Un fondo de asset allocation flexible y activa: una de las últimas grandes apuestas de DWS


La importancia de la búsqueda de socios a la hora de crecer; el servicio global; el crecimiento en Europa y el potencial en Asia –en un contexto de “cambio geoestratégico” según el cual Europa será un lugar difícil para estar e invertir en los próximos 10 a 20 años-; la importancia del proceso de inversión y las soluciones innovadoras. Son algunas de las claves del negocio de DWS Investments, según afirmó su consejero delegado global, Wolfgang Matis, en un reciente acto celebrado en Zurich.

En esa última clave, la búsqueda de soluciones de inversión innovadoras, se enmarcan los productos de retorno total que desde la gestora están impulsando para afrontar un escenario más volátil y también otras soluciones como el fondo DWS Multi Asset Allocation, una de las últimas propuestas de la gestora de Deutsche Bank.

El fondo, que está registrado en España desde el pasado mes de octubre, es una de sus principales apuestas para asegurar la diversificación de la cartera, permitiendo realizar un asset allocation entre múltiples activos de forma totalmente flexible y según la visión de la gestora, “la única forma de jugar en este escenario económico” en el que la asignación importa en mercados más volátiles y dispersos y con ciclos económicos más cortos y volátiles, según explicó su director de gestión, Christian Hille. “La estrategia de buy-and-hold está pasada de moda”, añadió.

El fondo, que deriva el 75% de su rentabilidad de la asignación de activos, cuenta con un sistema de gestión de riesgos externo y sistemático “que se deriva de las lecciones aprendidas en la última crisis” y que ayuda a reducir los riesgos bajistas ante crisis inesperadas; algo a lo que también ayudan los índices DWS sobre sentimiento del mercado y de ciclo económico. La gestión de riesgos incluye una estrategia de cobertura llamada “protective-put-strategy”, así como la asignación sectorial y regional de activos.

El fondo invierte sobre todo en renta variable, añadiendo bonos corporativos cuando su visión es positiva, pues su visión de la renta fija es conservadora; de hecho, la parte más seguida de su cartera está invertida en bonos públicos europeos con hasta 5 años de duración. Con respecto a divisas, no juegan la evolución euro-dólar, aunque sí la apreciación de las divisas emergentes, en las que el fondo está muy diversificado. De hecho, es una parte fundamental de la inversión tanto para protegerse antes riesgos como para obtener beneficios. También apuesta por materias primas –de forma indirecta- y utiliza ETF y futuros.

El objetivo del fondo es batir la rentabilidad de un fondo mixto que incluya renta variable y fija, participando en mercados alcistas a la vez que limita los riesgos bajistas. El fondo cubre un universo de inversión global: en renta variable, tanto por mercados (Europa, EEUU, Japón y emergentes) como por sectores (energía, materiales, industriales, consumo, utilities, cuidados de salud, financieras, tecnología de la información, servicios de telecomunicaciones…); en renta fija, incluyendo las subclases de activos (bonos públicos, corporativos, financieros, high yield, deuda emergente en divisa local y “hard” y bonos corporativos) y gestionando la duración; en materias primas, incluyendo varios sectores (energía, metales preciosos, metales industriales y alimentos o soft commodities); y en divisas, cubriendo varios mercados (G4, periféricos y emergentes).

Lo más leído