“Un doble enfoque basado en el dividendo y la mínima varianza es una alianza eficiente para una cartera de renta variable”


El Lazard Dividendes Min Var es una de las estrategias de Lazard Fund Managers que en los últimos años ha registrado unos mejores resultados por rentabilidad/riesgo, lo que le ha servido para ganarse la calificación Consistentes Funds People. Scander Bentchikou, gestor-analista del fondo, construye la cartera sobre dos objetivos. El primero: reducir su volatilidad ex ante en más de un 25% en relación con su índice de referencia. El segundo: seleccionar compañías en crecimiento. “Para lograrlo, favorecemos a las empresas con dividendos que apunten al alza, estructuras financieras sólidas, oportunidades para la reinversión de los flujos de efectivo y capaces de ofrecer un mayor rendimiento de dividendos que el mercado de la eurozona”, explica Bentchikou en una entrevista con Funds People.

El fondo tiene una exposición de, al menos, el 90% a la renta variable, de los cuales en torno a un 75% se encuentra en el mercado de renta variable de la zona euro. “La cartera pretende ser un 30% menos volátil que el índice. Su construcción es, sobre todo, un reflejo de nuestra selección específica de empresas. Para cada acción, calculamos la relación entre el potencial alcista (incluido el dividendo) y la volatilidad. Con esta relación intentamos optimizar el riesgo/rentabilidad de la cartera”, revela el gestor. La estrategia de inversión es discrecional y opera sobre el principio de diversificar la exposición a través de la gestión activa de la cartera, con una combinación de enfoque fundamental centrado en acciones que pagan dividendos, sumado a un proceso de varianza mínima.

“Creo que este doble enfoque basado en el rendimiento de dividendos y la mínima varianza es una alianza eficiente para una cartera de acciones. El rendimiento de los dividendos es un componente esencial del rendimiento de las acciones, pero no evita periodos de fuertes correcciones de mercado. El componente de mínima varianza permite optimizar la regularidad de este desempeño permaneciendo totalmente invertido en los mercados de acciones, reducir la volatilidad de la cartera en un 20%-30% en comparación al Eurostoxx 50 y limitar las pérdidas en caso de grandes correcciones del mercado. Nuestros clientes a menudo se sorprenden de que podamos alcanzar dicho resultado sin usar derivados”, indica.

La gestión de Lazard Dividendes Min Var se basa en todos los miembros del equipo de renta variable de la eurozona, compuesto por nueve profesionales, seis gestores-analistas de grandes empresas y tres de empresas de pequeña capitalización. La gestión del fondo se caracteriza y diferencia por el hecho de que cada analista es también un gestor. Cada analista, especializado por sector y área geográfica, es responsable de analizar los valores cubiertos. La decisión de invertir o desinvertir nunca se realiza mediante un proceso cuantitativo. Pertenece a los analistas. “Como director de gestión de cartera, constantemente intercambio y analizo ideas de inversión. Aseguro la consistencia general de la cartera y el nivel de riesgo. En particular, verifico que los valores no aumenten el riesgo del fondo y que la cartera esté bien diversificada”, afirma Bentchikou.

El análisis financiero es esencial en el proceso, ya que es esencial para analizar la sostenibilidad del dividendo y optimizar la relación riesgo/rentabilidad de cada acción. Creo que con el tiempo los valores de mercado reflejan la evolución económica de la compañía. Sin embargo, es la valoración financiera lo que transforma el desempeño económico en rendimiento bursátil. El análisis financiero es, por lo tanto, el corazón de nuestro proceso. Somos cautelosos con la deuda y preferimos invertir en compañías con bajo endeudamiento y, generalmente desconfiamos de las recompras. Las empresas tienen una desafortunada tendencia a recomprar sus propias acciones cuando las valoraciones son altas y luego, en caso de dificultad, para reunir capital al nivel más bajo posible”.

La asignación sectorial, así como la asignación geográfica nunca son un objetivo. Sin embargo, tienen en cuenta la asignación sectorial una vez que se ha definido el universo de valores. Actualmente, destaca una sobreexposición a servicios financieros y seguros, al tiempo que una infraponderación en los sectores bancario, automotriz y químico, dado el bajo dividendo ofrecido y su elevada volatilidad. En estos momentos tampoco invierten en el sector de petróleo y gas. Por lo general, la cartera está formada por alrededor de 60 acciones. Este número puede variar de 45 a 75, según las valoraciones y las condiciones del mercado.

Política de control de riesgo

Para cumplir con su objetivo de minimizar riesgos, Bentchikou realiza un análisis cuantitativo de la contribución marginal de cada acción a la volatilidad de la cartera, utilizando las herramientas de optimización cuantitativa y análisis proporcionados por el equipo de gestión de riesgos. También introduce un filtro cualitativo de selección de valores basado en rendimientos de dividendos y sostenibilidad de ingresos. Control de riesgos realiza un control de segundo nivel en las carteras y vela por el cumplimiento de los límites de gestión internos, análisis de riesgo ex ante y posterior de la cartera. “Superviso diariamente el riesgo de mercado. El análisis financiero juega un papel decisivo en el control del riesgo específico asociado a la empresa”.

“Me aseguro de que la cartera esté bien diversificada por sectores y geografía, que sigue siendo el resultado de nuestra selección de valores. Antes de tomar la decisión de comprar o vender un valor, puedo realizar un pre-intercambio para analizar el impacto del movimiento en el portafolio. El equipo de gestión de riesgos realiza sistemáticamente un análisis ex ante de la cartera utilizando herramientas estadísticas sofisticadas. Este análisis previo permite verificar que, teniendo en cuenta la correlación de los valores y la optimización de su ponderación a través de las herramientas estadísticas, es posible alcanzar la volatilidad objetivo. El riesgo de liquidez también se supervisa de cerca. Control de riesgos realiza controles mensuales de la liquidez de los valores, en particular, el tiempo de liquidación de la cartera”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas