Un 7% de los españoles tienen la intención de contratar un fondo de inversión en los próximos seis meses


La confianza del inversor español mantiene su tendencia alcista y se asienta en valores positivos en el primer trimestre de 2017. Así lo reflejan los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan Asset Management (1.359 entrevistas válidas en el trimestre de enero a marzo de 2017 a consumidores de productos de inversión y ahorro), que sitúan al índice en 1,32 puntos, frente a 0,08 puntos registrados en el trimestre anterior. Este avance corresponde con la convicción de los inversores de que los mercados bursátiles subirán en los próximos meses. Un 29,7% de los encuestados considera que es probable o muy probable que las bolsas suban en los siguientes seis meses del año.

Las buenas perspectivas económicas previstas para este año empujan a los inversores a pensar en positivo. Cuatro de cada diez inversores optimistas -aquellos que consideran que los mercados bursátiles experimentarán subidas en los próximos seis meses- relaciona esta situación con que existe una clara mejoría del escenario económico actual. Asimismo, un 10,8% declara que la bolsa comenzará a subir poco a poco y que terminará remontando.

Respecto al crecimiento de los mercados bursátiles, uno de cada cuatro inversores optimistas (26,1%) considera que el mercado europeo será el que más suba en los próximos seis meses del año. Un 24,9% apunta al mercado estadounidense y un 20,9% a la bolsa española. Sin embargo, los inversores optimistas apuestan en menor medida por el asiático (13%), los mercados emergentes (6,9%) y el japonés (5,5%).

La tendencia positiva en la confianza de los inversores se muestra también en sus intenciones futuras de contratación de productos de ahorro a largo plazo. Tres productos de inversión lideran la clasificación como los activos por los que más optarán los inversores en los próximos seis meses. La mitad de los encuestados (49,4%) declara que tiene intención de contratar un depósito, abrir una libreta de ahorro o bien una cuenta de ahorro. Sin embargo, un 17,5% se decanta por abrir un plan de pensiones o contratar un fondo de pensiones y un 6,8% se declina por la contratación de un fondo de inversión.

Esta intención de contratación futura de los inversores está en línea con los productos que actualmente tienen los encuestados en sus carteras. El producto que más poseen son depósitos, libretas de ahorro o cuentas de ahorro (89,9%), seguido por un 18,9% de los inversores que cuenta con planes de pensiones, y un 6,2% que declara tener algún fondo de inversión.

A la hora de elegir donde depositar su capital, un 52,5% de los inversores valora el hecho de ‘no perder dinero’, un 26% que le otorgue ‘menos rentabilidad pero cierta seguridad’ y un 21,5% prefiere obtener la ‘máxima rentabilidad’. En este sentido, los inversores tienen muy en cuenta tres factores clave al gestionar su dinero: un 33,7% vigila los movimientos de los tipos de interés y el Euribor, el 27,6% de los inversores realiza movimientos en función de la profundidad de la crisis económica y un 18,3% asegura que se deja llevar por las ofertas de productos de inversión que ofrecen los bancos y cajas.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído