China: aceleración de la actividad en el cuarto trimestre de 2016, con datos mixtos en diciembre


TRIBUNA de Thuy Van Pham, economista de Mercados Emergentes, Groupama Asset Management. Comentario patrocinado por Groupama AM.

Según el comunicado oficial, el crecimiento del PIB en China se situó en el 6,8% interanual en el cuarto trimestre de 2016. La cifra se sitúa ligeramente por encima de lo que en Groupama AM habíamos anticipado. Para el conjunto del año, el PIB se sitúa en el 6,7% (frente al 6,5% de lo que esperábamos) tras el 6,9% de 2015. Este crecimiento es el más bajo registrado por el país desde 1990!

ChinaGRAM1

En el cuarto trimestre de 2016, el crecimiento fue impulsado principalmente por la aceleración de la actividad en los servicios (en 8,3% a un año tras el 7,6% del tercer trimestre). La dinámica de crecimiento del sector industrial se mantuvo relativamente estable.

El buen dato del cuarto trimestre oculta, sin embargo, un mes de diciembre con datos mixtos. Ciertamente, el gasto de los hogares y el sector inmobiliario han sido de nuevo los motores del crecimiento. Sin embargo, el gasto en capital fijo se desaceleró bruscamente a causa de la fuerte desaceleración de la inversión pública (sobre todo en infraestructuras), mientras que el repunte de las exportaciones en noviembre no se confirmó.

ChinaGRAM2

La pregunta ahora es ¿cuáles son las perspectivas para 2017?
En Groupama AM mantenemos nuestro escenario de desaceleración gradual de la economía China. No obstante, habrá que revisar al alza la previsión de crecimiento para 2017:

  • Con la cifra ligeramente superior a la prevista en el cuarto trimestre de 2016, el crecimiento en el primer trimestre de 2017 se ha incrementado de forma automática en un 0,2%;
  • Podríamos añadir un 0,1% más con el motor de crecimiento externo que podría repetirse de nuevo en 2017 en línea con la mejora de la demanda global (especialmente de los países desarrollados). Ello podría compensar, en parte, el impacto de la retirada de las medidas fiscales favorables a las ventas de automóviles y de las restricciones que limitan la expansión de la actividad inmobiliaria. Por otra parte, es importante hacer hincapié en que una vuelta de las exportaciones reduciría la necesidad de apoyo al crédito doméstico y permitiría, por lo tanto, a las autoridades de empezar el proceso de desapalancamiento esencial para la estabilidad financiera;

  • Por último, no excluimos nuevas medidas de estímulo fiscal a la inversión pública. A la luz del 19o Congreso del Partido Comunista de China este otoño, que debe promover una nueva administración, el gobierno cuenta con mantener el crecimiento a un ritmo estable del 6,5%.

Empresas

Noticias relacionadas