Un periodo excepcional para los selectores de valores en Europa


Desde RCM, boutique de renta variable de Allianz, se espera una vuelta al crecimiento en los beneficios de las compañías europeas, aunque no tan pronunciado como el que hubo entre 2003 y 2007. “Entonces se produjo un boom inmobiliario y la economía crecía a toda máquina. Pero el periodo que comenzamos ahora también será excepcional, especialmente para los selectores de valores”, comenta Thorsten Winkelmann, gestor del Allianz RCM Europe Equity Growth.

Una de las tendencias de inversión que detecta este gestor está relacionada con la cadena de valor de la producción energética. En su opinión, desde el pico en la inversión en infraestructuras energéticas que tuvo lugar a principios de los 80, los niveles se han mantenido relativamente bajos, pero en 2004 se inició un nuevo ciclo en el que la caída actual no es más que una mera corrección en mitad de una tendencia alcista. “Los productores de energía, como las petroleras, no son capaces de aumentar la producción lo suficiente. Por tanto, dependen del precio del petróleo, que depende a su vez del ciclo económico. Sin embargo, hay compañías que se benefician de este nicho en la producción, como es el caso de Técnicas Reunidas o Saipem. En los próximos cuatro o cinco años, será un buen momento para entidades como éstas”, explica Winkelmann.

Otra tendencia que anticipa el gestor es la polarización del consumo. Afirma que los ingresos de la clase media irán a la baja, mientras que los de la clase alta tenderán a aumentar (particularmente en las economías emergentes). Por tanto, apuesta por compañías del sector de la moda low cost, como H&M e Inditex, y, por otra parte, por fimas de lujo como Louis Vuitton.

Actualmente, el fondo no tiene exposición al sector de servicios públicos ni de telecomunicaciones y el peso a las entidades financieras no supera el 4,5%. “Los bancos no tienen un crecimiento estructural. Además, prevemos una mayor regulación en el sector. Hoy por hoy, sus beneficios dependen de la gestión de depósitos o del trading, lo cual es como lanzar una moneda al aire”, dice.

En búsqueda del crecimiento estructural

El gestor no parte de un enfoque sectorial, sino que la construcción de la cartera es resultado de la selección de compañías. Según explica Winkelmann, el objetivo del Allianz RCM Europe Equity Growth es localizar compañías con componentes tanto cíclicos como estructurales. Por tanto, buscan compañías que generen ingresos independientemente del ciclo de mercado.

Uno de los sectores que ejemplifica el modelo de compañías que encajan en los parámetros del fondo es el de bienes de lujo. Así, empresas como Louis Vuitton, imponen barreras de entrada, ya que su modelo de negocio es difícil de copiar. Además, su consumo no depende de oportunidades del momento, sino más bien de la voluntad de compra. Por tanto, su competencia, hoy por hoy es baja.

Por otro lado, las valoraciones deben ser justas. “El mercado no debe haber anticipado todo el potencial de revalorización de la compañía”, resume Winkelmann. A la hora de evaluar el precio, el gestor se fija en variables como el flujo de caja libre, la capacidad para generar crecimiento y reducir el gasto y la comparación de las valoraciones con la media histórica de la compañía, así como el precio al que cotizan otros valores del sector.

Finalmente, el gestor aclara que la rotación del fondo no es muy elevada. “No somos traders. Si buscas un crecimiento estructural por encima del ciclo no vendes a la primera de cambio”, comenta. Actualmente el fondo cuenta con 64 compañías en cartera y no espera una rotación de las mismas superior al 20% en los próximos doce meses.

 

Profesionales

Lo más leído