UBAM Europe Equity Dividend+, un fondo de renta variable con características de renta fija


Hace un año, la suiza UBP lanzaba su fondo UBAM Europe Equity Dividend+ como una oferta nueva para entrar en el mercado de renta variable pero con las características de la renta fiifa. Ahora que el fondo ha cumplido su primer aniversario, uno de sus gestores, Ruper Welchman, se muestra satisfecho. “Antes podíamos presentar back testing, ahora son datos reales de cartera y queda demostrado que se ha cumplido el objetivo con el que nació el fondo”, dice. El fondo se marcaba como objetivo una rentabilidad cercana al 10% con una volatilidad inferior a mercado. En el año ha registrado una subida del 7,57%, con una volatilidad del 6,51% frente al 13,41% del MSCI Europe.

La cartera está compuesta de 22 acciones sobre las que se venden call completamente. Son opciones a 30 días lo más fuera del dinero posible, por lo que se benefician de la volatilidad. 

Hacen una opción por día y de ahí que por ahora solo tengan 22 acciones (por 22 días laborales al mes) pero pueden aumentar las posiciones si así lo consideran necesario. “Gestionar este producto es distinto porque no buscas batir al índice sino compañías con dividendo sostenible y cómo mantenerlas a largo plazo; pensamos más en el retorno absoluto, en preservar al capital”, explica Welchman. “Además, al sistematizar el uso de opciones, eliminas la subjetividad del gestor”.

El equipo de gestión del fondo provenía de Threadneedle y está compuesto por cuatro personas en la parte de selección de acciones, que trabajan desde Londres y se complementen por las capacidades analíticas distintas que tienen en varios sectores. Además, dos personas, que trabajan desde Ginebra, son las encargadas de la estrategia de derivados de la cartera.

Tienen un perfil de cartera defensivo, buscan empresas estables en sus pagos, con una rentabilidad media por dividendo del 4,8%. Mediante filtros cuantitativos (por ejemplo, excluyen empresas que hayan recortado su dividendo en más del 50% algún año de los últimos diez) reducen su universo de inversión y, al añadir sus capacidades cualitativas elijen las 22 posiciones del fondo, a las que otorgan un peso idéntico dentro de la cartera.

En el año han tenido muy poca rotación, sólo tres cambios: sustituyeron SGS por Statoil, BMW por Deutsche Boerse y Tesco por BHP Billiton. Suelen cambiar de posición bien porque haya bajado la rentabilidad por dividendo de la empresa, bien porque la acción tenga poca volatilidad y por tanto la opción les pague poco o bien porque haya habido algún cambio en los fundamentales de la compañía que haga que deje de cumplir los criterios de inversión de los gestores. En todo caso, creen que va a ser una cosa de rotación dentro de un mismo universo, pues no creen que aparezcan muchas nuevas empresas que se ajusten a sus criterios de selección. No tienen nombres españoles y siempre mantienen la cartera invertida.

El fondo ha alcanzado 130 millones de euros de patrimonio y cuenta con clase de acumulación y de distribución.

Noticias relacionadas

Lo más leído