Un brindis por cada año


Hace muy pocos días, esta casa celebró su tercer aniversario por todo lo alto. Yo no pude acudir a la fiesta, por lo que no pude brindar por el feliz cumpleaños… Por eso, he recopilado tres copas -una por cada año que ha cumplido Funds People- que me han llamado la atención en las últimas semanas y que se me antojan ideales para brindar como merece la ocasión. Son resultados sobresalientes de los esfuerzos que las empresas de destiladeos de alta gama están haciendo para dar valor a sus productos. Y, además, cada una me parece especialmente adecuada para el mediodía, la sobremesa y el inicio de una buena noche. Así será posible brindar por Funds People en momentos distintos del día. Ahí van:

 

- Grand Sunset. El nombre de este cóctel hace una clara referencia a la caída de la tarde. De hecho, nació este verano y fue promocionado para que se tomase en este momento del día. Pero yo le he probado un par de veces en el aperitivo de un domingo soleado, en las geniales copas de la imagen diseñadas ex profeso, y me ha gustado mucho… Me parece refrescante, original, y una buena fórmula para sacarle partido a la naranja citrus bigaradia con la que está aromatizada Grand Marnier, una bebida compuesta por una mezcla de cognacs envejecidos en barricas de roble. La receta del cóctel es sencilla: mucho hielo, una parte de la variedad Cordon Rouge de Grand Marnier, tres partes de agua mineral con gas, unas gotas de limón y dos partes de zumo de naranja natural. Si éste está recién exprimido, mucho mejor: la mezcla resultará más sabrosa y las madres del mundo respirarán tranquilas porque no se ha perdido la vitamina.

 

No esperen mucho del cognac en el resultado final… La mezcla hace que su sabor se vea algo camuflado, lo que no quita que el resultado final esté bien. Y tengan cuidado si lo prueban: es la típica mezcla que engaña, muy refrescante y muy agradable, por lo que más de una copa se puede notar.

 

-  Zacapa y un poquito de limón natural. Zacapa es un ron de alta gama que está dando mucho de qué hablar. Es suave, untuoso y  se puede tomar ligeramente frío y con unas pocas gotas de limón natural exprimido. Así, al menos, lo probé yo. Y me encantó. Me pareció que ‘paladear’ se vuelve un término especialmente literal cuando se toma esta copa. Por lo tanto, creo que es perfecta para disfrutar lentamente tras una de esas grandes y memorables comidas en las que no hay que volver a trabajar a toda prisa y que uno se toma con tranquilidad, con gente especial y una buena conversación de fondo. Eso sí, no será un buen trago para aquellos a los que no les gusten las cosas dulces… Zacapa lo es, y mucho. Sabe a ello y deja un gran recuerdo de ello en boca, hasta el punto de que algún detractor ha llegado a decir que es como tomar una copa de miel. Pero, qué diablos, es un muy buen ron y debe ser dulce. Como una buena tónica debe ser amarga.

 

- Gin Sour con Tanqueray Ten. Mi último gran descubrimiento. El cóctel no es nada nuevo, pero no sé por qué no lo había probado hasta hace poco. La primera vez que lo hice fue, además, con la ginebra Tanqueray Ten. Al igual que en el caso del ron, y como todos los cócteles que llevan el apellido sour, la preparación que requiere es escasa: ginebra, un poco de azúcar y limón natural, cuya cáscara se puede emplear para adornar y aromatizar la copa. El resultado me pareció tan espectacular que me pareció perfecto para los inicios de una gran noche.

 

Tendré que buscar más ejemplos para cada año que siga cumpliendo Funds People. Serán muchos, pero ya estoy en ello… ¡Felicidades!

 

Lo más leído