Un hombre de la casa para dirigir la nueva banca privada


En 2013, Eduardo Suarez cumple 25 años de trabajo en Banca Santander. Lo celebrará con un puesto nuevo: el de responsable de la división de Banca Privada que incorpora los negocios de banca privada de las redes comerciales y de Banco Banif, tal como la entidad anunció ayer.

Mucho se había especulado en el sector sobre quién sería finalmente el hombre fuerte de este negocio en el primer banco español. Hasta ahora, Banif formaba parte de la unidad que dirigía Javier Marín, que incluía además banca privada internacional (que es su banca privada internacional con base en Miami y Ginebra) y gestión de activos. Marín seguirá al frente de los otros dos negocios, mientras que Banif se integra ahora en la nueva división de banca privada que crea el grupo y que combinará los negocios de su red propia, de Banif y de Banesto. En total, contará con 100.000 millones de euros en activos bajo gestión.

Con este nombramiento, Eduardo Suárez vuelve a Banco Santander, de donde salió en marzo de 2011 para hacerse cargo de Banif, tomando entonces el relevo a José Manuel Maceda. En sus 25 años en el grupo ha sido director, tanto en España como Global, del Área de Gestión Tradicional de Activos y director de Planificación Estratégica y Relaciones con Inversores.

Este gallego es Licenciado en derecho por la Universidad Deusto y en Administración de Empresas por ICADE y quienes han trabajado con él hablan de una persona cercana, con la que dialogar y discutir opiniones. Sus años de experiencia le dan un profundo conocimiento del negocio de la gestión de activos y, en concreto, del negocio de la gestora de Santander, a quien ha defendido en numerosas ocasiones.

El reto al que se enfrente ahora Suárez es el de integrar los modelos de negocio de Santander Banca Privada, Banif y Banesto. En su última entrevista con Funds People, aseguraba que el modelo de relación con los clientes imperante en Banif era el “que debe servir de referencia en su segmento para todo el Grupo Santander”. Ese modelo se ha basado históricamente en una relación directa del cliente con el banquero privado, sin campañas comerciales y, según explicaba el propio Suárez, ofreciendo un servicio individual a cada cliente adecuándose a su apetito de riesgo.

Banif además se ha caracterizado por contar con oficinas a pie de calle, acercando su servicio a sus clientes. El director financiero de Banco Santander, José Antonio Álvarez, aseguró hace unos meses que mantendrían la apuesta por contar con oficinas especializadas en este negocio y que incluso reforzarían las 52 que actualmente existen bajo la marca Banif.

También la segmentación de clientes será una de las primeras labores que tenga que abordar Suárez. Según confirmó el consejero delegado del grupo, Alfredo Sáenz, en febrero, la intención del banco es elevar el patrimonio financiero mínimo para clientes de banca privada de medio millón a un millón de euros. En principio, todos aquellos clientes por debajo de esa cifra pasarían a ser clientes de la red comercial del banco. La duda es cómo reaccionarán los clientes de Banif, entidad que hasta ahora tenía establecido en 350.000 euros el mínimo para sus clientes. Así, en muchos casos no alcanzan la nueva cifra del millón de euros, pero están habituados a un servicio más exclusivo que el de una oficina bancaria o el típico de banca personal.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído