Un lugar brillante para la deuda de los mercados emergentes


Consideramos que la perspectiva de los mercados emergentes sigue siendo favorable. De acuerdo con las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la recuperación cíclica del crecimiento económico mundial continuará en 2011, con un crecimiento del PIB real previsto del 4,2%. El FMI afirma que el crecimiento en el mundo desarrollado en 2011 debería ser relativamente moderado, alrededor del 2,2%, pero los riesgos a la baja siguen estando presentes en esas economías. En nuestra opinión, esto significa que los tipos de los países avanzados deberían permanecer bajos y que la presión de la inflación sigue siendo tenue, dadas las importantes brechas negativas que todavía existen.

Para nosotros, el principal tema de inversión de los mercados emergentes sigue siendo menos presión en las preocupaciones estructurales y diferencias de crecimiento persistentes con el mundo desarrollado. El FMI ha previsto un crecimiento de las economías emergentes de alrededor del 6,4% en 2011. Creemos que estas tasas de crecimiento deberían seguir atrayendo entradas significativas de capital en las economías emergentes y soportar las presiones de la revalorización en sus divisas.

Estos diferenciales de crecimiento reflejan las mejoras estructurales en la capacidad crediticia de los países con mercados emergentes. Unos factores demográficos sólidos, una estructura de costes competitiva y una base de partida más baja han contribuido a su rendimiento relativo y es probable que lo sigan haciendo en el futuro inmediato. Como tal, consideramos que la exposición diversificada a las divisas de los países con mercados emergentes más avanzados puede proporcionar un modo atractivo de capitalizar estos flujos continuos de capital. Los inversores son cada vez más conscientes de los beneficios de la diversificación, así como del atractivo potencial de rendimiento de bonos soberanos de los mercados emergentes denominados en la moneda local. Estos representan inversiones tanto en las divisas como en los tipos de interés local de los países con mercados emergentes más avanzados que han creado mercados de renta fija locales. Los beneficios de la diversificación se siguen mejorando a través de la apuesta constante por instrumentos locales de renta fija de planes de pensiones de crecimiento rápido y otras instituciones financieras domiciliadas en los países con mercados emergentes.

Inclinarse contra el viento

Para nosotros, las recientes intervenciones de los bancos centrales de los mercados emergentes en contra de sus propias divisas se implementaron como un modo de suavizar los flujos de capital volátil. Creemos que simplemente están intentando ‘inclinarse contra el viento’. El dato importante que debemos recordar es que estas intervenciones suelen ralentizar el proceso de ajuste en lugar de detenerlo, y no esperamos medidas draconianas que ralenticen de manera significativa estos flujos o que los frenen.

Asimismo, opinamos que el saldo central medio de los países con mercados emergentes –una medida conservadora de la perspectiva del saldo de pagos centrada en flujos menos volátiles– es positivo y permanecerá así durante los próximos años. El abundante suministro de divisas fuertes se refleja en las considerables reservas de cambio de divisas en países de mercados emergentes, que han seguido creciendo tras su caída en la segunda mitad de 2008. Por lo tanto, creemos que existe potencial para la revalorización continua en no pocas divisas de mercados emergentes.

Dado que percibimos indicios del desplazamiento de algunos bancos centrales hacia la normalización de la política monetaria, esperamos que las divisas contribuyan más al rendimiento que los bonos locales en este momento. Dicho esto, no esperamos que los tipos de interés aumenten de manera significativa a corto o medio plazo, ya que las presiones inflacionarias de la mayoría de las economías emergentes siguen contenidas, a pesar de la solidez de los mercados de materias primas. Reviste importancia el hecho de que la revalorización de las divisas de los mercados emergentes ayuda a mitigar el impacto inflacionario local de los precios más elevados de las materias primas.

¿Qué riesgos se avecinan?

Algunos de los riesgos a los que se enfrenta la perspectiva anterior incluyen los siguientes: una deceleración del crecimiento que nos preocuparía cada vez más sobre los déficits gubernamentales, especialmente en los países desarrollados. Asimismo, la recesión global reciente ha estado acompañada en numerosos países de un desapalancamiento de los hogares; los consumidores de los mercados desarrollados podrían seguir economizando a la vista de las elevadas tasas de desempleo y las decepciones respecto al crecimiento una vez que los estímulos fiscales y monetarios comiencen a desaparecer. Las tasas de crecimiento global por debajo de las posibilidades también debilitarían los precios de las materias primas, lo cual perjudicaría a los exportadores de materias primas.

En cambio, las brechas negativas pueden no ser tan grandes como se espera. En ese caso, las sorpresas de inflación alcista podrían conducir a la anticipación de políticas estrictas y a crear expectativas de una inflación más elevada, especialmente en las economías emergentes. La preocupación sobre la sostenibilidad de la deuda pública podría extenderse a otros países y aumentar el rendimiento de los mercados desarrollados, ralentizando el crecimiento global y, potencialmente, fomentando el aumento de los tipos de interés también en los países con mercados emergentes.

Creemos que la deuda de la divisa local de los mercados emergentes supone una manera atractiva de sacar partido a la perspectiva actual de la economía mundial y al potencial de revalorización de las divisas de los mercados emergentes a través de bonos soberanos líquidos durante todo el espectro de madurez. En nuestra opinión, la clase de activos ofrece tanto el potencial para unos rendimientos relativamente elevados y, como mínimo, ciertos beneficios de la diversificación debido a la naturaleza singular de sus dos riesgos principales: divisas locales y tipos de interés.

Lo más leído