacer cualquier inversor antes de decidir qué hacer con su dinero es conocerse a sí mismo. Esto es fundamental. Ello le permitirá adoptar una estrategia adecuada a su perfil de riesgo y no tomar decisiones equivocadas. Sin embargo, conocerse a uno mismo no siempre es fácil. Las personas nos describimos de una manera pero, cuando se nos pone ante una disyuntiva, nos decantamos por opciones que evidencian que, en realidad, somos de otra muy distinta. Esto es lo que pone de manifiesto Schroders con su InvestIQ, una plataforma digital que combina finanzas conductuales y educación financiera para ayudar al inversor a tomar mejores decisiones de inversión.

El centro de la plataforma es un test diseñado por la consultoría en investigación de ciencias del comportamiento, Decision Technology, que permite a los inversores entender su comportamiento y les ofrece consejos sobre cómo gestionarlo. Esto se le explica al inversor a través de un informe detallado y personalizado que recibirá en su correo electrónico una vez hayan realizado un test que les permitirá a quienes lo respondan comprender mejor cómo y por qué toman sus decisiones, identificando sus sesgos, cómo gestionarlos mejor y cómo compararlos con el resto de usuarios. En última instancia, todo ello les ayudará a tomar decisiones más adecuadas y bien fundadas.

La historia y los distintos estudios demuestran que las personas no siempre se basan en la lógica y la razón para tomar decisiones. La mente juega con nosotros más de lo que pensamos, ya que nos hacer creer que actuamos de modo analítico cuando en realidad actuamos por instinto. Así, lo que parecen decisiones bien fundadas, en realidad se ven empañadas por sesgos conductuales. Por lo tanto, para tomar decisiones de inversión bien fundadas resulta clave conocer estos sesgos y, sobre todo, mejorar la cultura financiera, una necesidad que –según una reciente encuesta realizada por Schroders- reconocen necesitar el 87% de los inversores españoles.

Esto lo pueden conseguir con la lectura de una sección de educación incluida en el InvestIQ, que abarca una amplia gama de temáticas de inversión con contenido formativo fácil de entender y orientado específicamente a los consumidores. Pero también conociéndose a sí mismo realizando el test. Una vez hecho, el inversor recibe una primera conclusión en la que se explica qué tipo de inversor es, cuáles son las ventajas de su perfil de inversión, el principal rasgo característico, cómo es probable que el inversor se comporte y cómo es menos probable que actúe (ver ejemplo). Si quiere recibir el informe, tan sólo tiene que descargar el informe completo, el cuál recibirá inmediatamente en su correo electrónico.

Captura_de_pantalla_2017-11-21_a_las_22

Dicho informe es mucho más completo en cuanto a la información que aporta. En primer lugar, indica cuáles son las ventajas y los inconvenientes del perfil concreto de quien ha cumplimentado el test, dando algunos consejos sobre cómo actuar. A continuación se presentan de manera simplificada los resultados del test para atribuirle una puntuación de 0 a 10 en diez tendencias de comportamiento: aversión a la ambigüedad, ansiedad, confianza, efecto manada, impulsividad, aversión a las pérdidas, optimismo, tendencia a la proyección y aversión al arrepentimiento. Cada una de ellas se compara con la media, lo que le permite al inversor saber si sus resultados son altos, medios o bajos en comparación con los demás (ver ejemplo). Puede realizar el test a través del siguiente link.

Captura_de_pantalla_2017-11-21_a_las_23

Puede realizar el test a través del siguiente link.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído