Un 60% de españoles siente preocupación por su futura falta de recursos tras la jubilación


El 46% de los españoles desea seguir trabajando después de la edad habitual de jubilación, frente al 25% que se muestra contrario, según los datos de la Encuesta de la Actitud de los Consumidores del Instituto Aviva de Ahorro y Pensiones. Son, por tanto, junto a los irlandeses, los europeos más dispuestos a alargar su vida laboral.

Un 47% del total considera que tendrá que hacerlo por necesidad. En línea con lo anterior, seis de cada diez sienten preocupación por no disponer de recursos suficientes tras la jubilación. Pese a ello, un 30% reconoce no haberse preparado económicamente para el retiro. Se aprecia también un movimiento ascendente en este ámbito, pues un 24% de los consumidores afirma que dedicará más dinero a una pensión privada en los próximos 12 meses.

La mayoría de los consumidores afirma “ir tirando” (39%) o vivir de una manera “satisfactoria” (38%), frente al 16% de los españoles que afirman estar en una situación financiera complicada.

El estudio muestra también que España es el único país europeo con un resultado positivo en cuanto a la perspectiva de las finanzas domésticas. Más de la mitad de los consumidores (56%) piensa que su situación económica actual se mantendrá en el próximo año, mientras que uno de cada cinco (21%) opina que mejorará. Un 18% cree, por el contrario, que se deteriorará. Este dato contrasta con la posición de otros países de nuestro entorno, como Italia, donde el 35% de los encuestados considera que empeorará y una décima parte considera que mejorará, 11 puntos porcentuales menos que los españoles.

Por otro lado, las perspectivas sobre la evolución de la economía española siguen siendo negativas, pero se ha producido un movimiento positivo respecto a las últimas oleadas.

En cuanto a la capacidad financiera, las principales preocupaciones de los españoles resultan ser gastos imprevistos como reparaciones (53%), enfermedades (51%) o aumento de precios de vienes básicos (48%), seguidas de la posibilidad de un despido (45%) y de la pérdida o cambios en el sistema de protección social (42%).

La Encuesta de la Actitud de los Consumidores muestra que los españoles son los europeos más preocupados por la pérdida o cambio del actual sistema de protección social.

Frente a todas estas incertidumbres, los españoles optan por recortar gastos en áreas de consumo como salir a comer a restaurantes (60%), vacaciones (57%) u ocio (50%).

Noticias relacionadas

Lo más leído