Un high yield americano de Nomura


TRIBUNA de Paula Mercado, directora de análisis de VDOS.

La inversión en high yield the EE.UU. generó serias dudas, como consecuencia de la subida en el precio del petróleo. Una subida que generó dudas en cuanto a posibles situaciones de impago generadas por el abandono de algunos de los proyectos de extracción de gas y petróleo, a partir de yacimientos de esquisto, haciendo uso de nuevas tecnologías.

El retroceso de la cotización del crudo, ha hecho nuevamente rentable la prospección y extracción de estos nuevos proyectos y las consecuencias en el segmento de deuda de elevado rendimiento se han hecho sentir. La categoría VDOS de Renta Fija Internacional USA High Yield, de fondos que invierten en este tipo de activo, obtiene una rentabilidad en el año de 7,39%. Entre los más rentables de este grupo de fondos, NOMURA FUNDS IRELAND - US HIGH YIELD BOND FUND se revaloriza un 15,62% desde enero, en su clase I en dólares.

Referenciado al índice BofA Merrill Lynch US High Yield Master II Index, invierte en una cartera diversificada de títulos emitidos, principalmente, por empresas de EE.UU. y Canadá, denominados en dólares. Al menos un 80% corresponde a emisiones con calificación inferior, capaces de ofrecer un mayor rendimiento, pero también con un riesgo asociado superior.

Sigue un estilo de inversión fundamentalmente bottom-up, aunque se incorporan asimismo perspectivas top-down. Caracterizan asimismo su proceso de inversión como fundamental. Con un equipo integrado por profesionales que han trabajado juntos en Nomura Corporate Research and Asset Management Inc (NCRAM) durante más de 16 años, la estabilidad y consistencia de su equipo de gestión senior es una de sus ventajas clave.

El gestor principal del fondo es Steve Kotsen, CFA, Director y gestor. Se incorporó a NCRAM en diciembre de 1998 como analista de crédito, responsable fundamentalmente de los sectores de juego, hostelería, ocio, metales y minerales, químicas, construcción de viviendas, construcción de productos, impresión, publicación y transporte. Desde el año 2000, ha sido gestor de carteras de renta fija.  Con anterioridad fue gestor en Lazard Freres Asset Management, donde gestionó una cartera de investment grade de 2.000 millones de dólares (aproximadamente 1.805 millones de euros). A continuación fue analista generalista de high yield y, más adelante, gestor de una cartera de high yield. Steve Kosten es Máster en Finanzas por la Escuela de Negocios de Columbia y licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Princeton. Es asimismo miembros del instituto CFA y de la Sociedad de Analistas de Valores de Nueva York.

La gestora sigue un proceso de inversión institucionalizado y repetible que se inicia con la fase de generación de ideas, que se desarrolla en un entorno abierto y creativo. En la siguiente etapa, se lleva a cabo un exhaustivo análisis de crédito, por parte del experimentado equipo de análisis, llegándose a una disciplinada construcción de la cartera en base a las oportunidades de mayor potencial de retorno y menor riesgo. Podría decirse que es un proceso fundamental, bottom up, con un revestimiento top down. Si bien las tres etapas son parte integral del proceso de inversión, el análisis de crédito y selección es la parte más importante.

La generación de ideas puede partir tanto de analistas, como de gestores o del director de inversiones. Es un proceso por el que la gestora busca identificar tendencias de mercado o situaciones en las que el precio del bono difiere de sus riesgos fundamentales. Gestores de cartera y analistas trabajan en un entorno abierto, compartiendo ideas con fluidez, respecto al mercado o respecto a diferentes emisores. Durante estos debates, analistas y gestores decidirán conjuntamente las ideas que cuentan con potencial y, en ese punto, el analista se centrará en analizar esa idea en profundidad.

El proceso de análisis de crédito se apoya en un proceso de análisis fundamental centrado en factores como riesgo de negocio, riesgo financiero y pactos. Analizan los cash flows de la compañía y la dinámica de su sector, visitan con frecuencia a los emisores y mantienen una comunicación fluida con ellos. Al analizar el riesgo financiero, examinan el nivel de apalancamiento aplicado a los flujos de caja, así como sus necesidades financieras. Se crean modelos financieros para inversiones potenciales y se estudian los pactos establecidos, para proteger sus derechos como tenedores de bonos. Su equipo de analistas de high yield lleva a cabo la mayoría del análisis utilizado en la gestión de carteras de este activo. Como información adicional, se utiliza la publicada por agencias de calificación, analistas del sell-side y otros expertos.

Aunque el proceso es mayoritariamente bottom up, se cuenta también con información top-down importante, por medio de valoraciones frecuentes de las condiciones económicas, tanto con economistas de Nomura, como con otros externos a la gestora. Evalúan también las condiciones del mercado financiero y los niveles de liquidez. Las perspectivas top down pueden contribuir a su visión bottom up, así como al posicionamiento por ponderación en la cartera, en cuanto a riesgo y sector.

Un cartera que incluye entre sus mayores posiciones emisiones de la compañía de telecomunicaciones Sprint (2,09%) el operador de cable francés SFR Numericable (1,93%) el operador estadounidense de salud HCA (1,32%) la farmacéutica Valeant (1,32%) y la también estadounidense Frontier Communications (1,31%). Respecto al índice de referencia, la cartera del fondo sobrepondera los sectores de energía, industria básica, medios y telecomunicaciones, ocio y banca, e infrapondera salud, tecnología y electricidad y bienes de equipo. Por calificación crediticia, los mayores pesos en la cartera del fondo corresponden a B+ (17,19%) B (12,90%) BB- (13,53%) BB (11,90%) y CCC+ (10,91%).

La evolución histórica por rentabilidad del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2012, 2013, 2014 y 2016, batiendo al índice de su categoría durante 2015. A tres años, el fondo registra un dato de volatilidad de 11,02% y de 8,71% a un año. En el último periodo de un año, su Sharpe es 1,24 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 2,67%. La suscripción de la clase I en dólares de NOMURA FUNDS IRELAND - US HIGH YIELD BOND FUND supone una inversión mínima de 1 millón de dólares (aproximadamente 902.760 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija de 0,50% y de depósito de 0,02%. El fondo dispone también de una clase en dólares y otra en euros para inversores individuales, con una inversión mínima de 5.000 dólares (aproximadamente 4.513 euros), ambas registradas en la CNMV.

La recuperación de los precios de las materias primas desde febrero y la positiva evolución del precio de los bonos denominados en dólares, ha supuesto un importante factor de apoyo durante la primera mitad de 2016. Respecto a su posicionamiento actual, han incrementado su exposición al sector de energía, desde los mínimos de febrero, y continúan buscando emisiones con liquidez, cobertura y valor para sobrevivir a lo largo del ciclo. Dentro de este sector, sobreponderan los subsectores de exploración, producción y distribución de gas y se mantienen fundamentalmente infraponderados en servicios petroleros. Debido a la incertidumbre en Europa, mantienen su sobreponderación en sectores centrados en EE.UU., incluyendo juegos, TV por satélite y cable, materiales de construcción, banca y farmacia.

A pesar de que NCRAM mantiene expectativas positivas para el mercado de high yield, hay varios factores que podrían dañar este mercado y forzarles a modificar su visión. Entre ellos, una ralentización del crecimiento económico en EE.UU. (estiman entre 1,5% y 2%), la continuación de la volatilidad en energía y materias primas – que podría venir derivado de disturbios en Oriente Medio- la continuación de la ralentización de la economía china, que podría debilitar la demanda de materias primas y afectar al crecimiento económico global, o bien, en Europa, las consecuencias del Brexit y un deterioro de la banca; si bien el segmento de high yield tiene menos exposición a Europa que las emisiones de grado de inversión.

El fondo muestra una evolución superior y estable, incluso en periodos difíciles de mercado como los vividos en las primeras semanas del año, haciéndose merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

NOMURA_FUNDS_IRELAND_-_US_HIGH_YIELD_BOND_FUND_I_US

Para información más detallada, ver ficha a continuación.

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído