Tributos aclara la pervivencia de los coeficientes de abatimiento


Los contribuyentes “seguirán teniendo derecho a los coeficientes de abatimiento”, confirmó este jueves Diego Martín-Abril, director general de Tributos, durante su intervención en las Jornadas Tributarias organizadas por el REAF-REGAF que se celebran estos días en Madrid. Martín-Abril explicó que aunque se suprimen en el proyecto de reforma del IRPF, “hay una enmienda del PP que lo suaviza estableciendo un límite de 400.000 euros”. Pero cuidado, según el texto actual de la enmienda, este límite referido al valor de venta no es individual para cada activo; sino que afecta al conjunto de todos los activos adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994. Así, por ejemplo, la ganancia por un inmueble que se venda por 55.000 euros en 2016 no podrá reducirse totalmente si en 2015 ya se vendió otro por 350.000 euros. Y lo mismo ocurre con acciones cotizadas o fondos de inversión. Todos ellos adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994.

La sensación general entre los asesores fiscales es que tras el susto ha llegado el desconcierto. El fin del régimen transitorio de los coeficientes reductores de las plusvalías afloradas por la venta de activos adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994 que contempla el proyecto de reforma del IRPF hizo que más de uno volviera a gritar eso de “vende, vende, vende” para así aprovechar el régimen actual. Pero llega la norma al Senado y el PP introduce una enmienda que da marcha atrás, parcial, a esta supresión. Es el momento del desconcierto. La enmienda propone que sí, que se mantengan los coeficientes, pero con un sistema que para muchos es “oscuro e ininteligible”. Entre los expertos, sobre todo tras la intervención de Martín-Abril, se da por descontado que la enmienda del PP conservando los coeficientes de abatimiento saldrá adelante, pero en boca de todos está que lo haga con algunas modificaciones. Asimismo, el impacto será muy desigual en cada contribuyente y dependerá de la cuantía de los activos adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994

El límite no es anual

Del sistema que plantea la enmienda está claro que afectará a inmuebles, acciones cotizadas y otros elementos como las participaciones en fondos de inversión. Está claro también que lo que mantiene es la pervivencia del actual sistema transitorio y que sólo afecta a la parte de plusvalías generadas antes del 20 de enero de 2006. Ahora queda por ver cómo actúa ese límite de 400.000 euros.

Lo primero que debe pensar el contribuyente afectado es que a partir de enero de 2015 la suma total de los valores de venta de los activos antiguos no podrá superar los 400.000 euros. O, mejor dicho, que si lo supera perderá, en la parte que exceda de ese importe, la posibilidad de aplicar los coeficientes. Este tope no es anual sino que pervive en el tiempo. Por ejemplo, en 2016 y años posteriores deberá tener en cuenta el valor de lo vendido en 2015. Como así apuntó durante las jornadas el catedrático Luis Manuel Alonso González, "se imponen unas exigencias de previsibilidad que la mayoría de los contribuyentes no podrán ejecutar con el rigor que exige la Ley".

Si, por ejemplo, en 2015 se venden activos antiguos por 300.000 euros se les aplicarán los coeficientes de abatimiento y aún le quedará un remanente de 100.000 euros de valor de venta para más bienes antiguos que aún tenga. Si, por ejemplo, en 2017 vende lo que le queda por 150.000 euros podrá aplicar los coeficientes solo a una parte (hasta los 100.000 euros). Y si aún tuviera más bienes, como ya ha agotado el tope, los coeficientes de abatimiento no podrán actuar.

La duda que mantienen muchos asesores es qué pasa si un solo bien supera los 400.000 euros. Mientras algunos de los asistentes a las jornadas afirmaron que la ganancia proporcional hasta este importe sí está afectada por los coeficientes, Luis Manuel Alonso entiende que de la enmienda no se desprende eso. “Por ejemplo, la venta de un piso por 450.000 euros implica la exclusión del régimen”, insistió.

Ante este escenario, antes de lanzarse a vender bajo el actual sistema fiscal, los asesores ponen sobre la mesa dos datos: el tipo máximo de gravamen para las plusvalías es ahora del 27% y en 2015 será del 23%. Y en el caso de inmuebles ahora hay coeficientes de corrección monetaria que afectan al valor de adquisición y en 2015 también desaparecen. 

Lo más leído