Últimas tendencias del mercado que identifican los directores de inversiones de las aseguradoras a nivel mundial


Un 2019 excepcional en términos económicos y del mercado le siguió un 2020 de extrema volatilidad, con una profunda crisis económica y sanitaria. Con este telón de fondo, Goldman Sachs Insurance AM ha publicado su noveno informe anual del sector asegurador. Un termómetro de la industria que recoge la visión de 273 profesionales del mundo asegurador, con una mirada a nivel mundial.  

Del informe, titulado Ready, Set, Reset, podemos extraer cuatro principales tendencias:

1. Ya en la encuesta previa al estallido de la pandemia, los directores de inversiones detectaban un giro a favor de capital privado, crédito privado y activos titulizados en detrimento de posiciones en liquidez, bonos gubernamentales y hedge funds. Ahora, tras conversaciones recientes, se confirma que esta tendencia continúa e incluso dirían que se ha acelerado.

2. Pese la volatilidad del mercado y estos hechos sin precedentes, los directores describen como triviales los cambios a largo plazo en su estrategia de inversión. De hecho, la mayoría ya había reducido su exposición a riesgo a causa de las valoraciones extremas y ciertas dudas con el ciclo del crédito.

3. Los eventos de 2020 han permitido que los directores de inversiones aceleren en la toma de decisiones con el objetivo de ser ágiles y capitalizar las dislocaciones del mercado. Curiosamente, la mayoría de expertos han notado una mayor comunicación y colaboración entre los miembros de su institución.

4. Así, a pesar de la corrección, el sector prevé que esa tendencia de lo público a lo privado persistirá. ¿Por qué? Las razones más citadas son la prima de iliquidez, los beneficios de diversificación y la represión financiera en mercados cotizados.

La ASG sigue en su crecimiento imparable

El informe también incluye una radiografía más amplía a una de las tendencias que indudablemente está transformando la inversión: la ASG. En 2017 un 68% de los encuestados no veía relevante estos factores para su proceso de inversión. En 2020, apenas un 21% así lo defiende. Es cierto que la ISR sigue siendo un tema más presente en el mercado de Asia Pacífico y Europa, aunque es destacable que en las Américas está creciendo en el último año.

El principal motor de su adopción es su capacidad para mitigar el riesgo en las carteras. Así lo afirman en 29 y 28% de los CIO en las Américas y EMEA, respectivamente. En Asia es también muy relevante (el 21%), pero pesa ligeramente más las consideraciones de los accionistas. Las herramientas más utilizadas al aplicar la ASG son los filtros negativos y los de exclusión. Dicho lo cual, una parte importante tiene intenciones de usar valores ASG al evaluar sus inversiones y e incluso hacer inversiones directamente ASG.

Hay un consenso mayor en el viento de cara que frena su crecimiento: el acceso a datos estandarizados y fiables. El 69% de los expertos diría que es el principal obstáculo para la ASG. Y uno de cada dos también cita la disponibilidad de productos alineados con sus objetivos de inversión.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído