Tags: Negocio |

Un contexto en el que el asset allocation es cada vez más importante


En primer lugar, hay que destacar que el escenario no es tan malo como lo pintan. O eso al menos piensan muchos gestores. Mario Lafuente, gestor de fondos en atl Capital, considera que el ajuste de precios que se vivió a finales de 2018 ha sido muy superior al deterioro que se ha producido en la realidad, tanto en beneficios empresariales como a nivel macroeconómico.

Considera que, tal y como están las valoraciones, la renta variable da una rentabilidad más que razonable: “Si se compara en Europa con la alternativa más segura, los bonos de gobierno, es claramente superior”. También comenta que en renta fija ya hay activos con una rentabilidad interesante como para tomar posiciones de cara a este año, como pueden ser la deuda high yield y la subordinada. Mario Lafuente explica que es necesario encontrar el equilibrio en las carteras para no tomar demasiada posición en la misma dirección y, a su juicio, el único activo que equilibra una cartera es el bono americano en su tramo largo.

Francisco Julve, del departamento de selección de fondos de A&G, es optimista, pero advierte que hay que ser muy cauto y tener especial cuidado con el tema de la liquidez. Por este motivo explica que en renta variable se están intentando dirigir más hacia el segmento de calidad y dar mucha importancia a la liquidez.

En renta fija afirma que no son tan positivos, pero reconoce que están viendo oportunidades. “Hasta hace poco estábamos bastante negativos, pero con la ampliación de spreads creemos que puede haber alguna oportunidad”. No obstante, advierte que “todo lo relacionado con la retirada del QE puede afectar negativamente y ese secado de liquidez, que lógicamente se va a producir, va a afectar más a la parte de renta fija”. No obstante, Francisco Julve coincide con el anterior gestor en que duraciones más largas en la parte americana pueden defender la cartera frente a alguna corrección o desaceleración de la economía.

Marta Campello, socia de Abante y gestora de una parte de la gama de fondos, recuerda cómo en la primera parte de 2018, los inversores se sentían cómodos con el entorno, pero muy incómodos con el precio de algunos activos. Y sin embargo, ahora “estamos tremendamente incómodos con el entorno, pero no desde el punto de vista de los precios. Incluso en el mundo de la renta fija se encuentran cosas razonablemente interesantes, como en Europa los bonos subordinados o híbridos, con los que con un riesgo crediticio razonable se obtienen yields del 7%, lo que ya remunera el riesgo que se está asumiendo”.

028

Aunque haya activos interesantes en renta fija, Marta Campello prefiere el equity en una cartera a largo plazo, y sin despreciar el papel de la liquidez: “Yo volvería a repensar carteras robustas, equilibradas. Hay que tener cuidado con los sesgos de valor, de mucho alfa por un lado que luego no se concreta. 2018 ha podido ser un año muy malo si se han hecho grandes apuestas de convicción solo hacia un lado, todo pro riesgo”.

José María Yraola, director de Multiactivos en BBVA Asset Management & Global Wealth, cree que en el actual entorno, el año se presenta muy abierto y una vez más un buen asset allocation y cómo modular los activos de riesgo, será clave. Explica que el año lo han comenzado con carteras bastante prudentes. “Nosotros tratamos de objetivar bastante la toma de decisiones. Tenemos una parte importante de nuestro presupuesto de riesgo que está objetivado, y lo que los indicadores nos están diciendo es que actualmente estamos en un entorno de prudencia, algo que podría no obstante cambiar en los próximos meses”.

En cualquier caso, sí que también encuentra activos de valor. Destaca, como el resto de participantes en el debate, el bono americano de la parte larga de la curva, fundamentalmente por su potencial de diversificación en un entorno complicado, por lo que han incrementado su peso en las carteras. También están aumentando posiciones en risk premia, “donde tenemos un proyecto ambicioso y hemos desarrollado tres productos concretos para las carteras de asset allocation de BBVA”. Además, considera que en algún momento del año hay que comprar emergentes, “pero será importante encontrar ese catalizador que definitivamente lleve a incrementar su peso en las carteras; y eso podría ser en enero, marzo, abril o septiembre”.

018

Sobre el mercado de renta fija emergente, Ricardo Comín, director de Ventas de Vontobel AM, comenta que un estudio muestra que desde 1994 nunca ha habido dos años malos consecutivos. Explica que una bajada del dólar, una parada en la política de subida de tipos de interés por parte de la Fed, podrían impulsar estos activos.

Más en general, asegura que "en renta fija hay más valor en Europa que en EE.UU. en lo que se refiere a crédito. Creemos que en EE.UU. las empresas están más endeudadas, los tipos los tienen más altos, están mucho más cerca del final de ciclo que en Europa y también se paga más. En high yield, aunque se han ampliado bastante los spreads, creemos que ya no hay tanta posibilidad de ganar dinero. En renta variable no somos negativos, pero estamos convencidos de que va a pagar mucho más que años anteriores la selección”. Ricardo Comín también destaca que, a su juicio, el año va a tener dos partes, marcadas por la acción de la Fed y cómo se mueva la curva.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído