Un enfoque defensivo contribuye a preservar el capital en condiciones difíciles


TRIBUNA de Luis Martín, responsable de Ventas para Iberia, BMO Global AM. Comentario patrocinado por BMO Global AM.

Nos encontramos en un momento histórico inusual. Los mercados de renta variable ofrecen poco valor y los mercados de bonos están claramente sobrevalorados: un entorno en el que los inversores podrían llegar a perder mucho dinero. Por eso ahora resulta más importante que nunca protegerse frente a las caídas y estar dispuestos y preparados para actuar cuando surjan las oportunidades, apoyados por un proceso de inversión disciplinado y robusto de éxito demostrado.

Eso es exactamente lo que ofrece el Pyrford Global Total Return (Sterling) Fund, fondo gestionado por Pyrford International, una de las boutiques de inversión de BMO Global Asset Management, que se acaba de registrar para su comercialización en el mercado español. Dicho fondo  propone generar a largo plazo un flujo constante de rentabilidades totales positivas en términos reales con una reducida volatilidad absoluta y un marcado énfasis en la preservación de capital.

Para ello, el equipo se centra en cuatro factores de generación de rentabilidad:

1. Asignación de activos y, en particular, el grado de exposición a renta variable, que se concentra principalmente en valores de gran capitalización de mercados desarrollados de todo el mundo.

2. Posicionamiento de duración, muy vinculado a las perspectivas de inflación.

3. Divisas, que pueden tener un impacto importante en las rentabilidades.

4. Selección de valores.

Un proceso de inversión disciplinado y activo

En lo que se refiere a la asignación de activos, los gestores del fondo, que siguen un estilo de inversión abiertamente value y long-only, evalúan el potencial que ofrece la renta variable en términos de crecimiento y de dividendos frente a los parámetros de largo plazo. El objetivo es comprar acciones cuando estén baratas y reducir la exposición cuando estén caras.

En renta fija, el fondo sólo invierte en bonos soberanos de alta calidad (AA ó superior) y el acento se pone en la duración, considerada una medida de riesgo. En opinión de los gestores, para invertir en bonos con duraciones largas hay que estar muy seguro de que las tires seguirán una trayectoria descendiente. Por eso, en estos momentos el fondo invierte en duraciones muy cortas, para protegerse del riesgo que suponen las subidas de tipos.

Aunque las divisas no representan uno de los principales factores de rentabilidad del fondo, a corto plazo sí suele ser la parte más impredecible del mercado. El fondo está denominado en libras esterlinas pero ponemos a disposición de los inversores españoles una clase cubierta a euros. En general, los gestores limitan la exposición a otras divisas pero, si consideran que la libra está cara, tienen libertad para asignar más capital en el extranjero.

Por último, la selección de valores es una parte importante del proceso de inversión porque los gestores no creen que la gestión pasiva pueda ofrecer rentabilidades adecuadas, sobre todo cuando el objetivo es que los valores en cartera sufran menos que el mercado en momentos de caídas, lo que contribuye a preservar el capital. Por eso, el fondo no pone el énfasis en ganar mucho cuando las acciones suben sino en minimizar las pérdidas cuando bajen.

Aun así, el equipo es consciente de que la renta variable es la clase de activo que mejor se comporta a largo plazo. Por eso invierte mucho tiempo visitando empresas para intentar identificar aquellas con modelos de negocio robustos, que se caracterizan por elevadas rentabilidades de los recursos propios (RoE) y que, si ofrecen valoraciones atractivas, buenas rentabilidades por dividendo y unos niveles de riesgo y de deuda más bajos, probablemente continuarán registrando un comportamiento superior a largo plazo, incluso en condiciones de mercado difíciles.

Pyrford International es una boutique independiente que forma parte de BMO Global Asset Management.

Noticias relacionadas

Lo más leído